jueves, 9 de noviembre de 2017

Extremismo y conspiranoia



“Las leyendas atraen a lo mejor de nuestros tiempos, así como las ideologías atraen al promedio, y los murmullos sobre horrorosos poderes que están detrás del escenario, atraen a lo peor de lo peor.”
INTRODUCCIÓN

Hace poco les hablé de Los orígenes del totalitarismo de Hannah Arendt, una lectura obligatoria para empezar a entender cómo surgieron y cómo funcionaban los monstruos del nazismo y estalinismo, y al mismo tiempo echar luz sobre lo que sucede estos días con el auge de los fascismos.

Entonces les decía que Arendt hace énfasis en la importancia de las teorías conspiratorias en la conformación y consolidación de los movimientos totalitarios. No fue la única; también Karl Popper, autor de La sociedad abierta y sus enemigos hizo referencia a cómo los movimientos extremistas, que destruyeron la democracia en sus propios países y sumieron al mundo en baños de sangre, se sirvieron de las teorías conspiratorias. Para propósitos de esta entrada, usaré puras citas de la obra de Arendt.

Una teoría de la conspiración es una narrativa según la cual por lo menos algunos de los acontecimientos más importantes del mundo y la historia están manipulados por una cábala secreta que ostenta el poder, así sean los illuminati, los judíos o los extraterrestres reptilianos de Alpha Draconis. Sostiene que la realidad aparente, tal como se nos muestra en los medios de comunicación, los libros de texto, el consenso científico y demás, es una ilusión creada por esos malvados grupos para ocultar la realidad tal cual es.




Bueno, desconfiar de la autoridad es muy sano. El problema es que los teóricos de la conspiración (o como nos gusta llamarlos, conspiranoicos) van más allá de sospechar que los poderosos hacen cosas chuecas que nos ocultan; ellos creerían cualquier ficción, sin importar cuán absurda, sobre las personas o grupos a los que odian. Para explicar por qué la conspiración no sale a la luz, le atribuyen una omnipotencia increíble y una ubicuidad tal que incluiría a prácticamente todo el mundo: los gobiernos, los medios, los expertos, la academia, los científicos, etcétera.

“Como los demagogos que les precedieron, los portavoces de movimientos totalitarios poseían un instinto infalible para todo aquello que la propaganda partidista o la opinión pública ordinaria no se interesara en tocar. Todo lo escondido, todo lo sucedido en el silencio, se convierte en algo de lo más significativo, sin importar su relevancia intrínseca. La turba realmente creía que la verdad era cualquier cosa que la sociedad respetable pasara hipócritamente por alto.”

Mucho se ha dicho acerca de la difusión de teorías conspiratorias y noticias falsas en la era digital. Lo que hace algunos años era cosa de unos cuantos loquitos a los que era fácil ridiculizar pintándolos con sus sombreros de aluminio, hoy es problema que se ha salido de control, que ha llevado a los adherentes a tales teorías a puestos de poder (como el mismo Donald Trump con sus delirios de que “el cambio climático es un complot chino”) y empezado a causar estragos en el bienestar de las personas (como los movimientos antivacunas, que han provocado el regreso de enfermedades casi erradicadas en el mundo desarrollado).

La creencia en teorías conspiratorias es en parte el resultado de características psicológicas innatas en el ser humano, que nos hacen detectar patrones hasta donde no los hay y atribuir intencionalidad y agencia donde sólo hay procesos aleatorios o sumamente complejos.

 “Lo que convence a las masa no son los hechos, ni siquiera hechos inventados, sino la consistencia de un sistema del que presumiblemente son parte […] Lo que las masas se niegan a reconocer es lo fortuito de la realidad. Están predispuestas a las ideologías porque explican los hechos como simples ejemplos de leyes y eliminan las coincidencias al inventar una omnipotencia que está supuestamente a la raíz de todos los accidentes. La propaganda totalitaria prospera en esa huida de la realidad a la ficción, de la coincidencia a la consistencia. […] La huída de las masas de la realidad es un veredicto en contra del mundo en que son forzadas a vivir y en el que no pueden existir, ya que la casualidad se ha convertido en su amo supremo y los seres humanos necesitan la constante transformación de lo caótico y accidental en patrones artificiales de relativa consistencia.”

Pero además las teorías de la conspiración florecen en épocas de crisis y conflictos; son síntoma de la disolución de los lazos de confianza entre los miembros de la comunidad; son reacciones viscerales a cambios sociales drásticos que no pueden explicarse de manera simple. Y son armas perfectas para los movimientos extremistas porque, al contagiar a miles de personas con una visión delirante del mundo, las pueden atraer a sus filas.

“La revuelta de las masas en contra de la realidad, el sentido común y todo lo plausible en el mundo fue el resultado de su atomización, la pérdida de su estatus social junto al cual perdieron todo el sector de relaciones comunales en cuyo marco el sentido común tiene valor. En tal situación de desamparo social y espiritual, la mesurada comprensión de la interdependencia entre lo planeado y lo arbitrario, lo accidental y lo necesario, no puede darse más. La propaganda totalitaria puede insultar al sentido común tan escandalosamente sólo cuando el sentido común ha perdido toda validez.”




Hay teorías conspiratorias de todos los colores políticos, pero de las que quiero hablar en esta entrada son las que promueven los grupos de ultraderechas en Occidente, llámense alt-right, neonazis, nacionalistas blancos o lo que sea. Como todos sabemos, la teoría conspiratoria por excelencia es la del complot judío internacional para controlar/joder al mundo. Por décadas antes de que Hitler encendiera el horno, se fue cocinando una conspiranoia según la cual los judíos controlaban los hilos del mundo; que estaban detrás de las revoluciones, del auge de las ideas socialistas, de las crisis económicas, de los cambios sociales, de la inestabilidad política y, en fin, de todo lo malo que a usted se le pudiera ocurrir.

El texto base de este disparate (aunque no fue lo que la inició) son los infames Protocolos de los sabios de Sión, que presenta a los judíos reunidos como villanos de esos que se frotan las manos y se retuercen el bigote mientras alardean de su maldad; una visión tan pueril y caricaturesca que cualquier persona con dos dedos de frente se dio cuenta de inmediato que se trataba de un fraude. En efecto, la falsedad de los Protocolos ha sido conocida desde un primer momento, pero ha pasado a la historia, junto con La carta del Preste Juan o la Donación de Constantino como uno de los documentos falsos que ha influido más en la historia humana porque, bueno, somos una especie crédula y manipulable.

Hablando de crédulos y no tener dos dedos de frente, uno de los fanses de Los Protocolos fue ni más ni menos que don Adolfo Hitler, el fracasado pintor y exitoso genocida, quien en su Mein Kampf aseguraba que era la neta del planeta.

“El espejismo de un dominio judío ya existente fue la base para la ilusión de una futura dominación mundial alemana. Esto es lo que Himmler tenía en mente cuando dijo que ‘le debemos el arte del gobierno a los judíos’, específicamente a los Protocolos, que ‘el Führer se había aprendido al pie de la letra’.”

Y bueno, ya sabemos cómo resultó eso: en el asesinato en masa de millones de judíos, gitanos, homosexuales y otros grupos indeseables para los nazis. Las teorías conspiratorias modernas de la extrema derecha retoman el complot judío internacional, pero también tienen nuevos delirios.


REVISIONISMO HISTÓRICO



Básicamente, dicen que todo lo que sabemos de Hitler, los nazis y el Holocausto es mentira. En su versión de la historia, Hitler ni siquiera era racista; no odiaba a los judíos como raza, sólo quería salvar al mundo de la conspiración judía internacional.

Dicen que el exterminio sistemático y deliberado de los judíos y otros grupos nunca ocurrió, o que las cifras están infladas. Que los campos eran de concentración, no de exterminio y que los judíos se murieron allí por hambre o enfermedades, no porque los hayan querido exterminar. ¡Valiente excusa! Mucho ojo, que de negar el Holocausto a justificar el Holocausto hay sólo un paso, y si hablas con un negacionista el tiempo suficiente te va a decir “bueno, pero lo merecían”.

Estas visiones son insostenibles frente a toneladas de evidencia histórica, pero lo más importante es que los nazis nunca negaron sus crímenes, ni sus objetivos (no se iban a contentar con los judíos; los eslavos eran los siguientes), ni sus ideales racistas. Todo está documentado, hasta por ellos mismos. Y es aquí donde se convierte en verdadera conspiranoia: nos han hecho creer todo esto los amos del mundo, que son, adivinen, los judíos.

“El objetivo de estos constructos tan variados era siempre revelar la historia oficial como una broma, demostrar una esfera de influencias secretas de la cual lo visible, lo rastreable, lo conocido de la realidad histórica era sólo una fachada erigida explícitamente para engañar al pueblo”


MARXISMO CULTURAL



Ya les he hablado de este término, que los conspiranoicos de derechas usan para llamar a cualquier cosa que sea de izquierda o liberal, desde los movimientos LGBT y el feminismo, hasta la crítica a los excesos del capitalismo actual. Ante la imposibilidad de explicarse un mundo que está cambiando y en el que cada vez más personas están a favor de la diversidad, la inclusión y la tolerancia, atribuyen estos cambios sociales a la infección de una ideología que lo permea todo desde las universidades hasta Hollywood.

En sus versiones más moderadas, los derechistas te dirán que el marxismo cultural es una moda intelectual que los bobos siguen sin darse cuenta de que lo que están difundiendo realmente es comunismo. En su versión totalmente conspiranoica, se trata de una ideología perversa creada expresamente por, ya saben, los judíos, para destruir el mundo occidental con banderas de arcoíris y manifestantes topless.

“Ante la alternativa de enfrentar el desarrollo anárquico y la arbitrariedad total de la decadencia, o rendirse a la consistencia rígida y fantástica de una ideología, las masas siempre escogerán lo segundo y estarán listas para pagar un costo individual, no porque sean malvadas o estúpidas, sino porque en el desastre general este escape les garantiza un mínimo de amor propio.”


GENOCIDIO BLANCO



Es aquí donde la cosa se pone loca (aun más). Según esta conspiranoia, los blancos son una clase oprimida que corre el peligro de ser exterminada. Se basa en dos hechos: la migración desde otras partes del mundo hacia Europa o Norteamérica existe, y la tasa natalidad en los países de primer mundo (de población principalmente blanca) ha descendido en las últimas décadas.

A ello le suman el detalle de que algunos de los dueños de medios de comunicación más importantes del mundo son judíos y voilá, tienen un non sequitur del tamaño del Tercer Reich: los judíos están impulsando la eliminación de la raza blanca. Según los alt-righteros, todo movimiento a favor de los derechos de los migrantes, de dar asilo a los refugiados o de combatir el racismo sistémico en la sociedad y la cultura, tienen el objetivo de cometer un genocidio blanco.

“Simples falsificaciones desde el punto de vista académico eran sancionadas como historia cuando los movimientos las sostenían y pretendían obtener de ellas la inspiración necesaria para actuar.”

Tal narrativa sólo puede ser sostenida con falacias y falsedades. Para empezar, no se puede llamar genocidio si no estamos ante un asesinato masivo. Ciertamente no está pasando nada ni remotamente parecido a los verdaderos genocidios que han ocurrido a lo largo de la historia humana.

Lo que sucede son cambios demográficos, del tipo que siempre están teniendo lugar. Es la proporción relativa de los “blancos” (las razas humanas son un constructo social bastante reciente y que no tiene valor científico alguno)  la que está disminuyendo ante otros grupos étnicos, no el número total. Esto se explica porque en las sociedades desarrolladas, con un bajo índice de mortalidad infantil, equidad de género, prosperidad material y muchas expectativas académicas y laborales, las familias deciden tener menos hijos. De hecho, eso se contagia a los migrantes, y tras una o dos generaciones, su tasa de natalidad cae también.

Por eso algunos alt-righteros han preferido llamar al fenómeno “remplazo étnico”. O sea, dicen que las otras razas están lentamente “desplazando a los blancos” y que así las cosas los blancos terminarán siendo minoría. Este escenario es sólo de temer para quien realmente cree que las “razas humanas”, las naciones y las culturas están condenadas a vivir por siempre en constante lucha a muerte, y que las únicas opciones son ser vencedores o vencidos. Para los putos nazis, pues.

“El racismo no era para ellos una teoría debatible de dudoso valor científico, sino que se realizaba cada día en el funcionamiento de la jerarquía de una organización política en cuyo marco de referencia habría sido ‘irreal’ cuestionarlo.”

Me encanta cómo ponen a México como un país uniformemente cafecito


Algunos dicen que lo que peligra es la “cultura occidental”. Pero no es que en realidad estén preocupados por los valores de la democracia, los derechos humanos y las libertades civiles, que heredamos de la Ilustración, pues gustosamente los destruirían con tal de llevar a cabo las medidas necesarias para mentener la “pureza racial”. Tampoco parecen estar interesados en preservar las bellas artes y la tradición filosófica del canon occidental… En cuya composición entran las aportaciones de mujeres, personas de color, homosexuales e influencias de otras culturas, todos estos grupos a los cuales los alt-righteros desprecian.

Lo que estos fulanos temen perder en realidad son las dinámicas familiares y los roles de género tradicionales por un lado, y por otro, un mundo en el que jamás tengan que ver a personas de otras razas, presenciar manifestaciones de otras culturas o escuchar palabras en otros idiomas.

En pocas palabras, así como las agrupaciones religiosas dicen que “no odiamos a los homosexuales, sólo queremos defender a la familia”, estos individuos dicen “no odiamos a las otras razas, sólo queremos defender a la raza blanca”. Pero el punto es que la “raza blanca” no está en peligro alguno, es simplemente que ellos son unos racistas de porquería.

"El racismo puede bien acarrear la perdición para el mundo occidental y, para el caso, de la humanidad misma."



Se inventan mentiras como que “Alemania está siendo destruida por los refugiados” (aquí, aquí y aquí), que “Barrios enteros en Europa y EUA están bajo la ley islámica” (aquí) que “Suecia es la capital mundial de la violación” (aquí), para difundir el miedo contra los migrantes en general, y los musulmanes en particular.

Linduras por el estilo son difundidas en el pseudo-documental With Gates Wide Open, el cual está lleno de tomas falsas o en contextos diferentes a lo que afirma la narración, además de subtítulos falsos para que parezca que los migrantes están planeando la destrucción de Occidente (aquí y aquí). Son los viejos Protocolos para una generación audiovisual, y al igual que el libelo decimonónico, a pesar de haber sido refutado contundentemente, sigue circulando como la gran revelación de una verdad oculta.

Lo que asusta aquí es pensar a dónde serán capaces de llegar si siguen estas creencias hasta sus últimas consecuencias. Pues, si realmente creen que están siendo exterminados, ¿qué acto, por más atroz que sea, no podrían racionalizarlo como “legítima defensa”?

“El supuesto de una conspiración judía mundial fue transformado por la propaganda totalitaria de un asunto factual cuya objetividad podía debatirse, en un elemento capital de la realidad nazi. El punto es que los nazis actuaron como si el mundo estuviera dominado por los judíos y necesitaran de una contraconspiración para defenderse a sí mismos.”

LOS “MODERADOS”



¿Saben cómo di por primera vez con ese pseudo-documental? Me lo pasó en mi fanpage de féisbuc un lector. Él creía en todo lo que se dice en el videíto y me lo pegó como parte de su argumentación a favor de que existe una verdadera conspiración judía para erradicar a la raza blanca.

Lo llamé “criptonazi” y se ofendió, con razón. Me dijo que no era racista, no deseaba atacar a las otras razas o quitarles sus derechos; sólo le parecía sensato que los blancos quisieran tener países sólo para ellos, al igual que los asiáticos y los africanos. De verdad creía y le atemorizaban los reportes de la destrucción causada por negros, migrantes y musulmanes, y que era válido que los blancos occidentales se defendieran. No negaba el Holocausto ni admiraba a Hitler, pero dado que muchos de los magnates más poderosos del mundo son judíos, le parecía plausible la versión según la cual ellos estaban detrás de esos estremecedores hechos. Es más, él no se consideraba de derechas: era un liberal clásico. ¿Y saben qué? Yo lo creo.

Nuestro amiguito es un ejemplo bastante común de lo que pasa con muchas personas comunes y corrientes ante las teorías conspiratorias de los extremistas. Ellos no son los fanáticos violentos que quieren “la sangre y la tierra”, los completos lunáticos que han perdido todo contacto con la realidad. Son gente común y corriente, algo ingenua y con poca experiencia en la vida, que toman algunos puntos de la narrativa totalitaria y piensan “pues tiene sentido…”

“No fueron la habilidad de Stalin y Hitler en el arte de la mentira, sino su capacidad de organizar a las masas y convertirlas en una colectividad que respaldara sus mentiras, lo que causaba fascinación.”

Ése es el problema. Hitler logró convencer a tantas personas de seguirlo porque aunque atacaba siempre a los judíos no dijo desde un principio “así que, si me eligen, prometo matarlos a todos alv”. No, él decía que había que hacer a Alemania grande otra vez, darle trabajos a la gente y  no permitir que el resto del mundo siguiera abusando tan gandallamente de la madre patria.

Para que los movimientos extremistas triunfen tienen que dar una cara de cierta respetabilidad ante el resto del mundo, avanzar poco a poco. Para esos propósitos resultan muy útiles esas personas que simpatizan con sólo uno que otro punto de la narrativa conspiratoria. Mientras los fanáticos convencidos están en el núcleo, a sabiendas de que sus ideas son demasiado radicales como para ser aceptadas de buenas a primeras por las mayorías, estos aliados incautos van introduciendo en el discurso común ciertas nociones cuya validez el extremismo necesita que sean aceptadas, o por lo menos consideradas como dignas de discusión.



“Los simpatizantes de los movimientos totalitarios, que son a todas luces ciudadanos inocuos de sociedades no totalitarias, difícilmente pueden ser llamados fanáticos monomaniacos. A través de ellos, los movimientos totalitarios hacen que sus mentiras fantásticas aparezcan más aceptables en general; pueden difundir su propaganda en formas más sutiles, más respetables, hasta que la atmósfera está tan completamente envenenada con elementos totalitarios que difícilmente son reconocidos como tales, pues aparentan ser opiniones políticas normales.”

Diferentes aspectos del extremismo de derechas atraen a diferentes personas. Puedes aprovechar la reacción de rechazo que en muchas personas causa el feminismo, y ya que te están prestando atención, hablar contra los inmigrantes y los musulmanes.  Puedes atraer a los religiosos diciendo que estás en contra del aborto, o a los capitalistas diciendo que estás en contra de las políticas socialistas. Puedes apuntar que las migraciones de musulmanes amenazan con destruir a Occidente, sin decir que los judíos están detrás de eso, y podrías atraer a algún judío. Puedes apelar al clasismo y racismo de homosexuales blancos adinerados, dejando de lado la homofobia esencial al centro de tu movimiento (el mismo Hitler tuvo entre sus primeros colaboradores a algunos homosexuales, a los que posteriormente liquidó).

Puedes plantear cuestiones aparentemente sensatas como “¿Por qué no está bien que los blancos se enorgullezcan de su raza y los negros o asiáticos, sí?” o “¿Por qué nadie se escandaliza si Japón se cierra a los migrantes, pero todo el mundo le exige a los países blancos abrirse?”, o plantear falsas equivalencias entre los neonazis y movimientos como Black Lives Matter o Antifa.

Es a estos moderados a los que habría que apelar para que se den cuenta de lo que en realidad están defendiendo. No se puede convencer a los fanáticos, pero se puede evitar que los ingenuos caigan en su trampa, que sigan difundiendo inadvertidamente pequeñas dosis de propaganda extremista. Pero será difícil, porque ésta es la era de la posverdad.


LA ESENCIA DE LA POSVERDAD



¿Conocen el sitio Snopes? Es magnífico. Hace un estupendo trabajo al refutar y desmentir noticias falsas y rumores de Internet. En tiempos de la elección estadounidense de 2016 el sitio estuvo muy ocupado porque la cantidad de noticias falsas que se difundían era tremenda. Hoy, más que nunca, el trabajo de los fact-checkers es vital. El problema es que la posverdad podría ser demasiado hasta para ellos.

No hace mucho me topé con la página de un simpatizante de Trump que despotricaba contra Snopes. Decía que siempre que compartía alguna noticia sobre las cosas horribles que hacía la Hillary, alguien le remitía a un artículo del sitio que desmentía la información. Eso no podía ser; tenía que haber una explicación. El fulano llegó a la conclusión de que si Snopes decía que sus historias sobre Trump y Hillary eran mentira, era porque el sitio estaba financiado por George Soros.

George Soros es un financiero húngaro-americano de origen judío y uno de los hombres más ricos del mundo. También, como muchos billonarios aburridos, se ha dedicado a la filantropía, y financiado proyectos de corte liberal a favor de la democracia, la educación y los derechos humanos. Esto lo ha convertido en el protagonista de innumerables rumores conspiranoicos. Ha venido a ocupar el lugar que alguna vez tuvieron Rotschild y Rockefeller como supervillano que mueve los hilos del mundo. Tan es así, que Snopes tiene una colección de camelos respecto a ese señor.

“En un mundo siempre cambiante, incomprensible, las masas habían llegado a un punto en el que, al mismo tiempo, creerían cualquier cosa y ninguna, pensarían que todo es posible y nada es verdad.”




Ahora, el punto aquí no es discutir la confiabilidad de Snopes, que es excelente. Sino dar con qué se trata esto de la posverdad. Si los políticos y figuras públicas siempre han dicho mentiras y las personas las han creído, ¿qué tiene de especial el concepto de “posverdad”? Después de muchos meses de reflexión y experiencias con loquitos en las redes, creo que he dado con algo.

La posverdad se diferencia de la simple mentira en que es imposible refutarla. Es decir, estamos ante el fenómeno de personas que simplemente niegan la realidad aunque la tengan en frente. Porque, y éste es el meollo del asunto, todos los criterios de verdad han sido destruidos. Las evidencias, los hechos, la coherencia lógica, el consenso de los expertos… todo aquello a lo que recurríamos como criterios de veracidad pueden ser negados por una mentalidad irracional cada vez más común.

¿Fuentes confiables? Ni Snopes ni Wikipedia, ni la NASA ni la ONU, ni la revista Science ni el New York Times, ni Harvard ni Cambridge se salvan; basta decir que son parte del establishment para negar cualquier cosa que digan. Hasta la ciencia y la lógica misma pueden ser negadas en el mundo de la posverdad. ¿La ciencia niega las razas humanas? Es porque las universidades están controladas por liberales políticamente correctos. ¿Falacias lógicas? “Yo no creo en las epistemologías occidentales” me dijo alguien una vez.

 “El súbdito ideal del totalitarismo no es el nazi convencido o el comunista convencido, sino un pueblo para quien la distinción entre la realidad y la ficción, entre lo verdadero y lo falso, ha dejado de existir.”

De todo lo que hemos discutido aquí, eso es lo que más me asusta.



FIN

24 comentarios:

Ðavid A. Osorio S dijo...

Dos correcciones fácticas, y un comentario general.

Las correcciones: 1°) Donde pones "Suiza" el artículo realmente habla de "Suecia" (Sweden).

2°) Hablando de Suecia, la historia de la violación en los últimos 15 años en el país sí merece atención y alerta (independientemente de que no sea la capital de la violación): http://quillette.com/2017/10/10/swedens-sexual-assault-crisis-presents-feminist-paradox/

El comentario: comparto el contenido pero creo que te quedaste corto. Aunque creo que lo he dicho bastantes veces y bastante claro, no está de más repetirlo: faltó la parte de la izquierda regresiva.

Sí, ya sé que es una entrada sobre las conspiranoias de la (ultra)derecha, pero precisamente: no hay mejor alimento para la ultraderecha que la izquierda regresiva. Es que no debería ser llamada izquierda regresiva sino reaccionaria, o pseudoizquierda, porque realmente ayuda a la ultraderecha.

El odio a Soros lo encuentras calcado en páginas de izquierda regresiva (así como antes se copiaron de la conspiranoia de derechas de la fluorización del agua). No sé en México, pero los chairos colombianos repiten casi palabra por palabra las estupideces de Alex Jones y Paul Joseph Watson (los loquitos de Infowars, si debes saberlo). Cuando dices "Este escenario es sólo de temer para quien realmente cree que las “razas humanas”, las naciones y las culturas están condenadas a vivir por siempre en constante lucha a muerte, y que las únicas opciones son ser vencedores o vencidos. Para los putos nazis, pues"... llevas toda la razón, pero no sé si has vivido bajo una piedra o algo este último año. ABUNDAN las notas de izquierda regresiva con ese mismo tenor, que recriminan a los blancos porque sí y porque no (con esa modita facha de juzgar los gustos según tests de pureza política, no muy diferentes a uno que tú hiciste hace unos meses con el reggaetón), esta gente insiste en que pedir Pumpkin Spice Lattes y disfrazarse de Moana en Halloween es racista. Hace unos días terminaron arrancando carteles en las universidades gringas que lo único que decían es "Is OK to be white". Así que dime tú: ¿cómo es que no están ellos dándole munición a la ultraderecha? ¿Cómo es que ignorar que en la izquierda tenemos gente igual de lunática copiándoles el modus operandi y los argumentos ayuda a contrarrestar a la derecha?

Me perdonas, pero esa estupidez de “Yo no creo en las epistemologías occidentales” es un mantra más posmoderno que de extrema derecha (pero la termina alimentando y ayudando a crecer, que es el punto). No sé Maik, digo yo: es mucho más constructivo decir "Hay facciones de BLM y Antifa que se comportan de igual manera que los nazis, y las rechazamos tanto como a los neonazis, porque no sólo vamos por los fines sino también por los medios (que por cierto estamos denunciando acá y no está bien que lo haga nadie, ni de nuestro lado ni del contrario)" a quedarse con el más fácil y sencillo "[hay gente haciendo] falsas equivalencias entre los neonazis y movimientos como Black Lives Matter o Antifa".

Mencionas que se cae en el apoyo al totalitarismo porque la gente no quiere tramas complicadas, sino explicaciones sencillas. Creo yo, a lo mejor en mi ingenuidad, que al negarse a conceder que lo que uno critica en el ojo ajeno también lo puede criticar en el propio, es ceder el terreno para que quien lo termine explicando (a punta de esas molestas falsas equivalencias) sea la extrema derecha.

Mi odio por la izquierda regresiva no es porque sea de izquierda sino porque con cada uno de sus avances quien realmente gana es la extrema derecha, y negarnos a hacer house-cleaning, y a adoptar exclusivamente medios que sean acordes con nuestros fines, es darle munición a esa ultraderecha. No creo que nada de esto estuviera fuera del alcance y ámbito de este post. De hecho, creo que era bastante pertinente y eché en falta que lo trataras.

Como de costumbre, un cordial saludo.

-D

Maik Civeira dijo...

Hola, David. Gracias por comentar.

1.- Sí, tienes toda la razón, es Suecia. Se me cruzaron los cables.

2.- Pues todo lo que dice el artículo que compartiste es precisamente de lo que habla el texto de Snopes al que enlacé. Entre otras cosas: es falso que haya un aumento en la violación en Suencia. Hay un aumento leve en los llamados crímenes sexuales, que va desde exhibicionismo hasta insinuaciones no solicitadas, y ello se explica porque en los últimos años la definición de "crimen sexual" se ha expandido, considerando como tales cosas que antes no se llamaban así. El texto de Snopes incluso hace referencia a la estrategia de textos como el de Quillette que me compartiste: el mencionar algunos casos particulares horrendos y hacerlos querer pasar como si ésa fuera la realidad cotidiana en Suecia.

https://www.snopes.com/crime-sweden-rape-capital-europe/

Mucho ojo. Es precisamente a esto a lo que me refiero con estar alertas para no difundir versiones diluidas, más fácil de aceptar por personas fuera de los movimientos extremistas. Esta narrativa aprovecha la hostilidad que produce el feminismo (que en su forma actual tiene cosas debatibles y otras absurdas) y la preocupación de que los inmigrantes musulmanes no sean capaces de adaptarse a los valores liberales del mundo occidental. Ates de que te des cuenta, voilá: estás difundiendo la narrativa de que el feminismo y los inmigrantes están destruyendo a occidente.

Claro está, no es que eso te vaya a convertir a ti, o al sitio que compartiste (una revisión rápida muestra sus inclinaciones de centro-derecha) en neonazis. Pero como también lo señala Snopes, no sólo los medios partisanos han estado diseminando este camelo, sino algunos otros muy mainstream y lejos de ser extremistas. Y ése es el peligro del que advertía Arendt, de cómo a través de gente común y corriente, opiniones propias de los movimientos extremistas pasan a formar parte de la opinión pública normal.

Maik Civeira dijo...

En cuanto a lo que dices de la responsabilidad de la izquierda en el auge de los extremismos, tienes razón. Es un tema que pienso abordar un día de estos, incluyendo cómo el clima intelectual creado por el posmodernismo ha sido propicio para el desarrollo de estas corrientes de pensamiento de extrema derecha. Y, como bien adivinaste, el caso de "yo no creo en epistemologías occidentales" fue de un chairo de libro de texto.

Mientras tanto, ¡Ojo con las falsas equivalencias! ¿Creerás que el cartel "Is OK to be white" realmente sólo quería decir eso? Los que lo arrancaron sin duda hicieron una estupidez al darle argumentos a los derechistas, pero ¿será que lo hicieron porque creen que no está bien ser blanco? No conozco ese caso particular, pero en otros parecidos sucede que quienes pegan esos mensajes son supremacistas blancos que difunden la idea de que "la raza blanca está siendo perseguida"... Al caer en su provocación, los izquierdistas les dan la oportunidad de decir "¿ya ven?".

Pero eso no los hace equivalentes: En el peor de los casos, los SJW acusan a todos los blancos de ser racistas en alguna medida y los chantajean emocionalmente para sentirse culpables. Pero no existen movimientos que quieran convertir a los Estados Unidos en un etnoestado que expulse a los blancos.

Anónimo dijo...

Respecto al asunto del "genocidio blanco", lo que sucede es que en los países más desarrollados las tasas de natalidad de la población son menores que en las de los más atrasados. Existe una correlación negativa entre nivel de desarrollo y crecimiento de la población. Ha habido casos de países europeos que han tenido incluso tasas de crecimiento negativas, es decir la población decrece. Para explicar esto se pueden proponer muchas hipótesis y mucho más razonables que la teoría de la conspiración.

Por ejemplo, que en los países más desarrollados hay más acceso a anticonceptivos y a información sobre anticonceptivos. O la hipótesis es que en los países más ricos los niños estudian más y por lo tanto el gasto que se invierte por cada niño es mayor. O que en los países ricos la escolaridad es mayor y la edad de matrimonio en hombres y mujeres es más tardía. O que en los países ricos las mujeres tienen más libertades y acceden al mercado laboral y por lo tanto tienden a tener menos hijos.

En principio puede controlarse el crecimiento de la población empleando medidas coercitivas, como las que empleaba la dictadura china, pero en ese caso todo mundo lo sabría. No podrían ocultarse medidas así y por lo tanto las teorías de la conspiración no son plausibles.

Anónimo dijo...

Soy el mismo anónimo que publicó que comentario de más arriba.

Acerca de lo que comentaba David A. Osorio mencionando la izquierda regresiva, pueden también mencionarse algunos casos en las que esta ha hecho uso también de teorías de la conspiración. Si el tema a tratar aquí es "extremismo y conspiranoia" no creo que sea off topic tratar las conspiranoias de un extremismo de otro signo (extrema izquierda).

Por ejemplo el régimen de Nicolás Maduro y el chavismo en Venezuela han hecho uso de muchas teorías de la conspiración. En Venezuela hay una inflación de más del 1000%, recesión económica y aumento de la pobreza. La situación de la economía es desastrosa. Según Maduro hay una "guerra económica" en contra del gobierno y culpa a la "oligarquía" de la situación. Es decir los responsables del desastre son otros y no el gobierno.

Otro ejemplo es el caso del cáncer que padecía Hugo Chavez, que según los chavistas los responsables fueron los estadounidenses quienes le produjeron el cáncer a Chavez y a otros políticos de izquierda de latinoamerica.

http://www.bbc.com/news/magazine-16545513

La agencia de noticias AP también ha informado como el régimen de Maduro usa las teorías de la conspiración para amedrentar periodistas y opositores.

https://web.archive.org/web/20150402133150/http://bigstory.ap.org/article/venezuelan-conspiracy-theories-threat-critics

The New York Times informó incluso que Maduro se valió de conspiranoias para encarcelar a un líder opositor

https://www.nytimes.com/2015/02/24/opinion/conspiracy-claims-in-venezuela.html

Maik Civeira dijo...

Gracias , Anónimo. Buenas aportaciones.

Víctor Herbonniere dijo...

Vale, estoy tan cansado de los "alt-right" y los "white supremacy" como todos, pero difiero absolutamente en eso de que las razas son un invento pos-moderno. Entiendo, de verdad entiendo que se quiera (yo quiero) evitar que la gente se cree estereotipos de otras personas que lucen diferentes a ellas, y eventualmente lograr una unanimidad más o menos estable en aceptar que somos parte de la misma especie y que debemos trabajar juntos por un mundo mejor. Pero negar de plano la existencia de las razas sólo por evitar resurgimientos racistas de alto calibre es (me parece) un completo absurdo, como lo es así el negar que una y otra tengan tendencias a ser mejores que otras en tal o cual actividad humana. Lo siento mucho, y desearía que no fuese así. Pero no voy a renegar de las enseñanzas, y horas de discusiones con mis maestros de biología evolutiva así como así.

Creo que el mensaje que debería enviarse es precisamente ese del aprender a criar a los hijos con respeto y ejemplo para que no se lancen de mayores a una guerra de razas o algo así, pero no voy a cambiar una mentira dañina por otra aunque suene más agradable. Afirmaciones de este tipo son muy emocionales y carecen de rigor científico.

Así, fríamente, me parece tan fatal que por ejemplo que la palabra "negro" esté vetada en los estados unidos y se use ese horrible eufemismo "afroamericano" cuando obviamente son negros. Aquí en Venezuela este gobierno empezó a acuñar la palabra "Afrodescendencia" y "Afrodescendiente" para referirse a todo este maravilloso fenómeno cultural y musical que de toda la vida ha sido llamado "Negro" y con mucho orgullo, haciendo que indirectamente nos sintamos culpables de ser lo que somos. Esa es mi definición de racismo.

Del mismo modo, odio con todo mi ser esa campaña de victimismo blanco, y apruebo (hasta cierto punto) el slogan de "Está bien ser blanco". Porque se está dando una idea errónea de la cultura blanca sólo porque hace siglos SUS ancestros participaron activamente en UNO de los ejemplos más famosos de esclavitud (que no el único). Hitler no aparecerá de la nada otra vez sólo por defender esto.

En fin, me agrada que hayas escrito directamente sobre este tema. Ya se me hacía raro que no lo hubieras tocado XD

Maik Civeira dijo...

Existen razas, si por tales entiendes grupos poblacionales que estadísticamente tienen ciertos rasgos genéticos en común. Pero como sea, la vieja división racial inventada por los blancos en siglo XVIII es acientífica.

https://whyevolutionistrue.wordpress.com/2012/02/28/are-there-human-races/

Víctor Herbonniere dijo...

Interesante el artículo del enlace. Concuerdo en la mayor parte de sus conclusiones. De igual modo aprovecho para apuntar la única incoherencia que le veo:

-"That means that on average, there is MORE genetic difference between individuals within a race than there is between races themselves".

¿No es eso una conclusión muy apresurada?

En cuanto a la división racial del siglo XVIII, en eso sí que estoy de acuerdo. Era una época muy temprana como para hablar de eso sin ser afectados por los prejuicios o por el desconocimiento de cómo funciona la genética. Sin embargo, hoy en día, siglo XXI, me he topado con no pocas figuras que (me parece) están bien entradas en la materia y que consideran que el catálogo de razas (si se le puede llamar de esa manera) va más o menos así:

Judíos Asquenazi>Judíos>Asiáticos>Blancos>Castizos>Mestizos>Negros.

No voy a profundizar mucho en lo anterior porque no terminaría nunca, pero, si eres como yo, concordarás al principio en que a priori suena terrible la idea de catalogar seres humanos así, ("¿como animales?" llegué a preguntar en su día). Pero con los años, paulativamente me he dado cuenta de que es más capcioso de lo que creía: porque no nos estamos refiriendo a que un individuo de determinada raza sea "mejor" (qué horrible suena) que un individuo de otra; sino que es el comportamiento porcentual, es decir, la tendencia de comportamiento ante un determinado fenómeno que resulta cuando un grupo de gran magnitud se enfrenta a un problema. Y dicho problema podría ser social, económico, o tecnológico.

Es decir, que yo no soy inferior a mi maestro sólo por que él sea blanco o algo así, sino que una comunidad de clones de mi maestro seguramente resuelva mejor un problema interno que una comunidad formada por mis clones (repito, estadísticamente. No necesariamente resulte así). Lo que no implica que no se intente mejorar usando los métodos racionales que se supone que tenemos, y del que todos los humanos hacemos alarde. Porque, en última instancia, esto no es una explicación total del fenómeno, puesto que los resultados NI SIQUIERA son excluyentes de la influencia cultural o ambiental del asunto, aunque muchos se empeñen en creer eso.

Quisiera hacer énfasis en que aquí somos mestizos la mayoría; es decir, que aquellos con quienes he debatido sobre este tema no caen necesariamente en una especie de "prejuicio blanco", por así decirlo. No fue fácil de asimilar al principio, eso sí, e incluso llegué a tomarlo como una afrenta directa a la idea moral del respeto al prójimo que me fue inculcada a fuego por... mi abuelita (y que es algo completamente diferente). Pero hoy por hoy puedo vivir conociendo este tipo de información, y contrastarla con el tipo de ambiente en que crecí, y apreciar que en ciertas condiciones se cumplen algunas de las tendencias expuestas. A partir de ahí, sólo queda mejorar.

Eso sí, me entristece cuando este tipo de información se malinterpreta, tergiversa y posteriormente se utiliza para alimentar el ego o las conspiraciones contra otra gente, a veces con resultados violentos. Eso ya es extremismo y conspiranoia, tema central de este post. O como yo lo llamo: imbecilidad emocional a niveles estúpidos. Lo de resolver problemas de esa faceta que es tan inevitablemente humana se lo dejo a los humanistas ;)

P.D: Lamento dar tanto la lata con esto, pero es que en cualquier otro sitio me mentarían la madre sólo por sugerir el tema en lugar de intentar tener una conversación civilizada (XD)

Por eso y más, un gran saludo.

Maik Civeira dijo...

"¿No es eso una conclusión muy apresurada?" No, de hecho ése es el consenso científico moderno.

Por ejemplo, esa enumeración de razas no tiene sentido desde el punto de vista científico. Hay más variabilidad genética entre las poblaciones africanas, que entre todas las demás. Esto es porque el resto de la humanidad desciende de unas pocas migraciones que salieron de África en la prehistoria. ¿Cómo puedes clasificar a "los negros" como una sola raza, cuando genéticamente es más diferente un habitante del Cuerno de África a uno de la cuenca de Congo, de lo que se diferencian los nórdicos de los árabes y los japoneses?

El criterio social para "raza" se basa en rasgos fenotípicos superficiales y no en la ciencia genética. Y las características genéticas de las poblaciones tienen consecuencias en cosas como la capacidad de procesar ciertos alimentos o de ser vulnerables a ciertas enfermedades, pero no hay correlación alguna entre la genética de grupos poblaciones y rasgos de comportamiento o habilidades intelectuales.

Yo te pongo mis fuentes. Espero las tuyas:

https://www.scientificamerican.com/article/race-is-a-social-construct-scientists-argue/
http://science.sciencemag.org/content/351/6273/564.full
http://sitn.hms.harvard.edu/flash/2017/science-genetics-reshaping-race-debate-21st-century/

Alchemisterius dijo...

Hola. Soy aquel moderado mencionado en el párrafo dedicado a esa sección.
Si te interesa escribí un hilo en Twitter sobre mi inclinación:
https://twitter.com/AlexeiArwinson/status/912066223449374721

Yo no recuerdo que haya dicho que apoyara los "etnoestados", sino que los nativos de cada tierra deberían, pues, no ser extranjeros ni marginados. Básicamente no quiero lo que les pasa a los indígenas en México. Si bien los blancos europeos podrán perder su mayoría demográfica, difícilmente perderán su poder económico, pero podrían ser relegados aún así, y se podría usar el "white guilt" en su contra. En el mejor caso de un efectivo suicidio demográfico, acabarían como los hawaianos o los maoríes, pero preservando su poder político y económico. Además de que si vienen en masa serán los nativos los que se adapten a los migrantes, y no al revés, un caso que crearía que la gente, al tener orígenes extranjeros y diferente ancestría, no le interese preservar la cultura nativa de sus países. No nos vayamos más lejos: Aquí en México, por default la gente no se identifica realmente con lo indígena, lo sienten como exótico.

Puedes probar con preguntarle a algún europeo nativo cómo lo ha vivido.
Por ejemplo, hace poco un policía sueco hizo un comentario viral en Facebook donde decía que la gran mayoría de los criminales con los que trabajaba todos los días tenían nombres musulmanes.
https://www.thelocal.se/20170208/swedish-police-officer-causes-controversy-with-facebook-post
-O también que la inmensa mayoría de los atentados terroristas en Europa en los últimos dos años han sido cometidos por musulmanes.
-O que la mayoría de los europeos cree que la Unión Europea está haciendo mal su trabajo con los refugiados.
http://www.pewresearch.org/fact-tank/2016/09/16/european-opinions-of-the-refugee-crisis-in-5-charts/


Unos comentarios para arriba, estaban las razas enlistadas de mayor a menor. Eso es en IQ. Es decir, que en promedio esas razas tienen ese IQ de mayor a menor. En cuando a fuerza física, casi es al revés.
He investigado tanto de la gente que dice que las razas no existen como las que no, y los que no creen en ese concepto me he dado cuenta de varios huecos y contradicciones (Ej: No creen en razas pero sí en etnias, que la raza no existe pero el mestizaje es bueno, etc). De lo que sí estoy seguro es que, de existir, las razas humanas no son como las de perro. No se podría esperar un comportamiento de una persona por ser blanca o negra, pero probablemente se pueda predecir el comportamiento de comunidades de miles de habitantes así.
http://rense.com/general79/dut.htm
https://www1.udel.edu/educ/gottfredson/30years/Rushton-Jensen30years.pdf
https://thewinnower.com/papers/estimating-the-genotypic-intelligence-of-populations-and-assessing-the-impact-of-socioeconomic-factors-and-migrations

Alchemisterius dijo...

Otra cosa es que la "pureza de raza" es difícil de encontrar, en especial en Europa y en América, pero se puede ser predominantemente de una, y por ejemplo, si un mestizo indígena y europeo tiene una familia que se reproduce con puros europeos blancos, su descendencia no tendrá nada de indígena para la generación de sus bisnietos.

"Por eso algunos alt-righteros han preferido llamar al fenómeno “reemplazo étnico”. O sea, dicen que las otras razas están lentamente “desplazando a los blancos” y que así las cosas los blancos terminarán siendo minoría. Este escenario es sólo de temer para quien realmente cree que las “razas humanas”, las naciones y las culturas están condenadas a vivir por siempre en constante lucha a muerte, y que las únicas opciones son ser vencedores o vencidos."
A decir verdad, a menos que hablemos de los más locos de la Alt-Right, es un hombre de paja y un falso dilema. Con o sin racismo, a mucha gente le importa preservar su herencia y su cultura, y otros podrían ser los dominantes en su propio país, efectivamente volviéndolos extranjeros en su propia tierra. Una razón de por qué la gente se está hartando de los progresistas y de los políticamente correctos es porque les llaman racistas por defender eso. Puede que el KKK hable siempre de preservar su raza aunque admitan o nieguen ser racistas, pero decir que querer defender algo es una pendiente resbaladiza para volverse un radical loco como ellos es como decir que el liberalismo está mal porque es izquierda y por lo tanto una puerta de entrada para acabar volviéndose socialista y luego estalinista, o que si te importa el perdón o la castidad entonces tienes algo en común con los cristianos más radicales y te vas a acabar volviendo uno.
Ese "multiculturalismo" e "inmigración masiva" no levantarían tanta ceja de no ser porque casi se dan en puros países "blancos". Hay países musulmanes que tienen una población considerable o hasta mayoritaria de musulmanes, como Arabia y Emiratos Árabes Unidos, pero los inmigrantes son en su mayoría de otros países musulmanes. Lo justo sería todos o ninguno.
Si puedo conceder que después de dos generaciones los inmigrantes bajarían su natalidad de la de los nativos, eso no significa que no vayan a dejar de venir oleadas.
La inmigración es algo que a menudo se debe recibir como deber moral, pero se deben siempre cumplir siempre estas condiciones:
-Que los inmigrantes se adapten.
-Que todos tengan leyes, valores y aspectos culturales en común.
-Que no sea importada por el país, sino que ellos vengan por cuenta propia.
-Debe ser un beneficio mutuo para el inmigrante y para el país que lo recibe (Ej: El inmigrante consigue mejor vida y a cambio el paçis recibe a un buen ciudadano)
Ejemplo de cómo se hace: Los inmigrantes europeos y asíaticos que llegaron a América y Australia. Ellos mejoraron bastante esos países.
Ejemplo de cómo no hacerlo: Los musulmanes y africanos en Europa. Son todo lo contrario a lo que dije allá arriba.

En cuanto al multiculturalismo, lo apoyo, y sería parte de mi país ideal, por lo que me duele reconocer que las sociedades multiculturales o heterogéneas tienen sus desventajas, como por ejemplo que la gente es menos propensa a confiar en los demás, que hay menos estabilidad política.
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1467-9477.2007.00176.x/epdf?referrer_access_token=fEnvkw3MsN7iiGg-dkrbb4ta6bR2k8jH0KrdpFOxC65KyVKhiyTL5t0mB-m99yZ9tbxxrxUM7Lm5Q6WXRM7BkgPG0WtWhZT9cw6r6kPjvxvN5whXnqsCl8vEkbKndEHIrWNh9koWhrYY2AeBjqcnltXtHf4dC1l5DbdnFH023AGEt36SaEEX2wjSW1ITsljAmN_FSvr19XrbKaZqy8vWIw%3D%3D

Alchemisterius dijo...

Lo de "With Open Gates", se me hicieron sospechosas una o dos cosas de ahí, pero la refutación de Vice decía que eso lo causaba la crisis de refugiados. Más bien ese documental quería decir que esas cosas se intensificarían. ¿Cuál es el problema con los musulmanes? Para empezar:
https://www.thereligionofpeace.com/pages/articles/opinion-polls.aspx
E incluye de varias páginas, incluyendo Pew Research.
Esos musulmanes de Europa son todo lo contrario a los libaneses de Latinoamérica: Se integraron, se adaptaron, a menudo se volvieron ricos, y en general no son criminales.
Recuerdo que una vez hace años me ofendí porque alguien comparó a los refugiados musulmanes con los bárbaros que destruyeron el imperio romano, y con el tiempo le di la razón. Los dejaron entrar a su país que ya era muy grande y estaban escapando guerras e invasiones, los quisieron integrar a la sociedad romana y se rebelaron, cosa que dio el último clavo en el ataúd del ya muy debilitado imperio romano. Un final parecido lo tuvo el imperio egipcio.


"Algunos dicen que lo que peligra es la “cultura occidental”. Pero no es que en realidad estén preocupados por los valores de la democracia, los derechos humanos y las libertades civiles, que heredamos de la Ilustración, pues gustosamente los destruirían con tal de llevar a cabo las medidas necesarias para mantener la “pureza racial”. Tampoco parecen estar interesados en preservar las bellas artes y la tradición filosófica del canon occidental… En cuya composición entran las aportaciones de mujeres, personas de color, homosexuales e influencias de otras culturas, todos estos grupos a los cuales los alt-righteros desprecian."
Hay locos por aquí y por allá, pero en general ese párrafo es falso, yo diría que hasta una generalización y un hombre de paja. Hay hasta liberales e izquierdistas que se han dado cuenta del problema de la inmigración, y esa es una razón de por qué la Alt-Right no está sola ahí. Los musulmanes radicales, y a menudo hasta los promedio, son los que rechazan todas y cada una de las cosas enlistadas ahí. Todo que los conservadores y fanáticos religiosos tienen de malo, los musulmanes lo tienen peor. Me sorprende aún así que la izquierda defienda al Islam. Si quieren ser religiosos pero no les gusta el cristianismo, les propondría defender alguna religión que sea compatible con sus valores pero también con Occidente, como el judaísmo y el paganismo.

Alchemisterius dijo...

Pregunté qué sabías de George Soros, y ya obtuve una respuesta. Sabía que ha hecho fortunas a base de arruinar países (Tiene el título de "The Man Who Broke The Bank of England"), que está peleado con el gobierno de Hungría y que ha apoyado financieramente a muchas causas progres, por lo que es un objetivo favorito de las conspiranoias derechairas, que les gusta decir que toda la izquierda está en los bolsillos de ese hombre.

Sobre la "Jewish Question", es difícil encontrar información confiable, porque gran parte de los que la alimentan y son alimentadas por ella son conspiranoicos derechairos, así que en ese caso hay que escarvar entre mucha basura, y tener cuidado de separar lo que es basura de lo que no es. Lo que me hizo considerarla es lo de Barbara Spectre, que básicamente admitía que los judíos iban a jugar un papel central en transformar a Europa. Una teoría que tengo es que no tuvieron su propio país por milenios, y por eso quieren abolir todo país y frontera.

También he visto que hay un comportamiento entre los judíos, que tienen mucho tribalismo y nepotismo, que se apoyan entre ellos (Circulan por ahí imágenes de cadenas como CNN, MSNBC que dicen que están repletas de judíos, y hasta mi conocimiento eran ciertas), y que así como los blancos tienen el defecto de ser fáciles de manipular, los judíos lo tienen de ser vengativos: Aunque quieran levantarles el castigo o crear sociedades donde puedan ser tolerados, aún así se quieren vengar y destruir a aquellos que en el pasado les hicieron mal. Ej:
-"¿El zar nos trató como basura? Vamos a matarlos a él y a toda su familia. Y ya que el gobierno ahora somos nosotros, vamos a arruinar a Rusia y a matar a millones de rusos." (Los bolcheviques)
-"¿Los cristianos nos impusieron su religión? Vamos a deshacerlos y de plano poner valores degenerados." (Varios, pero sobre todo MTV)

De lo que es cierto hasta donde he podido comprobar (y soy muy escéptico), es que para ser el .2% de la población mundial, están sobrerrepresentados en muchas cosas, incluyendo medios y negocios. No tengo idea de si estén detrás del "suicidio demográfico" (a los judíos conservadores, al igual que los asiáticos les parece una estupidez que Europa esté haciendo suicidio demográfico), pero sí suelen ser los más activos partidarios a favor de la multiculturalidad y la apertura de fronteras, excepto si se trata de Israel, suponiendo que apoyen a ese país (Dato curioso: Soros apoya a los palestinos y no es bienvenido en Israel). También hay un meme enorme de gente que se ve o dice ser blanca y resulta que odia a los blancos, y resulta que es judía. También cuanto más alejado del centro estés en el espectro político, más probable es que tu ideología la haya fundado un judío (Ejemplos: Progresismo, comunismo, socialismo, anarcocapitalismo, neoconservadurismo), con la posible excepción de la extrema derecha.
Hasta mi conocimiento, no he visto que sea el caso de Latinoamérica. Acá las sociedades son heterogéneas por naturaleza y tratar de homogeneizarlas o deportar a extranjeros, me atrevo a decir que es hasta anti-latinoamericano.

Hay un documental llamado así, de un canal de YouTube llamado "Love, Life & Anarchy". Soy un geek de la historia y tiendo a desconfiar de fuentes así, pero excepto por la parte de Ayn Rand, la parte del Holocausto y la bizarra conclusión (en cada sentido de la palabra), no le pude refutar mucho.

Si bien en Latinoamérica tenemos otros problemas que los de Europa, tenemos algunos paralelos, como el socialismo y el populismo, y los típicos complejos de los latinos con la conquista.

Perdón por tantos comentarios, pero no me dejaba poner de más de 4096 caracteres.

Alchemisterius dijo...

Del crimen en Alemania, encontré esto:
https://img.pr0gramm.com/2016/01/26/d555b2d7df321868.jpg
Me sorprende y decepciona encontrar a Líbano y a países del Magreb entre los más altos, y eso que se supone que esos son de los países árabes más modernizados.

Sobre lo de "It's OK to be white", la historia es que simplemente pusieron carteles que decían solo eso, y los SJW se ofendieron. Efectivamente, exhibiéndolos una vez más.

Alchemisterius dijo...

Para Europa, se viene un futuro cercano que no va a ser nada bueno. O es malo o es peor. Pero una cosa que se puede hacer para combatir la extrema derecha es que un moderado les robe el discurso, volviéndola obsoleta incluso para su público base.

Ejemplo: Emmanuel Macron. Tuvo el apoyo de los medios y del establecimiento francés, y compitió contra Marine Le Pen. Ella atrajo a quienes veían el problema de la inmigración, pero no contaba con mucho apoyo fuera de ese sector. Además de que su partido está plagado de racistas, xenófobos y magufos, incluyendo a su padre. Macron le ganó aplastantemente (recuerdo cómo se enojó la Alt-Right con eso), pero ha resultado ser alguien que le importa su país y ve el problema de la inmigración, sin ser de izquierda ni de derecha, y sin ser loco, magufo ni extremista.

En resumen, arreglar el asunto de la inmigración. Cuando haya mejores tiempos económicos, los extremos tendrán menor posibilidad de tener un auge.

Bazarov Dylan dijo...

Hola, Alchemisterius:

Una pregunta: ¿qué son los "valores degenerados"?

Saludos.

Maik Civeira dijo...

Queridos lectores:

Alchemisterius es el ejemplo perfecto de lo que menciona Arendt en un su libro. Tiene un lenguaje afable y desapasionado, además de que procura demarcarse de los extremistas. Pero al final de cuentas, termina propagando la misma mitología neonazi: los judíos conspiran para destruir occidente, y la inmigración es un peligro existencial.

Menciona algunos hechos: la inmigración siempre conlleva problemas, el terrorismo islámico es una amenaza muy real, las sociedades heterogéneas son menos cohesionadas. Pero con la misma compara el resultado de invasiones y conquistas armadas (los europeos en América, los bárbaros en el Imperio Romano) con el de inmigraciones de grupos sin poder ni recursos y termina acusando a los judíos de todo (con un "no sé, pero sí lo creo"). Su uso de sofismas es mareador, y deben tener cuidado con no engancharse en ellos.

El revoltijo ideológico queda patente en cada cosa que dice (dice ser muy escéptico, pero cree que los judíos inventaron MTV para causar la decadencia de occidente; dice ser geek de la historia, pero cree que los hicieron la revolución rusa como forma de vengarse del zar). Su antisemistismo queda de manifiesto cuando habla de "los judíos", como si fueran un solo colectivo homogéneo, trabajando todos por los mismos fines. La cosmovisión de un nazi, pues.

Luego, casualmente, nos remite a fuentes de extrema derecha, como quien no quiere la cosa. Dice que hay que rechazar las conspiranoias de la extrema derecha, pero igual nos manda a ver un video que cuestiona el Holocausto, y que en el mismo canal dice que los negros son una subespecie diferente y que el feminismo lleva al colapso de las civilizaciones.

Lo cierto es que tontos útiles como Alchemisterius sólo sirven para cubrir el delirio de los neonazis con una disfraz de respetabilidad y plausibilidad. Contribuyen a llenar el discurso cotidiano con el veneno de los extremistas. Esta clase de personajes no merece ninguna consideración, pero son deliciosamente parodiados en este video:

https://www.youtube.com/watch?v=zPa1wikTd5c&t=613s

Maik Civeira dijo...

Por cierto, para los que estaban preguntando al respecto, sí he escrito sobre los fundamentalismos de la izquierda:

http://egosumqui.blogspot.mx/2008/01/sobre-fundamentalismos-parte-1.html

Anónimo dijo...

En la última de las tres entradas que publicaste sobre el fundamentalismo escribiste, a propósito del supuesto fraude electoral en México en el 2006 que

"También opino que si hubo fraude, éste no se puede comprobar, ni se podría comprobar jamás."

En ese caso, la hipótesis del fraude sería una teoría de la conspiración. Si ese supuesto hecho no puede confirmarse ni refutarse, implica que esa creencia sería no falsable y esa característica (no poderse falsar) la poseen precisamente todas las teorías de la conspiración.

En este tema opino yo exactamente lo contrario. En el supuesto que hubiera habido fraude, sería imposible ocultarlo. Para llevar a cabo un fraude electoral se necesitarían movilizar una cantidad considerable de recursos y de personas, y por lo tanto sería muy difícil o incluso imposible ocultar esas acciones.

Maik Civeira dijo...

En efecto, por eso es necio asumir que hubo fraude como si estuviéramos seguros de ello, sin más razón para creerlo que el hecho de que el gobierno cae mal.

Alchemisterius dijo...

Al menos por el momento, me da algo de flojera seguir discutiendo esto, así que por ahora lo dejo en un "agree to disagree".


Sin embargo, haré algunas aclaraciones de mi parte:
-El CEO de Viacom (propietaria de MTV) es un judío del estereotipo, Sumner Redstone, y con "valores degenerados" me refiero a toda esa basura de "twerking", "Jersey Shore" y cosas parecidas. Desconozco si lo fundaron.
-La mayor parte del gobierno bolchevique de Rusia antes de que Stalin los exterminara estaba formado por judíos, incluyendo Lenin y Trotsky. Los últimos zares de Rusia trataron a los judíos como basura, y hasta los culparon por el asesinato de un zar, y de ahí vino la mayor oleada de migraciones judías en los 1880s, incluso más que en la época del Holocausto. Esa es también otra razón de por qué apoyaron el comunismo en un principio, porque en ese régimen ya no serían ciudadanos de segunda clase (Nota personal: Maldito Stalin que arruinó el comunismo para siempre).
-No fue mi intención generalizarlos. De hecho, mencioné que han sido un grupo heterogéneo (con ciertos patrones, por ejemplo que los asquenazíes son en su mayoría liberales y los sefardíes son conservadores). No los veo como una entidad monolítica, y sé que tienen diversidad de pensamientos y opiniones divididas sobre varios asuntos (Ej: Israel, capitalismo y socialismo, etc). Yo también encuentro absurdo que para los antisemitas, los judíos promueven exactamente lo contrario a lo que ellos crean. Personalmente, apoyo el derecho de Israel a existir pese a todo lo que haya hecho, pero eso es otra historia.
-No soy de esos conspiralocos que culpan a los judíos de todo (hasta he llegado a discutir y burlarme de esos), pero aunque fuera verdad, no es la culpa de todos los judíos, y lo que haga uno no puede ser la culpa de todos. Eso es otro de los problemas que tengo con el antisemitismo, que los mete a todos en un mismo saco, aunque hubieran generalidades con excepciones.
Digo las cosas con la seguridad que las tengo. Si me ven diciendo algo sin completa seguridad, trátenlo con tanto o más cuidado de lo que yo lo hago.
-De todas las fuentes que usé, sólo dos fueron de extrema derecha (Y sólo una lo sabía cuando hice el anterior comentario). Y la verdad, odio usar fuentes tendenciosas. Por eso no le hago caso ni a RT, DailyStormer, Sputnik, Breitbart, Infowars, Huffington Post, CNN, Televisa, El País, Salon, etc.
-Este asunto de migración no necesariamente es algo de extrema derecha. He visto hasta liberales creyendo esto (Ej: Chris Ray Gun y PewDiePie). Suponiendo que sea un problema, yo quisiera que se resuelva de la manera más humanitaria posible, cosa que, por desgracia, veo improbable. Me hace sentir frustración e impotencia.

Anónimo dijo...

Alchemisterius:

¿De donde sacas tu que la mayoría de los miembros del régimen bolchevique eran judíos? A lo que me refiero específicamente es a que cites alguna fuente que respalde tu afirmación. Tendría que ser por ejemplo algún censo de los políticos bolcheviques en el que se indique la etnicidad de cada uno de los miembros.

Y por supuesto que me gustaría que la fuente fuera seria y académica, dejando a un lado blogs conspiranoicos o panfletos neaonazis.

Anónimo dijo...

Y aquí tenemos a Alchemisterius mostrando su refinamiento occidental.

https://twitter.com/AlexeiArwinson/status/959661695542157313

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails