viernes, 7 de agosto de 2015

México en llamas



México está en llamas. Y ensangrentado y desangrado y pisoteado y baleado y violado y de luto. Cada vez que pienso que hemos tocado fondo como nación y que ya sólo nos queda ir cambiando y recuperándonos, se establece un nuevo estándar de horror. En este blog llevo algún tiempo haciendo entradas extensivas sobre la situación de nuestro país. Desde 2012 he redactado uno o dos textos por año, que sirven para conocer el panorama en el que se encuentra México y apreciar en su justa proporción el nivel de jodidez en el que estamos viviendo. Todas con muchos enlaces a información fidedigna y datos duros.

Mientras tanto, en México... la publiqué en 2012 y mostraba cómo están las cosas en diferentes rubros, desde economía, índice de desarrollo humano, educación, investigación científica, sueldo de nuestros gobernantes y otros factores, comparados con los de los demás países del mundo.

Crónica de una transición, que publiqué poco después del regreso del PRI a Los Pinos, y es un recuento de lo sucedido alrededor de las elecciones, incluyendo la alianza corrupta entre Peña Nieto y Televisa, el movimiento #YoSoy132, las ilegalidades de la campaña y los disturbios del primero de diciembre.

¡Indígnate, México! fue un llamado a la indignación y a la furia social a finales de 2013, al cumplirse un año de la presidencia de Enrique Peña Nieto. No pensé que las cosas fueran a estar tan peor en tan poco tiempo, pero lo estuvieron, tanto en economía, como en corrupción y violaciones a los derechos humanos entre otras cosas.

#YaMeCansé: Todo lo que tengo que decir sobre Ayotzinapa fue uno de los textos con los que cerré el 2014, en el que abordé la desaparición y muy probable asesinado de los 43 jóvenes normalistas, y que también sirve como punto de partida para explorar cómo en México se vive una crisis de corrupción, impunidad y violaciones a los derechos humanos.

No es necesario leer todas esas entradas antes de pasar a ésta, pero sí lo recomiendo mucho. Y es que las tropelías, los abusos, las afrentas que este gobierno ha estado cometiendo contra los mexicanos se han acumulado a un ritmo increíble en los últimos meses, por lo que se hace necesario un recuento más de las razones por las cuales los mexicanos deberíamos estar, no ya indignados, sino furiosos. Trataré de ser breve.

CRECE LA POBREZA



Empiezo otra vez por este rubro, porque parece ser el único que le llega al corazón a los godínez que piensan que mientras ellos "chambeen duro y piensen positivo" todo saldrá bien. Los temas de derechos humanos y justicia social no parecen preocuparles mucho. Bueno, pues entérense que según un reporte del Coneval la pobreza en México ha crecido en los últimos dos años: dos millones de mexicanos más han caído en la pobreza. 

Mientras la clase media disminuye, los pobres y los multimillonarios aumentan. El 10% más rico concentra el 64.4% de la riqueza nacional; el 1% más rico controla el 21% de la riqueza. Mientras, el 53.2% de los mexicanos vive en la pobreza [leer aquíaquí y aquí]. Esto no es un simple accidente, no es el resultado de fenómenos más allá de nuestra comprensión; es la consecuencia de la ineptitud del gobierno, de su falta de voluntad para combatir la corrupción y poner un freno a la creciente desigualdad:

"Hay un problema estructural que impide que la población tenga una capacidad suficiente de generación de ingresos a pesar de los múltiples programas sociales que se han implementado en las últimas dos décadas", le dice a BBC Mundo el economista Gerardo Esquivel. 
El investigador, autor del reciente estudio "Desigualdad extrema en México, concentración del poder económico y político", señala que no sólo las políticas sociales han resultado insuficientes sino que los beneficios del crecimiento no han estado bien distribuidos. 
La desigualdad es el cáncer que frena a México, que está dentro del 25% de los países con mayores niveles de desigualdad en el mundo. 
Para Julio Boltvinik, economista de El Colegio de México, uno de los problemas es la política económica. 
"Tenemos un sistema que no cobra impuestos a los ricos, que no usa el gasto público como un estímulo para generar empleo y crecimiento, y que va acompañado de una política cambiaria y monetaria de freno a la economía", señala en conversación con BBC Mundo. 
"No hay estímulos para el desarrollo y desde los 80 ya no hay crecimiento inducido desde las empresas y las obras públicas", agrega.

La desigualdad económica no sólo afecta a los que ya son más pobres, sino que impide el crecimiento de toda la sociedad y es causa de otros problemas sociales, como la delincuencia y el contrabando. Un empleo decente y una casa en un bonito vecindario de clase media no son garantías de estar fuera del alcance de estos problemas. 

CORRUPCIÓN E IMPUNIDAD



México es uno de los países más corruptos. De hecho, nuestro país tiene uno de lo índices más altos de corrupción de América [aquí] y el nivel de impunidad más alto del mundo entero, con excepción de Filipinas. La impunidad es "un fenómeno que corre en paralelo a la inseguridad, violencia y corrupción que los retroalimenta y multiplica en sus consecuencias para una sociedad" [ver aquí].

México es un país que no necesita tanto más policías, sino que asegure que las fuerzas policiacas cumplan con sus funciones. Lo que sí necesita es más jueces; nuestro país tiene un promedio de 4 jueces por cada 100 mil habitantes, mientras que el estándar es de 17.

Según el estudio, el aumento de los juzgadores del país impactaría sobre el número de juicios que se llevan a cabo e incidir en la reducción del número de reclusos en espera de sentencia, que según el estudio es el 46 por ciento de los detenidos, lo que impactaría también en aminorar la sobrepoblación en los centros penitenciarios. 
Sobre la estructura de los sistemas de seguridad, da cuenta de que en México existen 355 policías por cada 100 mil habitantes, cifra que se encuentra por encima del promedio de la proporción de policías que es de 332 por cada 100 mil habitantes.

Es la corrupción lo que lleva a que si uno es víctima de un crimen, lo más probable es que nunca encuentren al culpable; y si eres mujer, víctima de un delito sexual, es aún peor. Es la corrupción lo que permitió la fuga de Joaquín 'El Chapo' Guzmán en julio de este año [aquí y aquí]. Es lo que dejó libre al líder del PRI en el DF, Cuauhtémoc Guitérrez, quien exigía servicios sexuales a sus empleadas [aquí, aquíaquí]. Es lo que deja crecer al crimen organizado, que lo deja jugar a su antojo con una población indefensa. Es lo que permite que existan monstruosidades como el burdel de Tapachula donde se prostituye a niñas y niños con conocimiento y complicidad de las autoridades [aquí].

MUERTE POR GOBIERNO



Ya debería ser bastante con la matanza de Tlatlaya, sobre la que la misma ONU ha solicitado a México que investigue las órdenes que recibieron los militares para "abatir a los criminales en horas de oscuridad" [aquí y aquí] para entender que el ejército realiza ejecuciones ilegales. Debería ser suficiente conocer la matanza de Tanhuato, en la que los militares ejecutaron a 42 criminales. Criminales, sí, pero los mataron después de haberlas despojado de sus armas, desnudarlos, amarrarlos y torturarlos. No fue un combate, fue una matanza deliberada [aquí y aquí]. O más recientemente, en que los militares dispararon sobre un vehículo, matando a una joven e hiriendo a otra, porque aparentemente eran familiares de miembros de cárteles [aquí]. No son casos aislados: las ejecuciones son parte del quehacer ordinario de los militares [aquí].

Pero bueno, eran delincuentes, ¿no? Está bien que los maten; eso de los juicios conforme a derecho es para hippies y maricas, ¿no? Bueno, si alguien es moralmente idiota y de verdad cree eso, ¿qué hay de cuando los soldados matan a civiles inocentes? ¿Qué pasa cuando el ejército trabaja junto con los criminales? Como los indicios que apuntan a que exmilitares y militares participaron en la desaparición y muy posible asesinato de los normalistas de Ayotzinapa. Por cierto, la CNDH ha indicado que el caso no puede cerrarse, a pesar de las "verdades históricas" del gobierno [aquí y aquí]. O como los siete jóvenes jornaleros de Zacatecas levantados por militares que fueron hallados muertos días después [aquí y aquí].





Cuando campesinos de Michoacán se hartaron de vivir aterrorizados por los narcos y de que el gobierno no quisiera o no pudiera protegerlos, se organizaron en autodefensas. Desde entonces el gobierno mexicano ha sido más eficaz para eliminar a estos grupos que para atacar al crimen organizado. El encarcelamiento o asesinato de varios de sus líderes da cuenta de ello [aquí]. Recientemente, en el municipio de Aquila, el ejército disparó sobre civiles que protestaban por el arresto del comandante de la Fuerza Rural, Semeí Verdía. Cuatro personas heridas y un niño muerto fue el resultado de la balacera [aquíaquí y aquí]. Mientras tanto, los cárteles siguen aterrorizando a los ciudadanos, parece que sólo si eres pobre y vas desarmado es que puedes estar en la mira del ejército y del gobierno.

ACALLAR LAS VOCES



Más temprano este año Carmen Aristegui fue despedida del espacio noticioso de MVS, con lo que se quitó del aire a una de las voces más críticas y por lo tanto incómodas hacia el gobierno actual. En efecto, su equipo había hecho extensos reportajes sobre la red de prostitución de Cuauhtémoc Gutiérrez, y sobre la "casa blanca" de la Primera Dama, entre otros. Desde un inicio, la sospecha ha recaído sobre el gobierno mismo, el cual habría presionado a la cadena para despedir a la periodista. Este caso acarrea graves implicaciones no sólo para Aristegui y su equipo, sino para la libertad de prensa en el país [aquí]:

Al negarse el amparo a Carmen Aristegui por su salida de MVS, se perdió una batalla para el periodismo independiente considera el analista GabrielSosaPlata; en ese sentido, se sienta un precedente jurídico para que el despido de periodistas en los medios electrónicos se considere como un asunto estrictamente particular, laboral, sin implicaciones en la libertad de expresión y el derecho a la información. Por lo que, el “golpe” no fue sólo para Aristegui, sino en general para el gremio y las audiencias. De tal manera que, los periodistas “que por error, por ética profesional o por un compromiso real con la sociedad aborden temas u opiniones que por alguna razón afectan los intereses políticos o económicos de los empresarios de la radiodifusión, podrían seguir siendo despedidos por esa razón, bajo cualquier pretexto, no obstante sus implicaciones en derechos humanos”. Las consecuencias de este tipo de despidos sí las vio el juez Fernando Silva García cuando tomó la decisión de admitir el amparo. De ahí la trascendencia de su argumentación, indicó el analista. 
Además, para el académico LorenzoMeyer la resolución en contra de Aristegui “confirma que el sistema judicial mexicano cuando está supeditado a otras consideraciones de carácter político se ha doblado ante la presidencia de la República”. “Esta decisión también confirma nuestra desconfianza hacia el Poder Judicial. Este aparato judicial debería estar sustentado en el sentido común de la justicia y la decencia. ¿Cómo le vamos a pedir eso?”, señaló Meyer. Por lo que, a corto plazo, “triunfan el peñanietismo y MVS porque disfrutan de las comodidades que les da el sistema de justicia tan deleznable”.



Pero lo peor que le puede pasar a un periodista no es sólo ser despedido. En los últimos 15 años, más de 100 periodistas han sido asesinados en Mèxico [aquí]. Catorce de ellos han sido asesinados en Veracruz, durante el gobierno del priista Javier Duarte, caracterizado por su política de agredir y reprimir a los medios que no se alinean [aquí] El último, el número quince, es Rubén Espinosa, quien ya había sido amenazado por el gobierno de Duarte y por ello se había exiliado a la Ciudad de México, donde fue asesinado en días pasados [aquí].

En este video, el académico del Colegio de México (y uno de los intelectuales más respetables de este país), Sergio Aguayo, explica el alcance de la represión del gobierno actual contra los periodistas, y el peligro que representa para el futuro:




Junto a Espinosa fue asesinada la activista veracruzana Nadia Vera. Al igual que Espinosa, fue torturada, pero además también fue violada, junto con otras tres mujeres: Yesenia Quiroz, una amiga; Alejandra Negrete, la señora de la limpieza, y una señorita colombiana que aparentemente se llama Mile Virginia Martín (su nombre completo ha sido objeto de dudas y contradicciones). Sus cadáveres aparecieron en el mismo departamento de la colonia Narvarte de la Ciudad de México, lo que convierte su asesinato en un crimen de género, además de terrorismo de Estado [leer aquí y aquí]. Este testimonio de la difunta Nadia es una muestra del clima de represión que se vive en Veracruz:




Ella ya había declarado que temía por su seguridad y que responsabilizaba al gobierno por todo lo que pudiera pasarle.




La periodista Lydia Cacho da una idea de cómo es vivir amenazada por los poderes fácticos, en una pieza que escribió con motivo del asesinato de Rubén Espinosa [aquí].

Sólo quien vive bajo amenazas sabe que el reloj marca las horas de forma diferente. No simplemente se vive el miedo propio, también acosa el duende de la autocensura que hace que nos preguntemos ¿de verdad valdrá la pena el riesgo por develar una tropelía más en un país de indignos gobernantes? Sólo para responder que siempre vale la pena decir la verdad, trabajar contra la ignominia, intentar construir un país en que valga la pena vivir, crecer, amar. 
También está siempre presente la culpa de la y el sobreviviente, esa que se lleva como un tatuaje cuando las amenazas son compartidas, hasta que una mala noche nos enteramos de que le llegó la muerte largamente advertida a esa persona con la que apenas hablamos, que tenía fe, que creía en la ética, con quien nos repetimos como un mantra seguro que no se atreverán a matarte, no después de haberlo denunciado tanto, no después de haber señalado abiertamente a tu potencial asesino. Seguro que no te matarán.
Las detenciones arbitrarias e ilegales, el abuso sexual contra mujeres detenidas, el aislamiento incomunicado, la intimidación y la tortura son prácticas comunes de las fuerzas policíacas mexicanas cuando se trata de combatir a activistas, periodistas o a cualquier persona que les resulte molesta. Estas acciones quedan completamente impunes, por lo que nadie está a salvo.



ACTUALIZACIÓN: Primero, el PRI y su patiño el Partido Verde bloquearan en el Senado la petición por parte de los otros partidos para que la Procuraduría General de la República atraiga el caso del multihomicidio de la Narvarte y para que el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, compareciera por estos hechos [aquí]. Así, a Duarte se le deja irse sin quiera verse involucrado judicialmente, mientras que el caso queda en manos de las autoridades del DF, cuyo jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, ha demostrado una y otra vez ser un colaborador del régimen peñista.

Después, un sujeto detenido por las autoridades confesó que había participado en un asalto al departamento de la Narvarte. En México, los sospechosos siempre "confiesan"; es bien sabido, y hasta consta en un informa de la ONU, que la tortura es la técnica preferida por las autoridades para obtener confesiones express y cerrar los casos [aquí y aquí]. El detenido además acusó a sus cómplices, un malabarista callejero y un "viene-viene" [aquí]. La versión oficial es que, por alguna razón, estas personas decidieron atacar un departamento en un edificio, atar y torturar a sus cuatro ocupantes, violar a las mujeres, y luego darle a cada uno un tiro de gracia en la cabeza con un arma que tenía silenciador.

Para hacer más creíble la versión del robo, y que las víctimas sean menos merecedoras de la compasión ajena, se ha estado "filtrando" información infamante y falsa sobre ellas, como que estaban en una fiesta antes del asesinato, que estaban consumiendo drogas, que la señorita de origen colombiano era prostituta o estaba vinculada al crimen organizado, etcétera [aquí y aquí]. En fin, que todo este caso está siendo llevado con una corrupción tan descarada que es casi más inverosímil que indignante.


EL GRAN HERMANO MEXICANO


Hace poco tiempo se reveló que una empresa italiana llamada Hacking Team ofrece servicios de espionaje cibernético a gobiernos, corporaciones y mafias. La filtración que llevó a la luz estas actividades se considera la mayor de su tipo desde que Edward Snowden hizo lo suyo [leer aquí]. Lo preocupante es que Hacking Team no tiene ninguna reserva a ética sobre a quién le presta su servicio: dictaduras, gobiernos que violan los derechos humanos y grupos criminales están en su lista de clientes.

Pues resulta que México es el país que más le ha pagado a Hacking Team en el mundo, con el objetivo de tener vigilados a sus ciudadanos. Los servicios que Hacking Team le ha ofrecido al gobierno federal y a diversos gobiernos locales (incluidos Querétaro, Puebla, Yucatán, Campeche, Jalisco, Durango, Sonora, Nayarit y el Estado de México), permiten ver todo lo que el usuario teclea, todas sus conversaciones, todas las aplicaciones que usa, todo lo que guarda en sus computadoras, smartphones o tablets, e incluso puede operar sus dispositivos a larga distancia, y encender las cámaras y micrófonos integrados para espiarlo [leer aquí, aquí y aquí].

Por supuesto, el gobierno ha mentido descaradamente al respecto, afirmando, contra lo que dicen las evidencias, que el sistema Galileo de Hacking Team era sólo para vigilar al crimen organizado. Naturalmente, los principales objetivos del espionaje son periodistas, activistas y rivales políticos. Es todo parte de la misma política que reprime a cualquier persona, iniciativa o grupo que pueda serle incómoda al gobierno [aquí].

"Bueno" pensarán algunos "pero yo sólo soy un modesto godínez que no se mete con nadie, seguro que a mí no me van a espiar". Pues se equivocan, porque hay que tener en cuenta que estos gobiernos son corruptos, que los empleados podrán espiarte por puro morbo, o usar tu información personal para extorsionarte, o pasarla a grupos criminales para robar tu casa o secuestrar a un miembro de tu familia. Estos son peligros muy reales.


¿ALGO MÁS POR LO QUE DEBIERA MONTAR EN CÓLERA?



+La sobrina de Peña Nieto obtiene un puesto muy bien pagado en Pemex (unos 59,000 pesos mensuales), a menos de un año de haberse graduado de la universidad y sin tener experiencia [aquí]

+Un reportaje del New York Times denuncia la forma en la que el gobierno de Peña Nieto ha enriquecido al empresario Juan Armando Hinojosa, de Grupo Higa, el mismo que se encargó de la "Casa Blanca" de la Primera Aama, el ferrocarril que nunca se concretó y otros proyectos [aquí]. Para sorpresa de nadie, la Secretaría de la Función Pública ha determinado que no hay conflicto de interés en las acciones del presidente, su familia y allegados [aquí].

+El gobierno ha expropiado tierras comunales de los indígenas otomíes en Xochicuautla para construir una carretera. El encargado de este trabajo será, adivinaron, Grupo Higa [aquí y aquí].

+Hace poco se dio la "Ronda Uno" como parte de la aplicación de la Reforma Energética, para abrir la industria petrolera mexicana a la inversión privada. El único consorcio que consiguió una licitación fue la empresa novel Sierra Oil & Gas, que además de tener nexos con la familia de Carlos Salinas, está vinculada con otros empresarios que han sido beneficiados con contratos durante lo que va de la presidencia de Peña Nieto [aquí y aquí].

+Según Osorio Chong, el Chapo pudo fugarse debido a los protocolos de derechos humanos. Es alarmante que diga esto, que la fuga no se debió a la corrupción del sistema, sino a que se respetan mucho los derechos humanos, porque implica que lo que hay que hacer es reducirlos o no respetarlos tanto. No que eso vaya a estorbar las actividades de otros criminales, sino que puede ser usado como pretexto para atacar los derechos humanos del ciudadano común [aquí].

+El gobierno reduce el presupuesto del Conacyt en un 32%; esto es parte de un problema generalizado, de una política de prejudicar a la investigación científica, a pesar de que hoy, más que nunca, es uno de los pilares del desarrollo económico y el bienestar de una nación [aquí].

+Además, la Secretaría de Hacienda ha anunciado recortes millonarios a las principales universidades públicas del país. El IPN recibirá un 11.2 % menos de presupuesto; la UNAM, 4.8% menos; la UAM, un 6.7% menos; y la UPN, 18.3%  menos. El Colegio de México y la Coordinación de Universidades Tecnológicas y Politécnicas también sufrirán recortes [aquí]. Mientras el presidente se va de paseo  por Europa con todo su séquito, México pierde en ciencia y educación.

+Los mirreyes no son sólo molestos y arrogantes. Esta generación de ricos hijos de políticos, empresarios o narcotraficantes, que andan por todas partes cometiendo excesos, abusos y desmanes con total impunidad es parte de presentes y futuros problemas sociales y ya llamó la atención de la prensa extranjera [aquí y aquí].

+Desde que se publicó la primera versión de esta entrada, fue asesinado Miguel Ángel Jiménez, quien encabezó la búsqueda por los 43 desaparecidos de Ayotzinapa y descubrió las fosas clandestinas de Michoacán [aquí].

+También desaparecieron dos académicos de la Universidad Veracruzana, presumiblemente debido a su activismo político [aquí y aquí].

+A pesar de que el Partido Verde Ecologista de México, principal aliado del PRI, ha cometido flagrantes violaciones a la ley electoral, y de que se inició un movimiento encabezado por académicos e intelectuales para que se le quitara sus registro, el Instituto Nacional Electoral decidió dejar ir a este partido sin más sanciones que algunas multas menores, de las que comúnmente el Verde se hace tonto y simplemente no paga [aquí].

¿Y ENTONCES?



No sé. En serio, no lo sé. Hay que empezar por reconocer que no todos estos problemas son culpa exclusiva del gobierno en turno. Algunos son sistémicos, los venimos acarreando desde hace años. Además, la ciudadanía en general tiene parte de la culpa, en cuanto ha tolerado la corrupción o sido parte de ella. Pero eso no quita que la mayor parte de la responsabilidad cae sobre el régimen de Peña Nieto en particular, y sobre la partidocracia en general.

De algo estoy seguro: un gobierno criminal no puede ser legítimo. Una persona con conciencia ética no puede reconocer la autoridad de un gobierno corrupto y asesino. Este gobierno, y no me refiero sólo a la figura de Peña Nieto, tiene que caer; no podemos dejar el precedente de que una panda de criminales de tal calaña termine su gestión impunemente y sin problemas: tenemos que hacer que sus acciones les cuesten a nivel político, legal y personal. La popularidad del presidente sólo cae más y más: es el más odiado de este siglo y ello es algo que podríamos aprovechar. Es hora de hacer algo, de movilizarnos, de forma organizada, inteligente, no violenta. ¿Cómo, exactamente? Sólo tengo ideas vagas e inconexas. Espero que una persona más sabia que yo sí lo sepa, o mejor aún, que el diálogo y el intercambio nos permita a todos ir trazando una solución, porque no podemos seguir así. Si México no está en llamas ahora, debería estarlo pronto.


3 comentarios:

Obat herbal Myasthenia Gravis dijo...

Estoy feliz de visitar su blog, no se sorprenda si el pagerank es alto, debido a que el artículo que escribiste es muy diferente, simple pero sigue siendo interesante. gracias por dar ideas nuevas para mí. buena suerte

Volaverunt91 dijo...

Caray, Ego, sabía que las cosas en México andaban mal, pero no pensé que terminaran siendo así de graves. Una entrada muy buena, y deja bastante para reflexionar sobre nuestra propia situación. Saludos desde Colombia.

Maik Civeira dijo...

Gracias por leer y por comentar. Les pediría que si pueden compartan esta información, que mientras más se conozca en el mundo, mejor. Saludos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails