miércoles, 8 de junio de 2016

X-Men, misoginia y mame



Como sabrán, hay un mame por la publicidad de X-Men: Apocalypse en la que aparece el villano titular estrangulando a la antiheroína Mystique. La actriz Rose Mcgowan se indignó mucho porque, según ella, la publicidad promovía la violencia contra las mujeres, e inició una tormenta de arena en las redes sociales para regañotear a Fox por eso. Finalmente, la compañía se disculpó.

Ok, primero hay que entender algo: que una obra muestre un acto de violencia contra una mujer no es lo mismo a que dicha obra fomente la violencia contra las mujeres. Mucha gente confunde una cosa con la otra porque tiende a interpretarlo todo de la forma más literal posible y no toma en cuenta el contexto.

No creo sensato acusar a Fox de que esa publicidad fomentaba el sexismo de forma alguna, ni en sus intenciones ni en sus resultados. Está claro que Apocalypse es el villano, alguien que hace cosas perversas y a quien hay que tenerle miedo. Más aún, Apocalypse no ataca a Mystique por ser mujer, sino porque es su enemiga, y ésta es una serie de películas en las que seres súper poderosos se la pasan violentándose unos a otros. Que si hubiera sido Apocalypse estrangulando a Xavier, o Psylocke estrangulando a Cyclops no habría pasado nada (me pregunto qué habría sido de Pyslocke estrangulando a Mystique).

Se puede entender de dónde viene la indignación. Desde hace años se ha venido criticando el uso de la violencia de género en la publicidad. Aquí pueden ver algunos ejemplos de anuncios que normalizan, trivializan o de plano romantizan el acoso y la violencia contra las mujeres, todo para promocionar algún producto:



En este ambiente, es comprensible cómo alguien pudo haber visto el anuncio de X-Men y sacarse de onda, en especial si se trata de una persona comprometida con las causas del feminismo. Pero todo depende del contexto, y el mismo tipo de imágenes puede usarse con el objetivo opuesto:




El póster de X-Men no tenía ninguna de las dos intenciones. Si tomáramos la misma escena (exceptuando la gente azul) y la usáramos para promocionar tequila, con una leyenda del tipo “Los hombres de verdad saben domarlas”, creo que ése sería un caso repudiable sin ambigüedades. Pero si en cambio la tomáramos para Amnistía Internacional y dijera “Miles de mujeres sufren cada año por violencia de género”, sería un anuncio impactante, efectivo para atraer la atención hacia una causa noble.

Mcgowan tiene un punto: la imagen estaba sin contexto. Quien no conociera la serie de películas no sabría que Apocalypse es un villano; sólo vería a un hombre estrangulando a una mujer. En una sociedad que tiene serios problemas con la violencia sexista y en la que muchas personas tratan de combatirla, es comprensible que la actriz la haya encontrado insensible y de mal gusto.

Pero éstas son apreciaciones subjetivas que no tienen por qué imponerse a los demás, y no constituyen un delito ni una infracción moral, a menos que consideremos –como es la tendencia gringa- que el vago e indefinido acto de ofender equivale a una especie de abuso emocional. Por otro lado, el hecho de que fuera gente azul debió haber sido una pista de que esto se trataba de una obra de fantasía y la jetota de Apocalypse debía ser suficiente para notar que era un tipo malo.

De hecho, pienso que el anuncio fue resultado de una elección desafortunada, no porque la imagen tuviera algo malo en sí, sino porque debieron haber previsto este tipo de reacciones. Adivino cuál fue la génesis: querían poner a Apocalypse porque es el villano de la película, y como villano tiene que asustar; querían poner a Mystique porque es Jennifer Lawrence y la estrella de Los Juegos del Hambre es la celebridad más popular del reparto. Tomaron una  escena que cumpliera estos estándares y voilá. El resultado fue una comunicación fallida.




La indignación por el anuncio puede ser comprensible, pero no deja de estar mal dirigida. Me quedo corto: es ridícula. Y ninguno de los textos que he leído al respecto tratando de argumentar por qué el anuncio es tan perverso siquiera tiene sentido (éste es ejemplar, pues todos dicen más o menos lo mismo), a menos que asumamos de antemano que toda representación de una mujer siendo violentada es mala en sí misma. Si las críticas no estaban bien fundadas, mucho menos lo está censurar la imagen. Lo peor es que hacen daño: este tipo de escándalos por tonterías primermundistas llevan a gente poco informada a pensar que las feministas actuales sólo se ocupan de fruslerías, ignorando las causas importantes y el trabajo valioso que muchas llevan a cabo para construir una sociedad más justa.

De hecho, los únicos que han armado más escándalo que estas señoritas privilegiadas de primer mundo han sido los machitroles de la nerdiza privilegiada de primer mundo, que se indignan cada vez que se acusa a un producto de la cultura pop de ser sexista, y reclaman a las feministas que mejor se ocupen de problemas de verdad. Ese reclamo cala para ambos lados: ellos también podrían dejar de perder el tiempo convirtiendo cada asunto sin importancia en un campo de batalla contra el feminismo. En cambio, harían bien en seguir su propio consejo, dejarse de tonterías y tratar de aportar con algo valioso.

Esto es completamente FALSO. Ni la indignación ha sido mundial, y ni siquiera el grupito que sí se indignó pidió boicot a la película. Por cierto, respondiendo a otros memes por el estilo, sí hubo críticas feministas contra 50 sombras de Grey, precisamente porque romantiza el abuso. Por lo menos entérense bien de lo que critican.

Por ejemplo, deberían saber que el tema más comentado en los círculos feministas interneteros estos días ha sido el caso de la joven que fue violada por un atleta universitario, al que le dieron una sentencia de sólo seis meses “para que este error no arruine su vida”. ¿Qué tal si comparten algo en sus redes al respecto? No, no están obligados a hacerlo, y sí, tienen derecho a criticar lo que les parece absurdo, y hacer una cosa no dice nada sobre la legitimidad de hacer la otra. Pero en lo personal desconfío del criterio ético de quien siempre hace escándalo por tonterías, mientras que nunca le presta atención a lo importante. Porque claro, es muy fácil dirigir todos nuestros esfuerzos a lo obviamente ridículo que tratar de entender asuntos graves con implicaciones complejas.[1]

Bájenle al mame: así como la vida y seguridad de las mujeres no peligra porque exista el anuncio de X-Men, el mundo tampoco corre el riesgo de caer en una dictadura feminazi porque un puñado de ñoñas haya mamado al respecto. ¿Y quién es más mamador? ¿El que mama por una mamada, o el que mama porque alguien más mamó por una mamada? Por eso no podemos tener nada bonito, sólo puro pinche mame: fanboys y haters discutiendo con altisonancia sobre cosas por completo intrascendentes.[2]




[1] Mis contactos feministas ni pelaron el asunto del póster de X-Men (me dijeron con todas sus letras “es mame”) y muchas ni se enteraron de su existencia hasta que llegaron con sus memes pendejos para restregarlos en la cara y decir “jaque mate, feminazis”.
[2] Sí, sé que yo mismo me subí al tren del mame, pero a veces es necesario para desmenuzarlo y mostrarle a la gente por qué es mame.

9 comentarios:

Cory Matthews dijo...

eso mismo llevo días diciendo yo

mariana dijo...

pavadas, pavadas everywhere...

si mal no recuerdo de donde hubo más críticas hacia 50 sombras de gray fue de las feministas, podría equivocarme pero así sucedió (hubo hasta críticas de los que practican BDSM por la representación errónea)

Medvial dijo...

Lo preocupante es que se utilice un argumento muy conservador contra los medios del siglo XX; pensar que la sola representación y descripción de una situación violenta alienta al espectador a imitar lo que esta viendo, como si no tuviera conciencia y razonamiento previos.

Anónimo dijo...

Hola Ego, he seguido por bastante tiempo tu blog pero siempre he tenido la curiosidad por saber más de ti. Casi siempre tus entradas me parecen excelentes, de verdad gracias por mantener este buen espacio en internet por tan largo tiempo ya. Sé que eres (¿o no?) maestro de Historia y eso es todo. Vamos, cuenta... ¿Qué estudiaste? ¿Dónde? Todo eso. Sería genial poder saberlo.

-Alguien muy curioso.

Anónimo dijo...

Hola Ego, he seguido por bastante tiempo tu blog pero siempre he tenido la curiosidad por saber más de ti. Casi siempre tus entradas me parecen excelentes, de verdad gracias por mantener este buen espacio en internet por tan largo tiempo ya. Sé que eres (¿o no?) maestro de Historia y eso es todo. Vamos, cuenta... ¿Qué estudiaste? ¿Dónde? Todo eso. Sería genial poder saberlo.

-Alguien muy curioso.

Solero dijo...

Sin ofender a mi propio género, pero a veces si exageramos, yo comprendo que no queremos mas violencia, pero vamos, esto esta fuera de todo contexto.

Maik Civeira dijo...

Anónimo: Gracias. Estudié Letras Hispánicas, y he sido profesor de humanidades desde hace casi 9 años. Actualmente imparto Filosofía.

Zer0MX dijo...

Esto me recuerda a lo que pasa también con los videojuegos que son censurados por tonterías como que cierto personaje femenino tenía trasero y cosas así, estoy consciente que si hay un problema de género que debe ser atacado, pero no se va a lograr nada censurando cosas que como dices, son mames, eso sólo nos vuelve hipersensibles y algunas personas empiezan a ver sexismo en todas partes

Maik Civeira dijo...

La verdad, eso me parece #FirstWorldFeminism. Sí hay un sesgos sexistas en la industria del entretenimiento, y vale la pena analizarlos y criticarlos. Son las reacciones lo que me parecen exageradas, como si fueran asuntos de vida o muerte y hubiera que sacar los contenidos negativos del mercado cuando antes. Eso le quita la oportunidad al público de entender por qué algún contenido está mal -si es que lo está- y predispone a la gente que no saben mucho contra el feminismo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails