viernes, 3 de junio de 2016

¡Nos gobiernan los subnormales!



Pues eso parecería cuando los políticos, ya estén en cargos públicos o sean candidatos, exhiben tan abierta y descaradamente su propia estupidez, misma que alcanza niveles esperpénticos dignos de la más surreal de las farsas valleinclanianas. Uno se pregunta no tanto cómo pueden ser tan idiotas, sino cómo es que gente tan idiota que ni puede disimular un poco su propia idiotez fue capaz de llegar hasta donde está. Pos la respuesta parece ser que la política es un circo, y ya.

Hablando de circos, vean a un regidor municipal y un ex alcalde agarrarse a golpes con unos payasos. Porque, ¿de qué otra forma solucionarían los conflictos nuestras autoridades electas? ¿Recurriendo a la ley y a las instituciones? Nada, los onvres de verdad no le juyen a los madrazos, y así tuvimos payasos de un tipo golpeándose con payasos de otro tipo, en una historia que bien pudo haberse llamado Civil War.

Ah, bueno, pero eso pasó en el municipio de Emiliano Zapata, en Hidalgo. Vamos, que no hay que esperar mucho de esos pueblerinos, ¿no? A lo mejor desde tu gran ciudad citadina, cosmópolis capital de tu estado (o mejor aún, capital del país) puedes mirar estas cosas con gracia.

Bien, ¿qué tal esta candidata panista a la alcaldía de Aguascalientes, que tiene el brillante plan de combatir el suicidio con elotes? La ex diputada Teresa Jiménez dijo, en síntesis, que la alimentación es importante para prevenir el suicidio, y pos en Aguascalientes hay muchos elotes. Pero, por Cthulhu, no hay forma de parafrasearla sin ser injustos. Tienen que oír este ejemplo de elocuencia y claridad de pensamiento por ustedes mismos:




De nuevo, ya ni me espero que de verdad tengan planes sólidos para tratar los problemas de la comunidad, pero me desconsuela que ni siquiera sean capaces de librar las preguntas incómodas con decoro. Un "estamos haciendo estudios al respecto" habría sido igual de hueco, pero por lo menos no habría hecho el ridículo.

Éste videíto es viejo, pero lo acabo de descubrir. Vean aquí a legisladores de todos los partidos tratando de responder a la pregunta de qué tres libros les han marcado la vida, para que vean que Peña Nieto no es excepción a la regla.




Oigan, no espero que sean entusiastas de la literatura, pero sí que por lo menos alguna obra de pensamiento político, historia o economía les hubiera inspirado a elegir el camino del servicio público. Que algunos libros que les hayan provisto de los conocimientos, perspectivas e ideales que puedan ser la guía de su actuar político. No sólo pura "cultura general", aunque definitivamente sería bueno si la tuvieran. La típica respuesta de "como soy legislador y trabajo mucho no tengo tiempo para leer" es patética a inaceptable. Uno espera que ya hubieran leído libros como preparación para el puesto que tienen.

Hablando de completos zafios, ¿cómo verían que a alguien que no sólo tiene una carrera política manchada con escándalos de corrupción, sino que además carece de estudios profesionales, lo hicieran rector de una universidad? Pues ése es el caso de Eduardo Carreón Muñoz, ex dirigiente de Nueva Alianza y flamante rector de la Universidad Politécnica de Huatusco. Lo peor: no es la primera persona carente de estudios en ocupar el cargo.



La cosa empieza a ponerse fea cuando vemos no sólo despliegues de idiotez desvergonzada, sino cuando de plano ya se pasa al racismo, el sexismo o el despotismo. Tenemos a Luz Elena Govea López, una legisladora priista de Guanajuato, que le dijo a los indígenas que deben quedarse en sus tierras, vendiendo nopalitos y haciendo artesanías. Porque, claro, ése es el lugar de los indígenas. Ella no se los imagina en una fábrica o limpiando edificios, y quizá sí sea mejor vender artesanías que esas dos cosas, pero al parecer la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos y Atención a Grupos Vulnerables tampoco se los imagina en una universidad, en un consultorio médico o en un laboratorio científico. Digo, si de todos modos van a estar pobres y jodidos, mejor que lo estén de forma folklórica, no sea que el país pierda su color local.

O vean a esta diputada, Lorena Márquez Rodríguez, también priista (¡para variar!) queriendo acallar la voz de una ciudadana al taparle el micrófono en un mitin. Eso que la mujer era militante priista, y no se manifestaba en contra del partido, sino sólo del candidato José de Jesús Ríos Alba, quien no le había cumplido con una de aquellas promesas populistas y fuera de lugar que suelen hacer los candidatos aprovechándose de la necesidad la gente sin muchos recursos económicos. Al final la diputada ordenó "¡Vas a votar por los dos!"




Pues bueh, luego el PRI comunicó oficialmente que la supuesta militante en realidad era una panista infiltrada para sabotear el evento, y que además los panistas soltaron roedores en el local para joder. Mire usté que ya no sé a quién creerle, pero cualquiera de las dos historias que sea cierta es señal de la puta feria de esperpentos que es la política en este país. Porque ponga usté que la señorita estuviera actuando como parte de un montaje: la diputada no lo sabía. Su reacción es la misma que habría tenido si el choro fuera verdad: acallar la voz disidente y decirle con prepotencia "¡vas a votar por los dos!". La señora bien podría haber dicho algo como "Oh no, amiga, debe haber algún error. No te preocupes, vamos a averiguar qué pasó y asegurar que obtengas tu tomografía" ya pa' luego incumplir otra vez. Pero nel, son tan bestias que ni siquiera aprobaron el curso de Demagogia 1. 

Hace ya algún tiempo la parte pensante y decente de este país se indignó con Hilario Ramírez, el alcalde que manoseó a una señorita en pleno baile público, y que también es famoso por decir que él sí ha robado "pero poco". Mire no más.

¿Pues qué les parece esta campaña de Carlos Joaquín González, candidato a gobernador de la alianza PRD-PAN en Quintana Roo, "Si votas, te toca", en la que se da la impresión de que invita a los ciudadanos a tocar las pompis de unas edecanes a cambio de ejercer su derecho al sufragio, siempre que sea a favor de la coalición. Todo aquí está mal, desde la aberración de que el PAN esté haciendo alianza con el PRD, hasta que se use a las pobres señoritas de una forma que está así tantito de la explotación sexual. Pues págale al proxeneta (en este caso, con tu voto) y puedes manosear a la señorita, faltaba más. Pero sobre todo, me preocupa que entre todas las personas que participaron en la campaña no haya habido una con la sensatez suficiente para decir "güey, no mamen, no podemos hacer eso".



No se queda muy atrás el Partido Nueva Alianza, que puso a unas señoritas topless, pero con pintura corporal, usando el símbolo del partido para mal cubrir su desnudez. Y antes de que vengan los jenios a decir "pos nadie las obliga" (léase con voz de Tribilín), recoño, de veras que ustedes no entienden ni que no entienden, porque ése no es el punto. Dejemos de lado, por ahora, todo eso del uso del cuerpo de mujeres como adorno y vistosidad para vender productos (como si los hombres heterosexuales a quienes se busca apelar con esto fueran el único público al que vale tomar en cuenta). ¿En buen pedo no les parece ridículo y denigrante que una campaña política utilice estrategias baratas de cervecería?



No me vayan a salir con que el body-paint es una expresión de arte legítima, porque aquí está clarísimo que la intención no es la apreciación estética, sino mostrar bubis para embelesar al público y que todos vean que el partido es chingón, como lo es un reguetonero. El que use la defensa de "es que es arte" está jodiendo o ya está más allá de toda salvación. Por si fuera poco, ese partido también invitó a sus simpatizantes a convivir con la modelo Brenda Zambrano como parte de sus publicidad electora.

Pues sí, es patético que ya ni intentan dar promesas falsas, cuando saben que lo que jala son las muchachonas. Ah, pero no se crean que no me voy a referir al Rayito de Esperanza; ya que estamos en eso, les recuerdo esta foto de 2012:


Súmense los recientes ejemplos de políticos de Morena expresando su homofobia abiertamente (aquí y aquí), el que Amlo se haga pendejo con estos temas para tapar el hecho de que es no más que un viejito mocho, y las acusaciones de que gente del partido ha estado repartiendo despensas a cambio de votos. Reconozco que el partido ha investigado y discutido estos casos, y hasta aplicado sanciones o mínimo regaños a sus miembros, al contrario de lo que hace el PRI, por ejemplo, que protege a los suyos a toda cosa. Me consta que hay gente honesta y lúcida en el movimiento, pero también debemos que admitir que hay una parte muy amplia y muy notoria de Morena que no es sino otro PRI, pero uno de antes de la tecnocracia y el neoliberalismo. Bueh, por lo menos no hicieron el ridículo que hizo el PRI al querer denunciar a Morena por compra de votos presentando como prueba una nota satírica del Deforma.

¿Ustedes qué creen? ¿Estos despliegues de estupidez son representativos de la clase política mexicana? Digo, es indudable que hay sus genios malignos, que no se logra saquear a un país por décadas con total impunidad siendo un completo idiota. Pero, ¿qué tan difundida está la imbecilidad en la case política? ¿Y es esa imbecilidad representativa de la estupidez general de los mexicanos o son nuestros políticos particularmente pendejos?




Pues no sé, pero les voy a decir algo: todos los casos que compilé aquí son mucho menos importantes que otras cosas que están sucediendo. Empezando por el escándalo de los Panama Papers, que involucra en delitos de lavado de dinero y desvío de recursos a varios empresarios y políticos mexicanos, incluido Juan Armando Hinojosa, el contratista favorito de nuestro guapísimo presidente don Enrique Peña Nieto. Seguimos con el magno reportaje investigativo de NewsWeek titulado La red que se enriquece con tu dinero, que reveló que los empresarios Luis Francisco Molleda y Carlos Barrera llevan sexenios lucrando con nuestros impuestos, al fingir la competencia entre varias empresas para lograr licitaciones de gobierno.



Finalmente está el caso de esa república bananera llamada Veracruz, gobernada por el cacique Javier Duarte, de por sí en la mira de México y el mundo por el estado de violencia, impunidad y corrupción en que se vive ahí. Lo más reciente es el reportaje de Animal Político que sacó a la luz las empresas fantasma usadas por el gobierno de Duarte (con firmas obtenidas mediante engaños a personas de escasos recursos) para desaparecer 645 millones de pesos.

El caso de los Panama Papers generó cierto revuelo, pero no como en Islandia, donde el involucramiento del primer ministro bastó para hacerlo caer en desgracia y obligarlo a renunciar. Aquí, ni una manifestación. Los otros dos casos han provocado tan poco comentario en los medios y las redes sociales que me deja pasmado. Cuando los compartí, repetidamente, en mi página de Facebook, no recibieron tanta atención como los escandaletes babosos que les acabo de recopilar. De hecho, toda esta entrada tiene solamente el propósito de llamar su atención morbosa con esta sarta de pendejadas a ver si así se toman el tiempo y la molestia de ponerse a revisar sobre esto último, que es lo que creo realmente importante.

A ver si funciona. Todavía esta semana publiqué sobre el cerco mediático que le han puesto a la campaña de Bernie Sanders, sobre la investigación que el SAT ya está haciendo del caso en Veracruz, sobre cómo Europa está dejando morir a los inmigrantes y refugiados con frialdad e indiferencia monstruosas, de cómo la extrema derecha fascista está surgiendo como el moho en el mismo continente que nos regaló dos guerras mundiales y un Holocausto... ¿y saben cuál fue el enlace con más clicks, likes y compartidos? Lo del gorila al que mataron porque un niño se metió a su jaula. Así es: lo del PUTO GORILA.

Quizá el problema no es que este país esté gobernado por subnormales, sino habitado por ellos. Bales berga, mejico, bales berga.

3 comentarios:

Solero dijo...

¿Política en México?, ¿Qué es eso?

Pan y circo para el pueblo.

Arevalo dijo...

Vox populi vox dei. El populacho es el que manda. Por los siglos de los siglos, amén. Creo que me oí un poco clasista. :|

Cory Matthews dijo...

El Gobierno no es mas que el reflejo final del pueblo. Somos un México estúpido, ignorante, morboso, convenenciero e hipócrita.

es la triste realidad de nuestro país. somos gobernados por poco mas que simios, y esto solo sucede por que como pueblo no estamos muy lejos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails