martes, 29 de mayo de 2018

Thundercats, nostalgia y mame.



Hola, rucos. Como ustedes ya sabrán, si tienen acceso a Internet -y realmente nada relevante qué hacer con sus vidas-, hay estos días un mame bastante chocante respecto a la nueva caricatura de los Thundercats. Si no lo saben, o necesitan que les recuerden, básicamente, la cosa se ve así:




Uff... En fin, el anuncio de esta caricatura causó reacciones furibundas de inmediato. En particular entre la bandita de chavorrucos que fueron niños en los 80 y crecieron con la serie original de los Felinos Cósmicos. Aquí se dividieron en dos grupos de mamadores. El primero fue el de los esperables "¡Están arruinando mi infancia!". A ellos me voy avocar primero diciendo:


Como si, digamos, viste a tus padres ser baleados en un callejón. Eso sí arruina tu infancia. Supongo que algunas cosas pueden manchar tus recuerdos de la infancia, como, no sé, descubrir un día que tu abuelito a quien tanto querías era un oficial nazi buscado por el Mossad por haber sido el encargado de abrir las llaves de gas en Auschwitz.

Tus recuerdos de Thundercats están a salvo. La serie original seguirá existiendo y si, como yo, tienes la colección, la puedes volver a ver cuando quieras. De todas formas, lo más probable es que extrañes menos Thundercats como añoras la experiencia de ser un niño sin problemas, sin deudas y sin dolores de espalda cuando veías Thundercats.



Debe ser que las de series animadas de los 80 tuvieron un impacto fuerte en la cultura pop, o que nuestra generación es desesperadamente neostálgica y se niega a crecer, pero el caso es que puedes esperar que cada época tenga sus propias versiones de las Tortugas Ninja o Transformers, así como durante todavía más décadas las ha tenido de Batman. Y no pasa nada: como sea te quedas con la que más te gustó... Que, no es casualidad, será con la que tú creciste, aunque haya otras mejores. 

Pero tampoco salgas con quejumbre de "es que las caricaturas de ahora no son como las de mis tiempos". Jódete. Hoy en día algunas series animadas que pasan en la tele han alcanzado niveles de complejidad y creatividad que nunca se habían visto. ¿Hay también basura y cosas genéricas? Sí, siempre las ha habido y siempre las habrá. En tu época también las hubo, pero no te acuerdas de ellas. Conclusión: para de mamar.



¿Pero saben quién me ha molestado más? Los mamadores anti-mame. Si los primeros se ven como los rucos amargados que odian todo lo nuevo y todo lo de los jóvenes, los segundos quedan como los chavorrucos que quieren ser cool poniéndose del lado de la chaviza y marcando diferencia con los otros rucos. Como si la forma de enfrentar su crisis de la mediana edad fuera adoptar el rol de defensores heroicos de los GenZ, o peor: actuar como GenZ hipersensibles. Y me exasperan, porque se ponen una postura de superioridad moral inmamable. Así que ahora me voy a cagar en ellos y lo voy a disfrutar.

Como ya vimos, los rucos amargados no tienen razones válidas para ponerse mamones, pero los chavorrucos-cool se la volaron olímpicamente en sus respuestas. Uno de sus argumentos es "De todos modos la pinche serie original estaba bien chafa". No, tú también jódete.

Como les dije, tengo Thundercats en mi casa y todavía la veo de vez en cuando. La sigo amando. No creo que sean sólo los googles de la nostalgia, porque no me pasa lo mismo con He-Man o Dinoplatívolos, que sí me dan un poco de pena ajena, y a las que he vuelto a ver como placer culposo. Sí me pasa con Los Verdaderos Cazafantasmas, otra que amo hasta la fecha.

Es cierto que en Thundercats la animación era poco dinámica y reciclada, y que los argumentos de cada episodio eran bastante simples la mayor parte del tiempo. Pero pónganla en su contexto: entre las series animadas (excluyendo las japonesas) ¿cuál tenía una animación así de espectacular, aunque fuera sólo en el intro y algunas secuencias de acción? ¿Cuál tenia un diseño de personajes y de mundos así de creativos? ¿Cuál tenía una banda sonora tan gloriosa basada en leitmotivs?




Los argumentos no podían ser muy complejos porque en esa época no se manejaba que una sola línea argumental abarcara toda una temporada, como ahora. Por regla, cada conflicto tenía que resolverse en un solo episodio, y aun así se echaron algunas historias muy imaginativas, incluso con tonos trágicos, creación de mitos, dilemas éticos y reflexiones sobre la vida. Entre un mar de lugares comunes y aventuras trilladas, es cierto, pero era lo que había. 

Entonces, si no te gustó o ya no te gusta Thundercats está bien, pero no creo que se pueda honestamente negar que fue algo innovador en su momento, que hizo escuela (vean Solverhawks y Tigersharks) y que si se está haciendo una nueva versión es precisamente porque no es cualquier cosa, sino algo que dejó huella.



De cualquier forma, aún si la original Thudercats hubiera sido tan mala, esto no hace automáticamente buena a la nueva. De hecho, más que defender el nuevo proyecto, los chavorrucos-cool se han dedicado a atacar a los rucos amargados y a la serie original. Por ejemplo, está eso de "es que no es para ti, goe". Y en parte tienen razón. Quien no se interese o se sienta repelido por esta nueva caricatura puede simplemente ignorarla. Los treintones y cuarentones no son el público meta, de seguro, así que si la mayoría de ellos la boicotea, a Cartoon Network le va a dar igual. Vaya, hasta los creadores son más jóvenes que yo. Se ve que está hecha para niños chiquitos y, como padre lo digo, los niños chiquitos ven casi cualquier cosa.

Sin embargo, tengo algo que decir. A mí me gustan mucho las caricaturas. Ya casi no tengo tiempo para verlas, pero entre mis favoritas  contemporáneas tengo a Phinneas y FerbGravity Falls, Hora de Aventura Steven Universe... Y ¿les confieso algo? Me divierte mucho Peppa la cerdita; me hace reír espontánea y sinceramente. Tampoco creo ser un ruco amargado que no tolera nada nuevo. Puedo decir sin temor que Mystery Inc. es la mejor encarnación de Scooby-Doo que ha existido y que Friendship is Magic supera por mucho cualquier cosa que haya habido de My Little Pony.

"A ver, intentémoslo hacer al revés"

En realidad, habemos varios rucos que disfrutamos mucho de las caricaturas infantiles, y como tales bien podemos decir cuándo algo nos parece chido y cuándo algo nos parece una porquería, aunque a nadie le importe nuestra opinión.

También tengan en cuenta que cuando los creadores se deciden a hacer refritos, secuelas o en general a trabajar con material ya existente y bienamado por muchos, no están creando en el vacío algo que fácilmente pueda ser valorado por sí mismo, sino que se están colocando dentro de una tradición y que su producto será, de forma inevitable, juzgado en relación a todo lo demás que forma parte de la misma.

Siempre se puede responder "pues si no te gusta, no lo veas y ya", pero lo mismo podríamos decir de cualquier cosa, negando validez al gusto de criticar y a la catarsis del despotrique. Los chavorrucos-cool se han dedicado a regañar a quienes no han tenido una reacción favorable a la nueva serie, como si fuera un asunto de virtud ética, arrogándose un aura de santidad que no merece menos que un zape virtual.

"Hola, mis compañeros infantes. ¿Listos para disfrutar la nueva serie de Thundercats que los viejos no quieren ver?"

Sinceramente, para mí el concepto y diseño de la nueva Thundercats se ve bien pinche feo y pendejo, pero quién quita y al final resulta estar divertida. Teen Titans Go! (cuya influencia en esta nueva serie es obvia) tampoco es mi máximo, pero mis hijos la ven y yo mismo me HE encontrado riéndome a carcajadas con sus tonterías.

Además, estamos en un momento de la cultura pop en la que lo que triunfa es lo irónico, paródico y autorreferencial. Lejos hemos quedado de la década anterior, en la que todo quería ser grimdarkserious. La serie de Thundercats de 2011 era una joyita (aunque me pareció por momentos demasiado oscura y melodramática) y fracasó. Estamos en la época en la que Young Justice fue cancelada pero Teen Titans Go! tendrá un largometraje en los cines. Llegará el momento en el que el ciclo vuelva a empezar.



No, la nueva Thundercats no me va arruinar la infancia y puedo simplemente no verla. Lo más probable es que ni siquiera tenga mucho tiempo para hacerlo, de todos modos. Pero, carajo, distingan entre tres cosas diferentes:

A.- Puedes amar, odiar o ser indiferente ante la original Thudercats y eso está bien.
B.- Puedes amar, odiar o ser indiferente ante la nueva Thundercats y eso está bien.
C.- Lo que pienses de una no tiene que afectar tu percepción de la otra, ni invalida tus opinones al respecto.

Finalmente, todo este mame es de lo más irrelevante posible. Decidí abordarlo porque tenía ganas de despotricar (es catarsis, recuerden) y porque soy un chavorruco amargado que quiere verse cool regañando a todos los demás. ¡Salud!

1 comentario:

Emmanuel dijo...

En parte si es como cuando le cambiaban el doblaje a una serie: cuando tienes la edad para disfrutar sinceramente, si notas el cambio, pero no le das mucha importancia; pero cuando te aferras a que el mundo sea como ya no puede ser, hasta haces marchas para que regrese la voz original

¡Ah! ¿qué será de nosotros sin la neostalgia? ¿Extrañaremos extrañar? Gracias por estas entradas Mike

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails