viernes, 23 de junio de 2017

Ciencia ficción para tiempos rebeldes



La ciencia ficción no sólo nos permite imaginar el avance de la ciencia real y de la tecnología, sino que nos da la oportunidad de explorar las múltiples posibilidades de las sociedades humanas, los temores y esperanzas que tenemos respecto a nuestras vidas individuales y colectivas. La utopía y la distopía han sido los subgéneros por excelencia para hacer experimentos mentales al respecto (piénsese en La Nueva Atlántida de Francis Bacon o Fahrenheit 451 de Ray Bradbury), pero hasta la space opera, considerada un subtipo más ligero y fantástico, puede ser un vehículo para ese propósito.

Vivimos tiempos históricos interesantes, para bien o para mal. Los primeros años de la presente década fueron marcados por una multitud de movimientos sociales masivos que se extendieron por todo el mundo, desde el Cairo hasta Nueva York, desde Madrid hasta Hong Kong. Estos movimientos fueron protagonizados principalmente por jóvenes desencantados con la situación política, las crisis económicas y la erosión de la democracia en sus países. Ya fuera protestando contra dictadorzuelos o contra el poder de las corporaciones, toda una generación obtuvo su bautizo de fuego en participación  cívica y activismo político durante esos movimientos.

Después, en la segunda mitad de la década, empezamos a vivir una violenta reacción. El ascenso del fundamentalismo islámico en Medio Oriente y de las ideologías fascistoides, ultraconservadoras y nacionalistas en Occidente. Como si el mundo hubiera dado un giro de 180 grados, aunque en realidad las fuerzas que detonaron una Primavera Democrática global siguen presentes. Pueden leer la historia completa de estos sucesos aquí.

Mientras tanto, es notable el papel de la cultura pop y de la ciencia ficción en estos momentos. La gran literatura, el arte y el cine a menudo han sido baluartes de resistencia, de crítica social y de reflexión ética, incluso de inspiración revolucionaria ante las pretensiones burdas del fanatismo y el autoritarismo. Quién lo diría, pero para ser que, en esta ocasión, uno de los bastiones de los valores progresistas y liberales, incluso revolucionarios, terminaron siendo ciertas expresiones de la industria del entretenimiento, otrora considerada invariablemente un herramienta de la ideología hegemónica. Aquí pueden ver algunas otras reflexiones al respecto.

Curiosamente, los últimos años también han visto un renacer del cine de ciencia ficción, que se había perdido casi por completo en la década anterior, dominada más por la fantasía heroica en las tradiciones de Harry Potter y El Señor de Los Anillos y por el cine de superhéroes. Películas como Moon, Inception, Gravity, Her, Interstellar, Ex Machina, The Martian o Arrival señalan la buena racha que estamos viviendo, con por lo menos una o dos obras realmente grandes cada año y otras muchas bastante buenas.

He seleccionado diez películas que caen en la categoría de ciencia ficción y que de una forma u otra forma abordan algunos de los temas más relevantes de nuestros difíciles tiempos. Son películas que denuncian los males de la sociedad contemporánea, que usan alegorías o hipérboles para señalar los peligros de la desigualdad social, de la opresión por raza, género u orientación sexual, del autoritarismo, la manipulación mediática y del poder económico concentrado en unos cuantos. Son historias que invitan a luchar contra el poder, a pelear por la libertad. Pero sobre todo, son películas en las que la esperanza, sin importar cuán oscura se torne la situación, tiene un papel fundamental. 

Su calidad varía entre la obra maestra del séptimo arte hasta la intrigante pieza de entretenimiento inteligente; sus ideologías varían desde el liberalismo progresista hasta el feminismo y el anarquismo; los monstruos a los que invita a combatir van desde el fascismo hasta el capitalismo salvaje. Algunas de ellas han provisto símbolos para las luchas en el mundo real. Y son ideales para frikis de izquierda como su seguro servidor. Ésta es la ciencia ficción para la generación Okupa. Aquí las tienen en orden cronológico:

V FOR VENDETTA
(2005)
Dir: James Mcteigue
Con: Hugo Weaving, Natalie Portman, Stephen Rea, William Hurt y Stephen Fry


Si ustedes llevan tiempo siguiendo este blog sabrán que esta película y la novela gráfica en la que se basa son de mis obras favoritas. Mezcla de los géneros distópico y de superhéroes, nos cuenta la historia de V, un misterioso vigilante enmascarado que lucha una guerra personal contra la dictadura fascista que gobierna Inglaterra. En su camino conoce a Evey, la hija de unos activistas asesinados por el régimen, y quien vivía en una tranquila mediocridad hasta toparse con V. El régimen totalitario encabezado por Adam Sutler y su partido Norsefire se caracteriza por su ultranacionalismo, intolerancia, persecución brutal de la disidencia, un aparato propagandístico que manipula la opinión pública y un sistema de vigilancia casi omnisciente que tiene a la población en temor constante. Mientras asistimos a la operación de V para destruir al régimen, conocemos más sobre cómo los fascistas llegaron al poder y lo que esto significó para el pueblo británico, en especial las minorías y grupos oprimidos.

Esta cinta quizá aborda más temas relevantes que ninguna otra de la selección (fascismo vs anarquismo, control ideológico, corrupción eclesiástica, gobierno espía, racismo, homofobia, xenofobia, opresión de la disidencia), y personalmente la he usado para mis clases de filosofía, pues puede relacionarse con varios temas y autores contemporáneos (la libertad radical de Sartre, el vigilar y castigar de Foucault, a manipulación mediática de Chomsky, el superhombre de masas de Eco o el anarquismo de Emma Goldman). Además, como habrán notado, la máscara de V se ha convertido en un símbolo de rebeldía a lo largo y ancho del mundo, apareciendo en diversas protestas y manifestaciones, en especial como emblema del colectivo hacktivista Anonymous.

CHILDREN OF MEN
(2006)
Dir: Alfonso Cuarón
Con: Clive Owen, Clare-Hope Ashitey, Julianne Moore, Chiwetel Ejiofor y Michael Caine


Del compatriota Alfonso Cuarón nos llega esta ambiciosa cinta sobre un futuro cercano en el que, por una misteriosa razón, las mujeres no pueden embarazarse y ningún niño humano ha nacido desde hace 18 años. El Reino Unido se ve inundado por refugiados que huyen de la guerra en países del tercer mundo, mismos que reciben un trato inhumano por parte de las fuerzas autoritarias del país. Al mismo tiempo, el terrorismo y la crisis ambiental se suman a los problemas de la raza humana. En este contexto Theo, un cínico funcionario de gobierno, se encuentra con Kee, una joven refugiada y la única mujer embarazada en el mundo. Diversas facciones están dispuestas a matar con tal de tener a Kee en su poder, y Theo dedica todas su fuerzas a protegerla, pues ella es el futuro de la humanidad.

Aclamada por la crítica debido a su hermosa realización, pero poco taquillera en su momento, esta cinta ha cobrado relevancia desde su décimo aniversario, cuando empezó a sobresalir por su acertada predicción de un futuro sombrío. Con un tercer mundo azotado por la guerra, Europa se vuelve más y más xenofóbica y paranoide, en especial ante la muy real amenaza del terrorismo. No estoy seguro de que sea la intención de los autores, pero una interpretación que leí me gustó mucho: la infertilidad humana en la cinta es una alegoría de nuestra esterilidad intelectual en la actualidad, pues nos vemos incapaces de encontrar soluciones filosóficas a los problemas existenciales que enfrenta. En este sentido, me llama la atención que la misteriosa organización Proyecto Humano, hacia la que nuestros héroes deben escapar, esté formada por científicos e intelectuales. Pueden leer más sobre la importancia de esta película, sin duda la mejor de la lista, en esta entrada del Pensador Sereno.

DISTRICT 9
(2009)
Dir: Neill Blomkamp
Con: Sharlito Copley, Jason Cope, David James y Vanessa Haywood


La aclamada Opera prima de Blomkamp nos habla de una nave extraterrestre que un día aparece sobre Johannesburgo, Sudáfrica. No se trata de una invasión, sino de refugiados buscando asilo. Los extraterrestres vienen débiles, enfermizos y mugrientos. Como respuesta, el gobierno sudafricano los arroja en un campamento de refugiados, más bien un gueto de miseria. Los extraterrestres son discriminados y reciben un trato inhumano por parte de la población, pero sobre todo por el gobierno y las fuerzas de seguridad. Harto de la situación, un extraterrestre llamado Christopher Johnson hace planes para escapar junto con su hijo y volver a su lugar de origen, pero serán perseguidos por un funcionario del gobierno llamado Wikus van der Merwe.

La película explora temas como la segregación, el racismo, la xenofobia y la naturaleza misma de lo que llamamos "humanidad". La inspiración más obvia es el apartheid sudafricano del siglo XX, así como las situaciones de refugiados de guerra e inmigrantes en todo el mundo, que son arrojados a zonas donde sufren pobreza y son brutalizados por los gobiernos locales mientras la comunidad internacional se hace de la vista gorda. En esta historia los extraterrestres tienen inteligencia y emociones humanas, pero por su aspecto insectoide son tratados como plagas. Si la ficción es un excelente vehículo para generar empatía, esta cinta se vuelve muy relevante en los tiempos de crisis de refugiados que estamos viviendo.

IN TIME
(2011)
Dir: Andrew Niccol
Con: Justin Timberlake, Amanda Seyfried, Cillian Murphy, Vincent Kartheiser y Olivia Wilde


Imagina un futuro en que la ciencia ha descubierto el secreto de la juventud eterna, y en el que todas las personas tienen la apariencia de alguien de 25 años. Pero esto no resuelve los problemas de la desigualdad social, para nada. Las clases dominantes han establecido una inequidad basada en el tiempo restante de vida. Cada persona tiene un tiempo determinado que además usa como divisa. Los pobres tienen que trabajar cada día para ganar algunas horas, mientras que los ricos acumulan millones de años. Cuando un ricachón deprimido le da al joven trabajador Will más de un siglo de vida, todo el orden social podría ponerse de cabeza, pues nuestro héroe se convierte en una especie de Robin Hood que está dispuesto a exponer y derribar el sistema.

Esta película pasó relativamente desapercibida y es una lástima, porque me parece sumamente pertinente después de la crisis económica iniciada en 2008. Es cierto que la premisa se antoja demasiado fantástica, pero una vez superada la incredulidad funciona a la perfección como una alegoría de la creciente desigualdad económica de nuestros tiempos, en que el un mínimo porcentaje de los seres humanos acumula más y más riquezas, mientras la brecha entre ricos y pobres se ensancha. Sobre todo, nos muestra lo absurdo de un mundo en el que existe riqueza suficiente para que todos puedan tener una vida digna, pero el sistema se las arregla para perpetuar una desigualdad artificial y mantener a la clase dominante en el poder.

RISE OF THE PLANET OF THE APES
(2011)
Dir: Rupert Wyatt
Con: Andy Serkis, James Franco, Freida Pinto, Brian Cox y Tom Felton


César es el hijo de una chimpancé que fue sometida a experimentos científicos. Como resultado, el joven simio es extraordinariamente inteligente. Adoptado por un científico y su anciano padre, César lleva una vida privilegiada. Esto es, hasta que se entera de las condiciones en las que viven los simios en la sociedad humana: hacinados en condiciones deplorables en refugios, torturados sin piedad en laboratorios científicos o expuestos sin dignidad en los zoológicos. César mismo es apartado de su familia humana y encerrado en un mal llamado refugio. Allí se convierte en líder y encabeza una revolución contra sus opresores humanos, al tiempo que un incipiente pandemia amenaza con llevar a la humanidad a su extinción.

De nuevo, si han leído este blog antes, sabrán que la original Planeta de los simios es una de mis películas favoritas, y que la considero muy superior a todas sus secuelas y refritos. También recordarán que esta nueva serie no me parece mejor que la versión de Tim Burton. Sin embargo, con el tiempo he aprendido a apreciarla, en primer lugar por su esmerada realización, y en segundo por su valor como generadora de reflexiones. El especismo y el trato hacia los animales son los temas que saltan a la vista, pero en una segunda vista vemos que también se trata de la opresión en todas su formas y de la rebeldía. El momento en el que César toma el arma de su torturador y grita "¡No!" es quizá el verdadero punto climático de la película, en el que el oprimido se niega a seguir soportando vejaciones y se decide a luchar junto con los suyos por su libertad. Estas reflexiones me llegaron por primera vez cuando supe que los normalistas de Ayotzinapa, los maestros rurales rebeldes, recurrían a esta película como una de sus fuentes de inspiración para hablar de opresión y rebeldía.

CLOUD ATLAS
(2012)
Dir: Lana y Lilly Wachowski
Con: Tom Hanks, Halle Berry, Jim Broadbent, Hugu Weaving, Jim Sturgess, Susan Sarandon, Bae Doona y Hugh Grant


Una casta de mujeres son criadas para ser entretenimiento y placer de los demás. Un hombre mayor es encerrado en un asilo de ancianos. Un joven abogado ayuda a un esclavo negro a escapar de una plantación. Una valiente periodista descubre las corruptelas de una corporación que pretende construir una planta nuclear. Un joven músico es sometido a los abusos de un viejo mentor. Una aldea primitiva es asediada por sanguinarios guerreros. A través del tiempo y el espacio conocemos las historias de muchas personas en situaciones muy diversas, ya sean trágicas, heroicas o hasta chuscas. Desde el siglo XIX hasta un futuro distópico hay algo que une la experiencia humana: la lucha por la libertad.

¡Otra película inexplicablemente infravalorada! El genial Roger Ebert fue uno de los pocos críticos que vio sus magníficas y virtudes, y hasta la dio la calificación máxima. Excelente realización, en especial el montaje, que logra narrar las múltiples historias paralelas de forma que se sienten una sola, construida sobre un eje narrativo basado en las emociones del espectador y en el aprendizaje y transformación de cada personaje. Cada historia trata de luchar por la libertad en contra de la opresión, ya sea la de instituciones sociales como la esclavitud o el poder ejercido por unos individuos sobre otros. Sobre todo, trata sobre cómo la vida de cada ser humana está conectada con todas las demás, cómo nuestras acciones tienen consecuencias en las experiencias de los otros, y nuestras responsabilidades van más allá de nosotros mismos; cada acto de egoísmo o generosidad reverbera hacia el futuro, y una muestra de heroísmo puede inspirar una revolución. Porque puede ser que lo que hagamos sea sólo una gota de agua en un océano, pero ¿qué es un océano sino millones de gotas de agua?

THE HUNGER GAMES
(2012)
Dir: Gary Ross
Con: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Liam Hermsworth, Woody Harrelson y Donald Sutherland


En un estado totalitario llamado Panem, el Capitolio es habitado por una aristocracia frívola y decadente, mantenida por la clase trabajadora que vive en los Distritos (agricultores, leñadores, mineros, obreros, etc.). Para perpetuar el miedo en la población y fomentar la rivalidad entre Distritos, el gobierno del Capitolio organiza unos juegos brutales en los que un joven y una chica de cada Distrito son puestos en una arena a matarse los unos a los otros frente a las cámaras que transmiten a todo el país los Juegos del Hambre. Pero las cosas cambian cuando la joven Katniss Everdeen se ofrece voluntaria como tributo para los juegos. Entonces ella, sin quererlo, se convertirá en un símbolo de rebelión contra el sistema.

La primera vez que vi esta película no se me hizo la gran cosa. Conocía antecedentes, desde The Running Man hasta Battle Royale, por lo que la premisa no me pareció en absoluto original. Pero después de volverla a ver, y sobre todo tras checar las continuaciones, ha aprendido a apreciarla. Recomiendo que vean la saga completa, todas valen la pena (aunque las dos últimas tienen mucha paja y bien podrían haber sido una sola peli larga).

Hay muchas cosas que me gustan de esta saga. A diferencia de los protagonistas de otras historias de fantasía heroica, Katniss no es una "elegida". Es una persona con habilidades sobresalientes, además de un gran valor e integridad moral, pero no es ni siquiera la líder de la revolución, sino alguien que se ve metida en una situación más grande que ella misma por azares de la vida. Katniss es idealista, pero no es utópica. Es decir, que se mantiene fiel a sus principios con total rigidez y honestidad; en ella no hay malicia, ni engaño, sino una cadidez que a veces raya en la ingenuidad. Pero no era su intención cambiar al mundo ni convertirse en líder, sino proteger a sus seres queridos.

También me gusta que la moral maniquea de la primera película se vuelve más compleja conforme avanza la historia. En efecto, uno de los peligros de los que advierten estas películas es que la revolución puede dar lugar a una tiranía igual de perversa que la que derrocó. Entre otros temas que aborda están la explotación económica entre clases sociales y la represión violenta de la disidencia por parte del Estado. Pero el asunto central es quizá el poder de los medios de comunicación. Los Juegos del Hambre son la máxima expresión del control mediático en esta sociedad del espectáculo, una suerte de reality show en el que la gente muere de verdad con el doble propósito de entretener a los aristócratas y amedrentar a los trabajadores. Pero los medios de comunicación pueden ser también un arma del cambio y demuestran el poder de los símbolos para inspirar esperanza y rebeldía.

Dediqué más líneas a esta serie que a ninguna otra en esta entrada por un par de razones. La primera es que nunca me había tomado la molestia de hablar de ella, a pesar de que mis lectores me lo habían estado pidiendo desde hace tiempo, así que no tengo ningún otro texto al cual redirigirles. La segunda es que quiero compensar por el poco crédito que le di al principio. En realidad, aunque no es la obra más profunda y compleja sobre el tema, teniendo en cuenta que está dirigida a un público juvenil, lo es mucho más de lo que había reconocido al principio. Me parece muy interesante que una generación esté creciendo con estos libros y sus películas.

Como muestra del poder de los símbolos de que les hablaba, déjeneme contarles una historia que me sorprendió gratamente y emocionó mucho. El saludo de Katniss, con los tres dedos de una mano en el aire, se convirtió en un símbolo de protesta en Tailandia, a tal grado que el gobierno militar de ese país prohibió que se hiciera en público.

SNOWPIERCER
(2013)
Dir: Bong Joon-Ho
Con: Chris Evans, Tilda Swinton, Song Kang-Ho, Go Ah-sung, John Hurt y Ed Harris


En un mundo congelado, los últimos sobrevivientes de la humanidad viven en un tren supertecnológico de varios kilómetros de largo que da la vuelta al mundo una y otra vez. En la locomotora vive Wilford, el genio visionario que construyó la Máquina. Desde el frente hasta el cabús, el tren está férreamente dividido en clases sociales, y en la parte trasera viven hacinados los más pobres, obligados a comer masacotes horrendos y permanecer en las penumbras y la humedad. En cambio, los de la parte delantera gozan de lujos, manjares, luz y mucho espacio. Curtis, un héroe de la clase más pobre, está decidido a cambiar esta situación y se lanza en una feroz revuelta para llegar hasta la locomotora.

Una de las películas de ciencia ficción más aclamadas de los últimos tiempos. En lo personal tengo problemas con su estructura narrativa: está llena de non sequitur y de giros argumentales que no tienen mucho sentido, además de que la premisa tan fantástica es difícil de comprar. En cambio, eso se compensa con una realización extraordinaria y actuaciones excelentes.

Como se habrán dado cuenta, se trata de una alegoría de la desigualdad económica y social del mundo capitalista. El poder usa todos los métodos a su alcance para mantener un sistema desigual que no debería ni existir porque los recursos son suficientes para que todos vivan dignamente. Pero tratan de convencer a todas las clases sociales (y quizá, a sí mismos) de que la sociedad es una maquinaria como el tren y que para funcionar se requiere de piezas diferentes y que cada una cumpla su función. Es decir, se trata de justificar la desigualdad diciendo que ésta es fundamentalmente justa y necesaria. La deconstrucción y crítica de esa clase de discursos es el elemento más interesante de la película.

MAD MAX: FURY ROAD
(2015)
Dir: George Miller
Con: Tom Hardy, Charlize Theron, Hugh Keays-Byrne y Nicholas Hoult


En un desierto postapocalíptico (es decir, Australia), la humanidad ha quedado dividida en tribus semibárbaras. Los recursos más peleados son el agua, las armas y municiones, y la gasolina que da poder a los vehículos extravagantes, la única forma de moverse entre los oasis de este desierto. Immortan Joe y su élite de matones gobiernan con puño de hierro una pobre comunidad, y ejercen su poder controlando su acceso al agua y con un ejército de muchachos adoctrinados en un fanatismo cuasi religioso. Sin embargo todo cambia cuando la principal de sus guerreras, Imperator Furiosa, se rebela contra él y escapa de ahí liberando a las mujeres de harem de Joe. Furiosa deberá unir fuerzas al guerrero nómada conocido como Mad Max si quieren enfrentarse a tiranía de Joe y sus fanáticos.

A mi gusto la mejor película de aquel año, Fury Road es una obra de arte. Visualmente hermosa en cada fotograma, es de una exquisitez estética difícil de encontrar en el cine comercial hoy en día. Su historia es sencilla, pero sus implicaciones feministas le han ganado el aplauso casi universal. Por un lado nos muestra una sociedad, como ocurre a menudo en el mundo real, en la que un tirano oprime a su pueblo perpetuando su misera a través del monopolio de la riqueza. Pero más que nada nos muestra el papel que las relaciones entre géneros tiene en esta desigualdad.

Immortan Joe rige una sociedad hiperpatriarcal, en la que él es venerado como una figura casi divina, en la que las mujeres son reducidas a ganado para la reproducción y el placer de sus dueños, y en la que los hombres son adoctrinados en un absurdo credo guerrero para ser usados como carne de cañón. A esto se opone la pequeña banda de rebeldes de Max y Furiosa; entre ellos hay equidad de género, entre ellas hay sororidad. Por sobre la agresión y la competitividad privilegiadas en el mundo machista, valores considerados femeninos, tales como la cooperación, la empatía, la generosidad, priman y dan cohesión y armonía, y la posibilidad de transformar el mundo.

STAR WARS: ROGUE ONE
(2016)
Dir: Gareth Edwards
Con: Felicity Jones, Diego Luna, Ben Mendelsohn, Forest Whitaker y Mads Mikkelsen


El Imperio es una organización totalitaria que gobierna la Galaxia sin misericordia. Una pequeña Alianza Rebelde ha surgido para enfrentarlo, pero el Imperio tiene una nueva arma: la Estrella de la Muerte, capaz de destruir planetas enteros. Jyn Erso, hija de un científico secuestrado por el Imperio, y criada por una banda de guerrilleros radicales, encabeza al escuadrón Rogue One de la Alianza Rebelde, y se lanza en la búsqueda de los planos de la superarma, lo que podría obtener la forma de destruirla y brindar esperanza a la Galaxia. Aunque ayuda ser fan de la saga para apreciar esta película por completo y emocionarse con todo lo que pasa, no es necesario para entender esta universal historia de tiranía y rebelión.

Si me conocen, saben que Star Wars es una de las cosas que más amo en esta vida, y esta película es justo la que necesitábamos en estos tiempos. Que el Imperio está basado en el nazifascismo es obvio, pero las implicaciones no terminan allí. El Imperio está dirigido por hombres blancos, mientras que la Alianza está conformada por una diversidad de razas entre cuyas combatientes y líderes se encuentran mujeres extraordinarias. Rogue One mismo está encabezado por una mujer y sus colaboradores más cercanos son un latino, dos asiáticos, un medioriental y un robot muy humano.

Star Wars siempre ha sido muy inspiradora, y este capítulo es uno de los mejores. Su importancia política actual quedó manifiesta con el boicot que los seguidores de Trump le impusieron por considerarla "propaganda feminista". Cuando el iletrado Donald Trump y su caterva de oscurantistas negacionistas de la ciencia ascendieron al poder en Estados Unidos, surgió el movimiento de los Rogue Scientists, científicos y técnicos que han llevado a cabo diversas acciones de resistencia contra el nuevo régimen de la ignorancia. Desde los científicos de la Universidad de Pensilvania que descargaron información sobre el cambio climático para evitar que el actual gobierno lo borre (cuyas acciones recuerdan directamente a lo que hicieron Jyn Erso y su equipo), hasta las cuentas Rogue de instituciones científicas del gobierno, que se negaron a acatar la orden de Trump de no proveer información al público (uno de los logo usados por Rogue NASA es precisamente el de la Alianza Rebelde), las apasionantes historias de científicos insurrectos inspiran y dan esperanza.

Volviendo a nuestra película, cuando los atemorizados líderes rebeldes le espetan a Jyn qué oportunidad podrían tener contra la Estrella de la Muerte, ella replantea la cuestión: "¿Qué oportunidad? ¿Qué opción tenemos? Si le dejamos tanto poder a un enemigo tan malvado, estaremos condenando a la Galaxia a una eternidad de sumisión. ¡El tiempo de pelear es ahora!." Jean-Paul Sartre había dicho que debemos combatir al fascismo no porque sepamos que podemos ganar, sino porque es fascismo. Encontré eco de esa idea en las palabras de Jyn Erso. Rogue One nos recuerda que las rebeliones se fundan en la esperanza de que un mundo mejor puede existir, aunque no todos los que luchen por ese objetivo vivirán para disfrutar de él. Pueden leer más sobre política e ideología de Star Wars aquí, y mi reseña completa de Rogue One aquí.

DE PILÓN

Si todavía les quedan ganas de seguir nerdeando y chaireando al mismo tiempo, les dejo algunas otras que se quedaron fuera de la lista, ya sea porque no son tan buenas o porque las luchas que presentan son más individuales que sociales, o porque les falta el elemento de la esperanza en su sordidez.

MOON (Duncan Jones, 2009) Sam es un trabajador que se encarga casi en completa soledad de una estación minera en la Luna. Su única compañía es una inteligencia artificial llamada Gerty. Los minerales que se extraen en la Luna son los que proveen de energía a la Tierra. Pero un accidente inesperado revela las verdaderas intenciones de Lunar Industries, que pretende que Sam trabaje hasta morir y nunca regrese a casa. Es una crítica a la cosificación del ser humano en el capitalismo y una advertencia más contra el poder de las corporaciones.

NEVER LET ME GO (Alex Garland, 2010) Un grupo de clones son criados en cautiverio para usar sus órganos en beneficio de gente rica. Es como La Isla, pero buena, inteligente, artsy y con corazón. El tema central es, como en Mooon, la cosificación de los seres humanos, el convertirlos en recursos para el uso de los que tienen más dinero. No la incluí en la lista porque es bastante deprimente y porque nuestros clones nunca toman la iniciativa de rebelarse contra su destino.

ELYSIUM (Neill Blomkamp, 2013) Otra del director de District 9, aunque no tan buena como su predecesora. En el futuro la Tierra es un basurero contaminado donde viven los pobres, mientras los ricos viven en una estación espacial llamada Elíseo con todos los lujos y comodidades. Es una buena fábula sobre desigualdad económica y social, la inmigración y el racismo (los pobres son casi todos de piel oscura y los ricos son casi todos blancos). No la puse para no repetir tema y director.

THE PURGE: ANARCHY (James DeMonaco, 2014) Esta serie tiene una premisa muy interesante, pero una realización mediocre. La "buena" de la trilogía es ésta, la segunda. En el futuro, durante una noche al año todas las leyes se suspenden y la gente se mata entre sí impunemente. Aunque claro, las víctimas son siempre los más pobres, que no pueden comprar armas ni protección. Es una buena crítica a la lucha de clases y al concepto libertariano de libertad: la de los que más tienen. Particularmente agudo es el momento en el que un personaje clama "¡es mi derecho constitucional!" matar y violar, sin detenerse a pensar en si es moral lo que hace. Como los fans de las armas en gringolandia, pues.

EX MACHINA (Alex Garland, 2015) El villano es un típico genio de Silicon Valley obsesionado con hacer alardes de masculinidad; el protagonista es un nice guy incauto que cree encontrar el amor en donde menos lo esperaba; nuestra heroína es Ava, una robot demasiado humana. Ava y sus hermanas son el sueño de una sociedad sexista: la mujer sin voluntad, reducida a una propiedad para el servicio y el placer. Se trata una fábula bastante literal sobre la objetificación de las mujeres, en la que el villano sí es el villano, pero el nice guy que se cree héroe no lo es en lo absoluto.

¿Qué tan rebelde puede ser un producto de la cultura de masas? ¿Cuánta rebeldía permitirá la industria del entretenimiento colarse por ahí? No mucha, quizá. Por ejemplo, Star Wars es ahora propiedad de Disney, que representa al "capitalismo incluyente", que permite la entrada a minorías raciales, mujeres y personas queer, pero que no cuestiona el orden socieconómico. El fascismo es un villano fácil y poco controversial porque históricamente su maldad es aceptada.

Sin embargo, deben tenerse en cuenta dos cosas. Una, que aunque trabajen bajo la sombra de una corporación, los creativos siguen siendo seres humanos con sus propias ideas e inquietudes, y no es raro que algunos de ellos logren hacer pasar sus pequeños mensajes subversivos, que los jefes dejarán pasar si resultan taquilleros. Dos, que los símbolos y significados de estas historias, independientemente de su origen, pueden ser y han sido apropiadas por el público de diferentes maneras, como emblemas de la lucha y el cambio, tal como pudimos ver varios ejemplos aquí.

Con eso terminamos, camaradas. Si después de ver estas películas no tienen ganas de derrocar a un gobierno, por lo menos sí se habrán puesto a dar unas buenas pensadas. Ahí me cuentan sus opiniones o si ustedes habrían agregado o quitado alguna. Y recuerden: las ideas son a prueba de balas.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

La película de V de Vendetta malinterpreta mucho la obra original. Y no lo digo porque hayan resumido mucho ni porque hayan hecho a V el héroe absoluto (de esto ultimr se queja mucha gente, la verdad yo creo que en el comic V también es el héroe absoluto). En la película V es asexual hacia Evey primero para jugar con la posibilidad de que es su padre y luego para sugerir que, o bien él era gay (y que por eso estaba en el campo de concentración) o era un "concepto" o una idea más que un ser humano y por eso era asexual. La verdad a mí me gusta ver a V como homosexual (no es que hayan por ahí muchos héroes homosexuales populares)... Además está este hombre homosexual que le gusta leer la Corán por su poesía (WTF?!)...

Anónimo dijo...

Perdón, quise decir "en el cómic V es asexual*"

Mario García dijo...

Te faltó "Her" Mike. O incluso Black M.".

Anónimo dijo...

No me parece que las películas de Star Wars más recientes (las de Disney) tengan tanto mensaje político. Las películas originales son más interesantes en ese sentido. Incluso las "precuelas" de George Lucas tan vapuleadas tratan los asuntos políticos con mucho más detalle, por ejemplo, sobre el surgimiento de los regímenes totalitarios. Disney parece que le saca la vuelta a esos temas y quisiera vender películas que son entretenidas pero sin meterse en polémicas de este estilo. Al menos en este aspecto las películas de Disney no son mejores que las precedentes.

Otra película que pudiera haber sido incluida en esta lista y que es muy interesante es THX 1138, también de George Lucas. Otra es Ghost in the Shell (la versión anime), que por cierto tiene una trama y un mensaje muy densos. Muy recomendable es la serie animada Aeon Flux de MTV (no tanto la película), también sobre el tema de las distopias.

Maik Civeira dijo...

¡Hola, a todos!

Anon1: Si comparamos la película con la novela gráfica, siempre la primera va a salir perdiendo. Es más simple, no sólo por la parte narrativa, sino la filosófica y la ética. Y está romantizada. Pero hay que tratar de verla por lo que es, y como peli me parece que se mantiene muy honrosamente por sí misma. Checa el enlace que colgué al respecto.

Mario: No incluí "Her" en la lista porque creo que no cumple con los criterios, aunque definitivamente es una de las mejores pelis de CF de la década. De hecho, la mencioné por ahí precisamente por esa razón. Y pos "Black Mirror" es una serie.

Anon2: Creo que tu crítica se aplica a "The Force Awakens", pero no a "Rogue One", que me parece más política que la Trilogía Original (que, fuera de algunos momentos, es más un viaje espiritual y personal). La Trilogía de Precuelas es mucho más política, y ése es uno de los aspectos más interesantes. No la incluí porque quería poner sólo pelis con un margen de aprox 10 años, y ya había escrito ampliamente sobre ellas (puse el enlace en esta entrada) Además, EpI y EpII son malosonas.

Por lo mismo de la temporalidad no puse las muchas distopías y otras historias de ciencia ficción social que habría podido incluir, desde "Metropolis" hasta la adaptación de "1984" o incluso "The Matrix".

Muchas gracias por leer y comentar. ¡Saludos!

Anónimo dijo...

¿Como es que todo el mundo ignora el pésimo guión de Rogue One? Eso es diálogos eran penosos, ¿y el Gran Moff Tarkin con gráficas de PS3? Cuando salió Civil War muchos se quejaban del joven Tony Stark, y eso que ese efecto fue una maravilla (y más comparándolo con este)...

¿que mensaje político tiene Rogue One que no tenga la trilogía Original? Es el mismo imperio dictatorial/facista/autoritario... No veo que agrega Rogue One en ese aspecto...

Otra cosa, ¿como es que el piloto es indio?¿no se supone que (en esos tiempos) todos los del imperio eran blancos?¿o es que no había espacio en el equipo para una persona blanca aparte del protagonista?

Maik Civeira dijo...

Anon3: No comparto lo de "pésimo guión". Tiene algunas fallas, pero se mantiene bastante bien, y la segunda mitad de la película compensa las debilidades de la primera. Aquí hay un buen análisis:

https://youtu.be/gsIQa7sH5_Y

Y fíjate que ese Tarkin tan falso logró engañar a quienes no sabían que Peter Cushing murió hace mucho.

Bodhi es un piloto carguero; no forma parte de las fuerzas armadas. Por eso puede no ser blanco.

"¿Qué mensaje político tiene Rogue One que no tenga la trilogía Original?" No mucho, realmente. Pero la selección era de películas de los últimos años, y ésta aparece como una digna representante de SW, portando y manteniendo vivos los mensajes originales hacia los tiempos presentes.

Como dije en mi reseña de Rogue One:

Rogue One baja a Star Wars al nivel de la calle, literalmente, y nos muestra que la guerra siempre es un asunto sucio, en que hasta “los buenos” se ven obligados a llevar a cabo acciones moralmente cuestionables, y en que los inocentes pueden quedar atrapados en el fuego cruzado. La realización de las secuencias de batalla parecen salidas de películas bélicas y de inmediato traen a la mente nombres como Vietnam o Irak, y he allí uno de los más grandes aciertos de la dirección de Garreth Edwards.

Me parece que la intención de la cinta no es tanto caracterizar a cada personaje individual sino darnos un retrato de la Rebelión en su conjunto: así vemos a los “radicales” de Saw Gerrera (Forest Withaker) que no temen usar métodos drásticos, pero efectivos, para enfrentarse al Imperio; al temerario Cassian Andor (Diego Luna), que hace el trabajo sucio de la Rebelión; al desertor Bodhi Rook (Riz Ahmed), que ha visto demasiados horrores y busca la redención; a los restos de la antigua religión Jedi, el cínico Baze Malbus (Jian Wen) que ha perdido la fe, y su camarada Chirrut Îmwe (Donnie Yen) que se aferra a ella.

En un ambiente en el que crece el odio y el autoritarismo gana terreno, nos presenta la lucha de un grupo de marginados (los personajes principales pertenecen a alguna minoría étnica y están liderados por una mujer), contra una tiranía fascista compuesta por militares que son hombres blancos. Los mismos escritores de la cinta, Chris Weitz y Gary Whitta, tuitearon al respecto el mismo día de la victoria de Donald Trump en los Estados Unidos, y la relevancia política de esta cinta quedó de manifiesto cuando los blancos supremacistas de la alt-right llamaron a un boicot en su contra por considerarla “propaganda feminista y racismo contra los blancos”.

http://egosumqui.blogspot.mx/2016/12/las-rebeliones-se-fundan-en-la-esperanza.html

Anónimo dijo...

(Soy "Anon3") bueno, obviando que Rogue One es una película de guerra (la primera de Star Wars desde mayormente del género de películas de guerra) porque eso no viene al caso tenemos que lo único que aporta es que los heroes son todos no blancos (oh, vaya, excepto la protagonista, ¿quien lo diría? Un pequeño elefante en la habitación)... ¿pero las protestas fueron simplemente por eso, no? Por eso de que los héroes en su mayoría no eran blancos..

Gracias por aclarar el punto del indio. Y sobre lo de Gran Moff Tarkin... En verdad me dejas perplejo, deben ser realmente ciegos...

Sobre el guión también me pones a pensar. ¿Será que subconscientemente no perdoné a la segunda parte por los errores de la primera?¿me estás diciendo que la película no estaba tan llena de oneliners, situaciones sin sentido y chistes forzados como yo la recuerdo? No entendí porque Saw Guerrera decidió morir, y ese anroide tenía "alivio cómico" escrito en la espalda. Además la película estaba llena de momentos clichés (como las ultimas palabras de Mads Mikkelsen, sufrí en ese momento por lo cliché que fue).

Se que sueno sarcástico, pero es que escribo conforme pienso. En realidad voy a tomar en cuenta tu opinión. Me consta que estaba sugestionado cuando la vi porque odié mucho la anterior película de este director (Godzilla).

Maik Civeira dijo...

Amigo, ya no sé qué más decirte sobre lo que aporta esta película :/
Y sí, la protagonista es blanca, pero ¡oh, elefantes! ¡Es mujer!

Unknown dijo...

En dos horas entraré a trabajar y no he dormido. Cloud Atlás me atrapó. Yo también la pasé por alto y qué grata decepción, me encantó. :)

Alida Corey dijo...

Cosmopolis!

Maik Civeira dijo...

¡Me da mucho gusto, Unknown!

Alida: yo no diría que Cosmópolis es ciencia ficción, pero por ningún lado... Aunque sí es una película básica que refleja los tiempos que vivimos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails