domingo, 28 de agosto de 2016

Las Verdaderas Cazafantasmas: sexismo y mame



El fin de semana pasado llevé a mi hijo mayor a ver la nueva versión de Cazafantasmas, después de haberlo dudado un poco. Miren ustedes, Los Cazafantasmas (1984, el año en que nací) es una película a la que le tengo mucho cariño, pero sobre todo soy fan from hell de la serie animada Los Verdaderos Cazafantasmas. Mi chiqui salió fan de ambas también, y él tenía muchas ganas de ver la película, así que fuimos a verla. En resumen, esto pienso...

Lo bueno:



El reparto es el elemento más fuerte de la película. Las cuatro protagonistas hicieron un trabajo estupendo; se ve que son todas comediantes de talento y que de verdad se comprometieron con el proyecto. Además, me gustó que no fueran simples versiones femeninas de Egon, Winston, Peter y Ray, sino personajes nuevos, atractivos en sí mismos y que evitan caer en los estereotipos. A ellas les doy un aplauso sin reservas y añado que Holtzmann es mi nuevo crush (ni pedo, me gustan locas).

Por cierto, añado que la peli se sostiene bastante bien por sí misma. Me gustó que presentara una historia nueva, y tratara de explorar nuevas situaciones (aunque es una lástima que el clímax tuviera que tener, una vez más, a un monstruo gigante aplastando Nueva York). Tiene sus cameos y referencias a la versión clásica, es cierto, y son todos muy lindos, pero la peli tampoco depende de ellos.

Las secuencias de sustos y de acción funcionan muy bien. Incluso las últimas superan a la original: vemos a las Cazafantasmas teniendo una verdadera batalla contra un ejército de espectros y usando una variedad de armas locochonas. Eso está padre, junto con todos los gadgets y la nerdosidad intensa que sólo puede darnos el mumbo jumbo pseudocientífico de una cosa que no es ni fantasía ni ciencia ficción sino algo que sólo existe en sí mismo.

Lo malo:



El humor. Y no es poca cosa, porque se supone que esto es una comedia. Es un revolitjo entre una mayoría de chascarrillos bobos pero inocuos, con algunas puntadas ingeniosas y otros chistes pendejísimos que dan ganas de ir a golpear a los guionistas. A veces no sólo cuentan un chiste malo, sino que agarran un chiste que había salido bien en un principio y lo explotan como a la Cándida Eréndira, hasta que no queda nada de su dignidad. Hay escenas que no contribuyen a la trama pero para nada, y sólo existen como pretexto de un chiste... de un chiste malo, además. Y tampoco es que la original sea una cosa en la que te carcajeas en el suelo hasta perder control de esfínteres, pero no llenaba los momentos muertos con chistes idiotas.

El aspecto visual. Oigan, Los Cazafantasmas tenían un diseño súper creativo y un aspecto sui generis. Algunas de las escenas bien podrían haber estado en Poultergeist o en Evil Dead. Algunos de la serie animada parecían cosas lovecraftianas; eran una verdadera chulada. Los fantasmas de la nueva versión están hechos sin ingenio. Peor: sus colores neón le dan una apariencia ridícula, como de Disneylandia. Es más, el aspecto de la película me recordó, en este orden, a las adaptaciones cinematográficas de Scooby-Doo, La Mansión Embrujada y Casper. Son referencias terribles, que nunca deberían venir a la mente de nadie. Mal, película, mal.

El villano. Es un sujeto cualquiera. Un tipín que aprendió a construir tecnología para atraer fantasmas leyendo un libro. Al parecer era un maldito genio, pero aún así era un weirdo. Porque, güey, hay que odiar a los weirdos y los losers, especialmente si son inteligentes, porque algo se traen entre manos. En fin, un villano sin chiste, que ni intimida, ni es gracioso, ni nada. Pésimo a la sombra de Gozer el Gozeriano, que sale pocos minutos, y sí parece Liza Minelli, pero caray, le hacen un build-up excepcional. Y digan lo que digan de Los Cazafantasmas II, Vigo el Cárpata es un personajazo. Y puedo pensar en como 10 villanos de las series animadas mucho mejores que el pendejo que pusieron aquí. 

Haciendo un balance:



Es una película regular, que se inclina ligeramente hacia el lado positivo. Divertida, mejor que el promedio de comedias gringas bobaliconas y bastante mejor que los muchos refritos nostálgicos con los que nos bombardea Hollywood todos los años, pero al fin y al cabo intrascendente. Creo que una secuela con un mejor guión, o un director's cut podría darnos algo mejor.

¡Ah! Pero ésta es la película intrascendente más importante de todos los tiempos, porque su importancia no está en la película en sí, sino en EL MAME. De eso se trata, ¿no? Eso es lo que todos quieren, eso es lo que vinieron a buscar: mame. ¡Mame por todos lados! ¡Todo mundo mamando! Pues buen, aquí lo vamos a abordar. Agárrense que hay mame.

El mame:



Cuando supe que iban a hacer un refrito de Los Cazafantasmas me molesté, porque por cuestión de principios de vida odio los refritos (aunque me gusta uno que otro). "Bueno", pensé "ojalá que pongan una chica en el equipo, como en Extreme Ghostbusters, porque estamos en el siglo XXI y la cosa no está ya para que los personajes femeninos sean sólo secretarias". Cuando supe que iban a hacer un equipo de sólo mujeres pensé "Hey, es buena idea", y cuando se rumoró que una de ellas sería mi amada Tina Fey, quedé encantado (y me decepcioné cuando no fue).

No pensé que fuera buena idea en sí, porque el hecho de que fueran mujeres haría que la película fuera buena ipso facto (ni lo opuesto), sino porque prometía plantear algo diferente, y por lo mismo interesante, que podría hasta justificar la existencia del refrito: no hacer exactamente lo mismo, sino explorar opciones distintas. Además, me gustan las historias protagonizadas por mujeres (debe ser por eso que cuando juego videojuegos, si es posible hago que mi personaje sea mujer).

Luego salieron los primeros avances y fue descorazonador. Los chistes eran malísimos. Pero para entonces el mame había alcanzado grandes proporciones, y por encima de todas las voces resonaban las de dos extremos: la de quienes odiaban la misma idea de esta película, y las de quienes la mamaban a huevo porque feminismo o algo.

Experimentar



La cosa va más allá de esta película y nos lleva a hablar de la experimentación con materiales clásicos. Últimamente hemos estado viendo un fenómeno en la cultura pop, en especial en los cómics de superhéroes una tendencia a experimentar como no se había visto desde principios de los 90 en que mataron a Superman. Como en aquellos años los nombres y mantos de héroes y villanos clásicos ha sido retomado por nuevos personajes, pero esta vez la diferencia es que se experimenta con género, raza y orientación sexual. Esto es natural, pues responde a las inquietudes de la época. A principios de los 90 la experimentación iba por otros rumbos, con nuevos personajes que eran más jóvenes, más imperfectos, con personalidades más atribuladas o con vidas más parecidas a las de los lectores promedio (piensen en Azrael como el nuevo Batman, o en Kyle Ryner como el nuevo Linterna Verde de esos años).

Estos experimentos pueden o no resultar bien. Puede ser que el nuevo personaje funcione, o puede que no. El simple hecho de cambiarle la edad, el género o la raza a un superhéroe no es garantía ni de éxito ni de fracaso; tiene que haber un buen trabajo creativo detrás. Sobre todo, el cambio tiene que justificarse. Creo que se nota cuándo sinceramente los creadores de cómics quieren explorar nuevos horizontes y cuándo sólo están metiendo cosas en apariencia novedosas no más para parecer cool con la chaviza, pero sin entender las implicaciones de los cambios que están haciendo. Es como cuando creadores chavorrucos quieren poner en onda a un personaje dándole un actitud juvenil y les sale ridículo, o cuando meten a un personaje negro no más pa' que no digan que son racistas, pero dicho personaje termina siendo un estereotipo. "¡Hay que mostrar que todavía somos relevantes maldita sea!"

Ahora bien, hay que aclarar un punto: en la nerdósfera hay muchos puristas. El cambio no cae bien. Les dice alguien que vivió el Superman eléctrico y que Ben Reilly fuera Spider-Man. La nerdiza se rasgas las vestiduras cuando le cambian mucho a sus personajes. Para ejemplos más recientes, acuérdense del Superior Spider-Man, cuando la mente de Otto Octavius (alias Dr. Octopus) ocupó el cuerpo de Peter Parker. Los fanboys pusieron el grito en el cielo, pero con el tiempo se dieron cuenta de que 1.- ¡Hey, en realidad no eran tan mala idea! 2.- De todos modos, todo volvió a la normalidad al poco tiempo, como suele pasar.

Volviendo a las Cazafantasmas, estoy seguro de que muchos fans están indignados porque les cambiaron un producto que amaban y que quisieran ver preservado en su estado prístino. Muchos odian la idea de un refrito en sí, y temen -absurdamente- que les arruine para siempre la versión original. El sexismo no está necesariamente detrás del rechazo a esta nueva versión (además, es una película bobalicona y no tiene por qué gustarle a todos). Es tonto e injusto acusar a todos quienes se nieguen a verla, o que le hayan dado una crítica negativa, de ser monstruos misóginos. 

Los machitrolls



Dicho esto, mucho del rechazo a la nueva versión sí ha sido misógino, y tampoco es muy inteligente negarlo. Pueden ver las evidencias aquí, aquí y aquí. De que existe sexismo en la nerdósfera, lo hay, y se puede ver cada vez que se hace una crítica feminista hacia algún producto de la cultura pop, o se hacen esfuerzos para hacerlo más incluyente: en seguida viene el acoso masivo, los insultos machistas, las amenazas de violación y muerte; en fin, las cosas que terminan convirtiendo la experiencia online en una pesadilla para la víctima. 

Incluso hay quien trata de disfrazar sus razones sexistas con otros argumentos. Me tocó alguien en mi fanpage que comentara "No me molesta que hagan un remake, peeero, ¿por qué tenían que hacerlas mujeres?" Le contesté que era para probar algo diferente, para que valiera la pena una nueva versión. Me respondió "Podrían haber hecho alguna otra cosa, no tenían que ser mujeres". O sea "aceptaré cualquier cosa menos que sean mujeres".

Hubo quien señaló que si se hubiera cambiado de género a un personaje clásico como Blanche DuBois o Scarlett O'Hara, la gente habría puesto el grito en el cielo y acusado de sexismo. Primero, bájale de huevos: Los Cazafantasmas no es ni Un tranvía llamado Deseo ni Lo que el viento se llevó, no mames; es una comedia de acción-horror muy original y propia de una década bien extraña, no una obra maestra del cine y la literatura. Dos, sí ha habido experimentos con clásicos de ese tamaño. Yo una vez vi en teatro una adaptación de Tranvía en la que el equivalente a Blanche era un hombre y seducía al machista y homófobo equivalente de Stanley. Y ahí tienen la versión homoerótica de El Lago de los Cisnes. Nada de esto arruina la versión original, sino que son experimentos artísticos que juegan con la intertextualidad y la deconstrucción de símbolos arraigados en la cultura.

Alguien incluso tuvo el tino de señalar "es LOS Cazafantasmas". No, pedazo de zoquete, es Ghostbusters y no hay nada en el concepto de atrapar espectros con rayos de protones que implique que para hacerlo haya que ser hombre. El único argumento que podría haber tenido algo de sentido decía que la original era una cinta guiada no tanto por el concepto, sino por los personajes. Que si no eran Egon, Winston, Peter y Ray interpretados por Harold, Ernie, Bill y Dan simplemente no podría funcionar. Era un temor bastante válido y con fundamentos, pero creo que al final resultó estar equivocado: Abby, Erin, Jillian y Patty, interpretadas por Melissa, Kristen, Kate y Leslie, supieron llevar adelante la película con mucha gracia y dignidad.

Muchos argumentaron que este tipo de cambios (como Thor mujer) son sólo corrección política, cosas que esas malditas feminazis y millennials hipsters arruinan al empujarnos que todo sea de viejas y negros. Una queja común va más o menos así: "está bien que quieran introducir más mujeres y negros, pero que mejor lo hagan en algo nuevo en vez de cambiar algo que ya existe." Creo que tienen un punto, no sólo porque es comprensible que a alguien no le guste que le cambien lo que conoce y ama, sino también porque nos convendría dejar de regodearnos en tanta pinche nostalgia y empezar a crear una cultura pop propia de esta década. Pero, por otro lado, es en estos espacios ya conocidos donde se puede llamar la atención del público e irlo acostumbrando a la idea de que no todos los héroes del pop mainstream tienen que ser hombres blancos heterosexuales.

¿Qué? ¿Una película protagonizada por viejas que no están ahí luciendo buenorras para mí?
¡Malditas feminazis, todo lo arruinan!


Además, hay una sección de la nerdiza a la que le molesta no el cambio, sino la inclusión. Por ejemplo, en la nueva película de Star Wars la protagonista es mujer, y dos de los personajes principales son un negro y un latino. Una queja común fue que esto se hace sólo por corrección política, sólo por cumplir cuotas. Pero aquí no se cambió nada: se trataba de nuevos personajes en una historia nueva. Para estas personas, ¿cuándo sería aceptable incluir a mujeres o gente de razas no blancas en la cultura pop? ¿Cuándo no lo desestimarían como simple corrección política? Sospecho que detrás de esta actitud muchas veces lo que se quiere decir es "está bien, pongan mujeres y negros si quieren, pero en un lugar donde yo no tenga que verlos".

Cuando salió The Force Awakens hubo grupos que gritaron que la inclusión del actor afroamericano John Boyega era racismo contra los blancos. Ahora se dice que Cazafantasmas es sexista contra los hombres. ¿Por qué? Porque en una sociedad tan racista y sexista como la actual basta con que un par de películas, entre decenas cada año, tengan protagonistas negros o mujeres para que los hombres blancos se sientan amenazados (en Latinoamérica, donde a una parte de la población le gusta sentirse aria y caucásica, la reacción racista me es todavía más chocante).

En fin, ésta es la banda que arguye un montón de motivos sin sentido para odiar de antemano una película, sin importarles la calidad de la misma en cuanto a guión, actuaciones y realización; y todo porque su verdadera motivación, de forma velada o explítica, es el sexismo.

Lxs Social Justice Warriors



Pero también hay mame del otro lado, no se crea. Hubo una bandita que nos presentaba esta película como el traje nuevo del emperador: quien no veía su grandeza, era misógino. No podía haber otras razones, como que a los fanboys no les gusta que le cambien la jugada o como que de hecho se trata de una película medio pendeja y no para el gusto de todo mundo: si no te gustó, eres un cerdo misógino y mereces toda la furia de los Social Justice Warriors. 

El ejemplo primordial lo encontré en el sitio io9, que otrora fuera más inteligente de lo que es en aquestos días, ya que degeneró en lo más chafa del politicorrectismo (tan gradualmente que no me di cuenta). Porque así como hay fanáticos que desestiman toda crítica contra la discriminación y todo intento a favor de la inclusión como simple corrección política, hay otros mamadores que dicen que la corrección política no existe y que toda acusación de malrollismo y toda medida tomada a favor de la inclusión son completamente válidas, legítimas racionales y, sobre todo, de vital importancia, y quien diga lo contrario es un engendro del mal.

io9 es el mismo sitio que hiciera un mame porque la página web de Hasbro se atrevió a decir que las velociraptor de Jurassic World eran machos cuando todos sabemos que son hembras (¡cerdos misóginos!). Bien, pues este sitio le ha estado echando porras a la nueva película de las Cazafantasmas, sin importar qué, incluso diciendo que el tráiler era graciosísimo, y por supuesto, acusando de sexista a cualquiera que pudiera no gustarle. Incluso llegó a decir que era sexista referirse al equipo como Female Ghostbusters. y que era mejor simplemente decir The new Ghostbusters

Ya es bastante confuso que a veces te digan que señalar que son chicas es sexista y que a veces te digan que no reparar en las diferencias de género lo es, pero además los argumentos para este asunto carecían de pies y cabeza, incluyendo que los que usaran esa frase creían que las mujeres no pueden ser comediantes. WTF?! Y ése es un problema con el puritanismo moral de los SJW Millennials: una expresión, el uso de una palabra, el vestir una prenda, el tener gusto por algo, bastan para categorizar a una persona como un monstruo discriminador; los contextos y los matices no importan, si dices esto es porque eres así, y eso es todo lo que se necesita saber de tu calidad como ser humano. 

El que uno pudiera usar la frase Female Ghostbusters porque, coño, eso era lo que principalmente distinguía a esta película de la original, que hasta podías usarla para expresar cosas positivas de la película, era inconcebible para los hinchas de io9. En la sección de comentarios una chica incluso se atrevió a señalar que estaban mamando, y fue atacada por los trolls que la acusaron de tener esa opinión sólo para parecer cool con los machirrines. ¡Ah, chinga! Pues si algo me parece sexista es decir que el único motivo de una mujer para pensar como piensa es darle gusto a los hombres.

Estas actitudes sólo lo hacen todo peor. Alienan a quien pudiera tener una opinión distinta con ataques a priori a su persona, y le quitan todas las ganas de querer entender el otro punto de vista. Le dan causa a los machistas para acusar a todo el feminismo de ser cosas de ñoños de primer mundo que pontifican dogmáticamente hasta por tonterías. Por eso no podemos tener nada bonito, pinches internetz.

En conclusión




A pesar de su calidad mediana como película, la tormenta de arena alrededor de Cazafantasmas, la hace un fenómeno cultural de cierta relevancia. O sea, la discusión sobre la cinta es más importante que la cinta misma. No es que sea radicalmente feminista, ni que quiera meter un discurso feminazi a huevo por las orejas. Como dice mi camarada Felipe Oliva, es más bien una película post-feminista. 

En efecto, aquí tenemos por extraordinario algo que debería ser común a estas alturas de la vida: una película protagonizada por mujeres en un género que no es tradicionalmente el de mujeres (no es un drama de amor o una comedia romántica), y ni siquiera se trata de "mujeres que triunfan en un mundo de hombres". Sólo cuatro mujeres chistosísimas, que no están ahí haciendo de taco de ojo, sino teniendo aventuras y hablando de cosas ñoñas por dos horas.

¡Además, hay niñas encantadas con la idea! Que mi sobrinitas quieran ser Cazafantasmas como yo quería serlo cuando tenía su edad me parece maravilloso. Qué bueno que tengan modelos a seguir diferentes de princesas y niñas mimadas: científicas y heroínas de acción.

En lo personal me gustaría ver más de esto, y ya espero que vengan otros ejemplos en otros subgéneros que se atrevan a dar ese paso, le duela cuanto le duela a los haters, hasta que llegue el momento en que no cause revuelo, y podamos valorar una película de zombis o superhéroes, de espías o detectives, de científicos o de aventureros, no por si sus protagonistas son hombres o mujeres, sino por su calidad.




Excepto si es de ninjas, porque ésos son putos ¬¬

9 comentarios:

mariana dijo...

tanto mame que le hicieron a la pinche película para que al final resultara MEEEH...no me sorprende...

en lo personal no he visto la película y realmente no me interesa verla (de hecho ni he visto las películas originales), pero hay que estar muy mal como para decir que "el remake va a destruir la esencia del original", porque no es como si hubieran desaparecido la original y la hubieran reemplazado con esta...

otro error grave con la película fue la promoción que se le hizo...pudo haber sido mejor, y la regaron con el tráiler...y Paul Feig tampoco fue de ayuda...

en fin, hicieron un montón de cosas mal (y a quien le fue peor fue a Leslie Jones, pobrecita), y esto debería ser una lección de todo lo que no se debe hacer al promocionar una película...

saludos Ego, ¿como ves que el desmadre que se hizo entre los críticos y los fans de Suicide Squad?

Anónimo dijo...

A mi no me gustó el personaje negro de la nueva star wars, lo sentí poco creíble y el actor me pareció medio chafón.

Aunque no sé si lo del actor sea porque el personaje no me convenció.

Joako

Volaverunt91 dijo...

Buena entrada. A mí también me gustó mucho la película, más de lo que esperaba, aunque al final se desinfla un poco. Lástima que el mal tráiler y la percepción de los remakes y los reboots le hicieron mucho daño en la taquilla.

Y sí, también me gustó Holtzmann. A uno le gusta rehabilitar mujeres dementes (o simplemente devanarse los seso con ellas).

GinHindew110 dijo...

En este post faltó la parte más importante de la historia: que la película fue un fracaso comercial

El costo de producción fue de 150 millones de dólares y la última vez que revisé la película había recaudado 150 millones que cubren el costo de producción pero no los otros 150 millones de la publicidad y distribución, incluso SONY incrementó el precio de la suscripción a Playstation Live para amortiguar las perdidas

Es cierto que la película fue un fracaso debido a las mujeres pero mas que las actrices el fallo recae en las mujeres que no fueron a ver la película cuando las feministas aseguraban que esta era la película que las mujeres habían estado pidiendo a gritos

Personalmente los cazafantasmas originales me parecieron más una historia de aventuras que una comedia y en mi visión los héroes científicos son el paralelo de los bárbaros aventureros y encuentro comprensible que las mujeres tuviesen poco interés en verlas. Pueden decir lo que quieran al respecto, pero los números han hablado

Lo de la justicia social es ridiculo, imaginense si en las peliculas mexicanas demandaramos que aparecieran gringos, chinos y negros porque también viven en el país, así como esperamos que salgan mexicanos en las producciones mexicanas es razonable esperar que aparezcan gringos en las producciones gringas y la falta de minorías se debe a la menor cantidad de actores que producen pero sobre todo a la menor cantidad de proyectos iniciados por esas minorías, Felicia Day tiene su propia compañía productora y sale en sus propias producciones, su web serie The Guild (protagonizada por ella misma) es adorada por la misma comunidad que detesta a las nuevas cazafantasmas

Que demonios, hay montones de chinos iniciando restaurantes de comida china por todo el mundo (y también de baratijas chinas) y no les demandamos que contraten un determinado numero de trabajadores negros en favor de la igualdad

Hagamos una comparación

¿Por qué no hay posts escritos por negros en este blog?

A) porque no hay negros escribiendo en este blog

B) porque Ego es un cerdo racista que no incluye afroamericanos

No recuerdo los detalles pero los negros en africa si producen su propio cine de bajo presupuesto en un sitio con un nombre similar a hollywood y no vamos a demandarles que contraten un numero determinado de blancos en favor de la igualdad, es su producción, que lo hagan como quieran, ¿de que sirve presionar por la igualdad si produce fracasos de taquilla?

Entonces, la solución para que haya mas mujeres en papeles protagónicos es *bebe de su copa* eammmmmm... que lo hagan ellas

Maik Civeira dijo...

Confundes varias cosas y haces falsas equivalencias por todas partes. No sé qué crees que demuestra el hecho de que la película haya fracasado. De verdad ahí no te entendí.

El problema con "que lo hagan ellas", es que supones que cualquiera tiene igual oportunidad de armar una casa productora y distribuir su película a todo el mundo (especialmente si son películas de géneros que requieren mucha producción). Es como lo que decías por ahí que cualquiera puede montar un negocio. Pareces ser de los que creen que lo único que hay que hacer es "echarle ganas" y que el que no triunfa es porque no quiere, como si no hubiera factores económicos, sociales y culturales.

Lo cierto es que el acceso no es igual para todo el mundo. Excepto por algunos milagros del cine independiente, las películas con mayor presencia suelen provenir de los grandes estudios, que ya tienen bien dominado el mercado en Hollywood, y que procuran no arriesgarse. Está sobreentendido que producir películas con héroes negros, o con mujeres protagonistas no es rentable, y el problema con este prejuicio no es sólo de los productores, sino del público. Es necesario que todos se vayan abriendo a nuevas posibilidades, para dar la oportunidad a las personas que por lo general no figuran allí y que traen proyectos diferentes, que pueden llegar a ser muy buenos.

No se trata de exigir que cada película tenga un número de personajes negros, latinos, asiáticos, etc. proporcional a la población de los Estados Unidos. Se trata de observar los productos culturales de una sociedad y ver cómo éstos reflejan sus valores. La crítica hacia la industria del entretenimiento, así como los proyectos que pretenden subvertir estos prejuicios, forman parte del cambio cultural.

GinHindew110 dijo...

El fracaso de la película prueba que a las mujeres no les interesan estas historias o al menos no lo suficiente, esto es un punto importante ya que fue promocionada por los movimientos igualitarios y la taquilla nos dice que su percepción del público no es correcta, es un punto importante ya que se impulsan cambios sociales basados en esa percepción

Ok, las mujeres lo tienen difícil para tener éxito en proyectos personales ¿y? ¿acaso los hombres no? los hombres fracasan todo el tiempo en todos los ámbitos y ahora que las mujeres entran en esos mismos ámbitos una parte equivalente de los fracasos serán suyos... y siempre hay mas fracasos que victorias, siempre que se habla e igualdad se les prometen los mismos éxitos pero me gustaría escuchar tu respuesta a esta pregunta: ¿alguna vez has escuchado que a las mujeres se les advierta que van a fracasar tanto como los hombres?

Las grandes productoras quieren hacer dinero y el cine no tienen ninguna obligación mas que la de ser entretenido, si alguien quiere un cambio social debe hacer su propio cine sin importar lo difícil que sea, o precisamente debido a que es difícil, pero las industrias necesitan de los productores y los consumidores y no es posible ese cambio que esperas si las personas no producen, es como decir que quieren que alguien más les dé el cambio

La industria del manga tiene toneladas de shoujo hecho por mujeres y para mujeres, las películas mexicanas menguaron cuando se dejaron de producir y se negaron a cambiar para competir, el cine africano e hindú van creciendo a medida que producen; en la necesidad primero viene la demanda y luego la oferta pero en el placer primero viene la oferta y luego el consumo ya que no hay una real necesidad de demanda, en todo este rollo de la diversidad lo primero que debe hacerse es la producción

Si, habrá montones de fracasos pero los gringos armaron hollywood con montones de proyectos fallidos, no podemos mirar solamente a sus éxitos y codiciarlos sin asumir también sus fracasos

Si, aja, no deberíamos esperar cuotas de diversidad, pero el hecho es que existen y es que a nivel internacional solamente las esperamos de los gringos, es un juicio hacia los blancos, no hacia la diversidad, es más una baratija moral que un elemento cultural ya que no se espera de ninguna otra raza

Maik Civeira dijo...

Muchacho, el propósito de los análisis es relacionar cómo los productos de consumo cultural reflejan a la sociedad que los crea y que los recibe. El propósito de las críticas es hacer que los actores involucrados (productores, creadores, público) repiensen sus valores y consideren que las cosas pueden ser diferentes ("¡hey, puedes producir una película con protagonistas mujeres y que sea un éxito!" o "¡mira, puedes disfrutar de una película con un héroe negro!"). No sé por qué te intimida tanto esto, o porque te parece necesario salir a la defensa de los hombres ("los hombres también sufren") y de la raza blanca ("nos exigen más que a los demás").

GinHindew110 dijo...

¿Condescendencia ad hominem? ni que fuera tan dificil

Mocoso, yo nunca dije "los hombres también sufren" sino "los hombres necesitan fracasar para poder tener éxito" ya que un solo trabajo no puede sostener un mercado y para eso se necesitan muchas producciones secundarias que mantengan el interés del publico, Dragon Ball requirió muchos otros shonen que fracasaran en los años en que fue publicado para poder seguir siendo publicado y lo mismo le sucedió a Sailor Moon, de este modo es obvio que cualquier producción con mujeres requiere de un mercado entero que sostenga el genero y la única solución verdadera es que las mujeres lo produzcan y que por ende fracasen para que que un reducido numero tengan éxito , es una cuestión de estadística pero parece que te sientes tan intimidado por el prospecto del fracaso que demandas que otros corran con con los riesgos de producir lo que tú deseas

Por la forma en que me describes haces sonar como si yo fuese blanco, cosa que no he dicho ni inferido, hasta me refiero a los gringos como "los gringos" pero entiendo lo ridiculo que seria si en méxico se empezaran a poner cuotas de diversidad basados en el hecho de que may personas de otras razas viviendo en el país

Maik Civeira dijo...

¿Qué? Lo más extraño de todo es que piensas que lo que dices de alguna forma responde a lo que digo. Obvio que algunos proyectos van a fracasar. De lo que se trata es, como dije en mi anterior comentario, es que existan las oportunidades de intentarlo, para triunfar o fracasar. Para ello es necesario demoler prejuicios. Tu fantasía de "es que las mujeres y las minorías quieren que se les dé todo fácil en vez de trabajar para conseguirlo" indica bien con quién te identificas. Pero no se trata de eso. De lo que se trata ya lo respondí en mi comentario anterior.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails