lunes, 13 de junio de 2016

Crossing over / Encuentros extraños III: La bruja, la daga y la oscuridad



Parte I: Alienígenas y depredadores
Parte II: Tormentas salvajes

En la década de los 90, los nuevos sellos editoriales querían marcar la diferencia con los clásicos DC y Marvel, demostrar que sus cómics eran muy atrevidos y para gente grande. Podrían haber elegido historias complejas y personajes profundos, pero poner mujeres tetonas y muchos madrazos era más fácil. Así tenemos Top Cow, uno de los sellos que nació como asociado a Image Comics, pero que con el tiempo formó su propio universo aparte, más enfocado a la fantasía oscura que a los superhéroes y cuyos personajes más populares incluyen a Witchblade, The Darkness y... ya, prácticamente ellos dos, más un montón de tipos de los que ya nadie se acuerda... En la entrega anterior hablamos de WildStorm e Image. En esta selección de crossovers no encontrarán obras maestras, pero sí mucho fan service y diversión bobalicona, más una que otra joyita.

En verdad, los personajes femeninos de Top Cow hacen ver a las heroínas de Marvel y DC como vírgenes mojigatas. No sólo sus atributos son desproporcionados, sino que sus trajes parecen sacados directamente de una convención de sexshops. No se limitan al espándex entallado, que eso es juego de niños, sino que tienen escotes inverosímiles, tangas con hilo dental bien metido entre los glúteos, calzoncitos que apenas cubren la vulva, tops que apenas cubren los pezones (que a menudo se notan, de todas formas) y accesorios como correas y corsés, de forma que nuestras heroínas parezcan más unas prostis de lujo que otra cosa. Pues sólo un dibujante de cómics podría creer que esos son atuendos adecuados para vigilantes, guerreras y asesinas. En fin, el resultado es tan deliciosamente ridículo y tan hiperbólicamente cachondo que, temiendo que no bastaran las portadas para demostrarlo, incluí aquí algunas páginas de los cómics. Disfruten.

WildC.A.T.s/Cyberforce: Killer Instinct de Brandon Choi, Jim Lee, Ric Silvestri y Marc Silvestri (1994): Está muy chido. Es de tiempos en que Top Cow y WildStorm formaban parte del Universo Image, así que estrictamente este no es un crossover intercompañías. Por aquellos días todo mundo quería ser los nuevos X-Men y se nota. Los WildC.A.T.s, a mi gusto, han envejecido mejor que sus contrapartes de Top Cow, pero de todos modos el hábito del fusil queda manifiesto, pues aquí podrán ver: dos fusiles de Wolverine, dos fusiles de Psylocke, un fusil de Cable, un típico héroe que echa fuego, un par de chicas silenciosas y virginilaes y en fin, todo eso. Vamos, el cómic tiene hasta su villano alemán con monóculo al que sus esbirros llaman Herr Doktor. Pero eso sí, como estos no son los héroes de buenos modales de Marvel y DC, cuando empiezan los putazos se agarran con todo. La historia está bien narrada, el conflicto tiene sentido y, por supuesto, el arte de Jim Lee y Marc Silvestri es una chulada.


Tomb Raider/Witchblade de Michael Turner y Joe Weems (1997): Este cómic no tendría nada de especial de no ser porque de hecho fue la primera aparición de Lara Croft en las viñetas. En aquel año Top Cow obtuvo los derechos para publicar las aventuras de nuestra arqueóloga favorita y la mejor forma de presentarla ante el público fue ponerla en una historia junto a Sara Pezzini, alias Witchblade. Es un cómic breve y divertido, un encuentro entre un personaje de videojuegos y uno de cómic, universos muy diferentes y que con todo se siente muy natural. Lara trata de detener a un mafioso que usa una reliquia antigua (para variar) con fines homicidas, y en eso se topa con Sara, por lo que unen fuerzas. Es principalmente fan service y taco de ojo, pues tal es el propósito de tener a dos heroínas tan voluptuosas y dadas a la ropa corta y ajustada. Muchos otros crossovers seguirían a éste, pero ya no los cuento porque para entonces Lara Croft formaba parte integral del Universo Top Cow.

Devil's Reign de Walter Simonson, Warren Ellis, Ivan Velez Jr., Joe Benitez, David Wohl, Brian Holguin, Michael Turner, Marc Silvestri, Billy Tan, David Finch, Nathan Cabrera, Anthony Chun y Kirk van Wormer (1997): La razón de que haya tantos nombres es que éste se trata de un maxievento entre Marvel y Top Cow, una serie que abarca varios números, incluyendo dos de los títulos regulares de esta última editorial. Está padre y divertido por ver a todos esos superhéroes juntos. pero la trama es tan sencilla, que es casi inexistente y de hecho hay partes que puedes ir sólo hojeando sin detenerte a leer los diálogos ni las acotaciones sin que te pierdas de nada. Mephisto, el gran demonio de Marvel, cruza al Universo Top Cow para conquistarlo, quesque porque ahí no tendrá competencia. A lo largo de 8 números, diferentes personajes de ambos universos hacen mancuerna para pelear contra Mephisto y sus esbirros hasta que lo derrotan. Wolverine, Elektra, Ghost Rider y Silver Surfer juegan por parte de Marvel, mientras que de Top Cow tenemos a Witchblade, Cyberforce y Weapon Zero. Estos dos últimos son un par de equipos de superhéroes tan genéricos como los puede haber. Por supuesto, los personajes Marvel fueron escogidos con el criterio de "¿quién va mejor con Witchblade?" y no "¿quién tendría sentido que mandáramos a pelear contra Mephisto?", que de lo contrario no habrían sido Wolverine y Elektra, sino Thor y el Doctor Strange. Lo divertido es que en cada número dos personajes, uno de cada universo, hacen equipo, y al siguiente uno de ellos hace equipo con otro más, así que como que se van pasando la bola. Es decir, primero va Weapon Zero/Silver Surfer, luego Cyblade/Ghost Rider, Ghost Rider/Ballistic, Ballistic/Wolverine, Wolverine/Witchblade, Witchblade/Elektra, Elektra/Cyblade y Silver Surfer/Weapon Zero, con lo que se cierra el ciclo.


The Darkness/Batman de Scott Lobdell, Jeph Loeb, Marc Silvestri, David Finch y Clarence Lansag (1999): Éste también es bastante bueno, para ser un cómic tan breve. El arte está bellísimo, no sólo por el trazo sino por el color, increíble en su combinación de sombras y tonos brillantes, que da un efecto de claroscuro excepcional. Una buena oportunidad para ver a algunos de los personajes de la mitología de Batman dibujados por artistas de The Darkness. La cosa va así: el grupo criminal de Jackie Estacado está en Ciudad Gótica tratando de hacerse de un nicho en su ecosistema criminal; para ello, The Darkness comete brutales asesinatos contra jefes locales. Pronto atrae la atención de Batman, pero el duelo es cuento más interesante como que no se da sólo a golpes, sino que es una lucha de voluntades, de personalidad y, sobre todo, de moral. Con decirles que el triunfo de Batman no consistirá en vencer al poderosísimo Darkness, sino en hacerlo cuestionar sus propios actos. Uno de los pocos cómics en esta lista que de verdad recomiendo.

Witchblade/Aliens/The Darkness/Predator: Overkill de Paul Jenkins y Clarence Lansang (1999): Este cómic, el crossover obligado entre los personajes más populares de Top Cow y los aliens malvados favoritos de todos, es absolutamente meh. Resumen rápido: Jackie Estacado se divierte con el sano pasatiempo de torturar estereotipos raciales, cuando Sara Pezzini, en su calidad de fan service caminante, lo recluta para investigar unos brutales asesinatos en los muelles de la ciudad. Llegan al lugar, Estacado le hace muchas insinuaciones no solicitadas a Sara, descubren que los asesinos son un xenomorfo y un yautja, pelean con ellos, a Estacado le meten una sonda por el culo, algunos miembros son amputados, vencen a los malos, fin. El cómic sólo vale la pena como introducción a su mucho más interesante secuela.

Witchblade/Aliens/The Darkness/Predator: Mindhunter de David Quinn y Clarence Lansang (2000): Es un cómic bien pinche extraño. En este segundo encuentro, Kenneth Irons le tiende una trampa a nuestros héroes y los lleva a una nave espacial, donde tienen una serie de alucinaciones muy confusas y realmente no se sabe ni qué pedo. Uno de los abrazacaras se le sube a un Darkling; no entiendo cómo, si se supone que son entes sobrenaturales y no han de tener ni entrañas, pero el caso que de él surge un alien con los poderes de Darkness... También se aparece una Depredadora. Sí, leyeron bien, una hembra de Depredador, con tetas y todo. Como es mujer, se le sube la Witchblade. Así, tenemos a un alien con los poderes de Darkness peleando contra una Depredadora con los poderes de Witchblade en una nave espacial que orbita la Tierra. Ah, y con muchas viñetas centradas en apreciar el culo de Sara Pezzini. Ni pies ni cabeza, señores, pero su misma anomalía hace que valga la pena echarle un oclayo.


JLA/Witchblade de Len Kaminski y Mark Pajarillo (2000): Un crossover bastante bueno porque logra conjugar muy bien a la estrella de una serie que pasaba por edgy con los personajes más mainstream del mercado. Un ejército de droides embosca a Sara Pizzani, y aunque ella logra derrotarlos, queda herida de muerte. Pero resulta que es amiga de la infancia de Barbara Gordon, quien la lleva a la Torre de Vigilancia de la Liga de la Justicia. Allí empiezan los problemas, porque la Daga de la Bruja busca un nuevo cuerpo huésped y lo encuentra en ni más ni menos que la Mujer Maravilla. Durante una conferencia en la ONU en la que nuestra heroína invita a las mujeres del mundo a acabar con la opresión patriarcal (me acabo de dar cuenta de que Emma Watson es nuestro equivalente de la Mujer Maravilla), Diana pierde la paciencia con los diplomáticos y, coincidiendo con un ataque de droides de LexCorp, decide que ya no está para aguantar boludeces y se va totalmente berserker. El resto del cómic es ver cómo ella se putea de lo lindo a toda la Liga de la Justicia. Dato curioso: Linterna Verde dice algo sobre la película "Aliens"; es gracioso porque para entonces tanto él como Witchblade se habían enfrentado a los xenomorfos. 

Witchblade/Wolverine: Bloody Wedding de Chris Claremont y Eric Basaldua (2004): Por aquellos años los personajes señeros de Top Cow, Withcblade y The Darkness, protagonizaron algunos breves crossovers. Realmente breves, como de 28 páginas, no más que un número ordinario de serie regular. Éste no está nada mal. Logan y Sara se están sabroseando rico en su noche de bodas en Las Vegas. Parece un final soñado para dos personajes que han sufrido tanto... Pero obviamente están siendo manipulados por los villanos de la historia. El conflicto se resuelve rápido, pero es interesante que Claremont haya logrado captar y sintonizar en tan pocas páginas el sentido trágico de ambos héroes. Como pilón, el arte de Basaldua provee mucho fan service con Sara.

The Darkness/The Incredible Hulk de Paul Jenkins y Dale Keown (2004): Lo más sorprendente de este cómic es que ocurrió antes de otros crossovers que uno creería más naturales para The Darkness, como con Wolverine o Vampirella, incluso con Superman. Eso lo hace interesante, pues el autor halló la forma de hacer que los personajes coincidieran y no se sintiera forzado. Es otro de esos ejemplares súper breves de 24 páginas, pero en ellas se cuenta una historia completa y de resolución satisfactoria. Jackie Estacado está viajando en metro, y dado que sus poderes le permiten percibir la oscuridad de cada quien, es capaz de ver el espectro de Hulk sobre los hombros del pobre Burce Banner. Un oportuno atentado terrorista hace que ambos guerreros saquen las garras, no sólo contra los malvados, sino el uno contra el otro. Nada mal.

The Darkness/Superman de Ron Marz  y Tyler Kirkham (2005): Bueno, es un cómic regular. Batman pegaba bien con The Darkness porque es oscuro, pero Superman no parece el tipo de personaje adecuado para esta pelea. Además, la trama es medio tonta. Superman hace una alianza temporal con The Darkness porque necesita su ayuda para salvar a Lois Lane de Metallo, el cyborg con corazón de kryptonita. Como si Superman no tuviera un traje de plomo ex profeso para pelear con Metallo. Y pos ya, eso es básicamente. No sé cómo no se les ocurrió el siguiente escenario: Supes es vulnerable a la magia y por lo tanto estaría indefenso ante los poderes de Estacado, los cuales desparecen con la luz del sol, por lo que habrían sido vulnerables a la visión de calor de Superman; ésa habría sido una buena pelea. En cambio lo que tenemos sólo son un montón de cosas que pasan y ya.


JLA/Cyberforce de Joe Kelly y Doug Mahnke (2005): Cuando Ripclaw, ahora convertido en un villano psicótico, empieza a crear un ejército de cyberzombies en Budapest (o lo que sea), la Liga de la Justicia y Cyberforce llegan al rescate. Ahí descubren que Ripclaw tiene acceso a un poder casi divino que puede destruir el mundo o dar vida a quienes están heridos de muerte. Es un cómic regular, con un conflicto un poco forzado. Lo interesante es que los equipos no se enfrentan al principio, sino al final, dándole la vuelta al esquema tradicional de los crossovers. De hecho, se pelean por un dispositivo que puede salvar la vida o a Ripclaw o a J'Onn J'Onzz. Whatever, dude. Obviamente la JLA les patea los culos y Superman vence al líder de Cyberforce literalmente soplándole. Cyblade le tira el pedo a Batman bien chistoso; es obvio que todas quieren con Batman. Lo más interesante del cómic es la relación entre Velocity y nuestro bien amado Martian Manhunter, que encuentran algo en común al conocer mutuamente sus trágicas historias. Eso está lindo.

The Darkness/Wolverine de Frank Tieri y Tyler Kirkham (2006): ¡Ahora sí estamos hablando! Éste es un cómic bien chingón y eso que se trata de algo súper breve, de apenas veinticuatro páginas. Quizá eso sea lo más impresionante, que cuente una historia redondita y sin desperdicio en tan pocas viñetas. Empezamos en Francia, durante la Segunda Guerra Mundial. Wolverine forma parte de la Resistànce francesa, por lo que los nazis contratan a un Estacado, abuelo de Jackie y entonces poseedor de The Darkness, para matarlo. No les cuento cómo acaba ese duelo, pero luego continúa en el presente. Con un excelente arte, una historia muy bien narrada y todo el gore que cabe esperar de un encuentro así, éste es uno de esos raros crossovers tardíos que valen la pena y que les recomiendo de todo corazón.

Cyberforce/X-Men de Ron Marz y Pat Lee (2007): Que no les engañe el título. En realidad es un encuentro entre Wolverine y Psylocke por parte de los X-Men, y Ripclaw y Cyblade por parte de Cyberforce. Este cómic es breve, va directo al grano y sobre todo, es divertido porque muestra hasta qué punto Ripclaw y Cyblade son precisamente fusiles descarados de Wolverine y Psylocke, hasta tal punto que Logan lo señala. La historia involucra una pelea contra La Mano y los Centinelas en Japón. Poco diálogo, nulo desarrollo de personajes, muchas patadas y, hasta eso, los personajes femeninos no están hipersexualizados. De hecho, ahora que lo pienso, en esta segunda mitad de los 00 se empieza a ver menos desfachatez. Interesante...

Unholy Union de Ron Marz y Michael Broussard (2007): El penúltimo crossover de esta racha Marvel/Top Cow y el último en el que aparecen nuestros queridos The Darkness y Witchblade (esta vez en poder de Danielle Baptiste, porque Sara estaba embarazada). En esta ocasión se pondrán a pelear al mismo tiempo contra Hulk y Ghost Rider. Es una historia breve, pero muy chida, que además cuenta con la participación del Doctor Strange como siempre hablando raro y haciendo prácticamente nada. Creo que la jugada de Marz consistía en echar mano de los personajes de Marvel para que los suyos volvieran a ganar popularidad, preparando el terreno para Artifacts, la aclamada serie que renovó el universo Top Cow. De hecho, en este cómic ya se anuncian los eventos por venir, en los que participarían prácticamente todos los personajes publicados por esta editorial. Si son fans de Marvel o Top Cow (¿quién es fan de Top Cow?) seguramente será un número de colección.

Cyberforce/Hunter-Killer/Avengers/Thunderbolts: Fusion de Andy Lanning, Dan Abnett y Tyler Kirkham (2009). Y de pilón, no más para terminar, les dejo este cómic que no está nada mal. Lo dejo en muy chido, porque de verdad los escritores le echaron ganas para armar una trama coherente y hacer que tres equipos de súper humanos se agarraran a vergazos (los miembros de Hunter-Killer, otro equipo genérico más, casi no salen). Oh, y los vergazos están bien chidos, eso que ni qué, además de que el arte de Kirkham es muy bueno. Alguien se robó los poderes y aspecto de Ripclaw y anda causando problemas. Los Avengers llegan a detener al impostor, pero son los Thunderbolts los que lo encuentran primero. Entonces, este impostor desconocido se fusiona con el simbionte de Venom, y se convierte en una cosa monstruosa rompemadres. Y pos ya, el resto son muchas patadas y explosiones de todos contra todos, lo que seguramente no decepcionará.

Bien, en esta entrega no vimos ninguna obra maestra y la verdad es que la mayoría de lo aquí reseñado es medio estúpido. Pero este recorrido también nos permite ver algunas de las tendencias en el cómic de superhéroes en las décadas de los 90 y 00, de cuando quisieron hacer a los héroes más psicóticos y a las heroínas más putonas. Visto en retrospectiva, es hasta tierno. Les prometo que en la próxima entrega la cosa va a estar mucho más interesante, conforme los encuentros se hagan más extraños. Mientras tanto, los dejo con lo que quería ver: ¡escenas de semidesudos! Porque los comiqueros pueden dárselas de intelectuales, pero en el fondo tienen los mismos gustos estéticos que los calendarios de un taller mecánico. Si quieren saber más sobre la hipersexualización de los personajes de cómic, pueden leer mi entrada al respecto, El culo de la Mujer Araña.

Parte IV: Diosas y monstruos
Parte V: Neostalgia


GALERÍA

Voodoo se recupera de sus heridas. Porque así se viste la gente cuando está convaleciendo en una enfermería.


Para que tengan una idea de los tesoros que encierra el crossover entre Lara Croft y Sara Pezzini

Ésta es una página de The Darkness/Tomb Raider, un cómic que no reseñé porque meh.

Ésta fue de hecho la portada variante del segundo crossover. Top Cow quería dejar en claro que espera que nos tomemos a sus personajes muy en serio como heroínas de acción.

El memorable encuentro entre Witchblade y Elektra. Una serie de afortunadas coincidencias las llevó a que justo quedaran en esa pose.


Esta página es de Devil's Reign, con Ghost Rider y Ballistic. La pongo aquí porque no mamen.

Otra página de Devil's Reign, con Witchblade y Mephisto. Es que tenían que verlo para creerlo.

Otra de Devil's Reign. Nada habla de empoderamiento femenino como esta imagen.
Elektra y Cyblade en Devil's Reign
Así se viste Sara Pezzini para trabajar de encubierto en Mindhunter


Wonder Woman con el poder de Witchblade

El vestido de novia de Sara. Porque hay que ser elegantes y modernos a la vez.

2 comentarios:

mariana dijo...

fuera de historietas de superhéroes, ¿que otros tipos de cómics has leído, Ego? estaría bien que hicieras recomendaciones de cómics y de novelas gráficas :) :D

Maik Civeira dijo...

Claro que sí, Mariana. Cuando termine esta maxiserie sobre crossovers me voy a dedicar a hablar de otros cómics que no sean de superhéroes. Saludos y gracias por leer.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails