jueves, 16 de agosto de 2018

Lenguaje, racismo y mame



Hola. Texto rápido porque ando con los preparativos del regreso a clases. Rápido y ya un poco tardado, porque eso fue mame de hace dos semanas o más, creo. El caso es que entonces anduvo circulando la imagen de esta chava sosteniendo este letrero, lo cual le generó bastantes burlas y mala leche, pero también bastante apoyo y contraburlas hacia los que se burlaron primero. Así que, para bajarle al mame, aclaremos algunas ideas.

¿Es racista querer aprender francés o inglés en vez de una lengua indígena? No, no lo es. ¿Hay racismo implicado en el hecho de que más personas aprendan francés o inglés que lenguas indígenas? Sí, sí lo hay. ¿Cómo es eso? Ponga atención, joven. 

El problema surge de un error bastante común tanto entre los que pugnan por la justicia social como los furibundos defensores del statu quo: confundir las dimensiones sociales e individuales de estos fenómenos. Vamos por partes.

El que una persona decida aprender inglés (no digo francés, es mucho menos común) no tiene que ver con sus actitudes o prejuicios racistas como individuo. Para empezar, ¿cuántas personas tienen la oportunidad de aprender bien un segundo idioma? No es como que haya muchas clases gratuitas y públicas de alta calidad, en las que una persona pueda escoger cualquier idioma de un menú.  No es como que a la gente le ofrezcan por igual aprender inglés o maya, y digan "ay no, maya es una lengua de indios feos, fuchi". No, si una persona tiene acceso a clases de un segundo idioma, lo más probable es que éste sea inglés. Simplemente, es lo que hay disponible.

Luego, pero no menos importante, está que una persona por lo general no aprende idiomas por puro gusto. Ése es un privilegio que sólo se puede dar una minoría con tiempo y dinero a la mano (por no mencionar que no todo el mundo tiene el don de lenguas). Quienes lo hacen es pensando en las oportunidades laborales y académicas que eso puede abrir. Es decir, por necesidad o por practicidad. De la misma manera que a los hablantes de lenguas nativas les es más conveniente aprender español que otra lengua indígena: lo necesitan.

Pero, ¿por qué lo necesitan? Porque el inglés es la lengua más hablada del mundo como segundo idioma. Es de hecho la lingua franca del mundo contemporáneo, con todo y que otras lenguas como el chino, el árabe o el español tienen más hablantes nativos. Y es ahí donde entra el componente racista, no en lo individual, sino en los social y lo histórico, porque no es culpa de uno que aprender inglés sea lo conveniente en este mundo, pero tampoco es casualidad que sea el inglés y no el suajili la lingua franca del planeta. O el español y no el náhuatl la lengua hablada en México, si a ésas vamos.

Las lenguas que se vuelven internacionales no porque sean bonitas, o prácticas o fáciles de aprender, o porque a la gente les gusten, sino porque son las que hablan los grupos, las sociedades, las naciones que tienen el poder, ya sea militar, económico o político, pero por lo general, los tres. Y ese poder se ha logrado históricamente con la violencia de unas gentes sobre otras, violencia que a menudo se justifica con la superioridad de la cultura, la religión o la raza. Hablamos una lengua descendiente del latín y no del fenicio porque los romanos barrieron con los cartagineses, y hablamos castellano porque los españoles barrieron con las civilizaciones nativas (y sus descendientes criollos y mestizos continuaron haciendo el trabajo). Y es el inglés porque el imperialismo estadounidense, y antes el británico, se han impuesto en el mundo a cañonazos.

Entonces, el acto individual de escoger un segundo idioma para aprender no es racista. Pero el hecho de que aprender algunos idiomas (y otros no) sea conveniente proviene de factores históricos y culturales indudablemente relacionados con el racismo y otras formas de discriminación. No es culpa personal de nadie, pero es algo que hay que reconocer. Sin mencionar que hay actos relacionados con el lenguaje que sí son racistas a nivel individual. Por ejemplo, discriminar a personas que no hablan bien el español porque su primera lengua es indígena. O llamar "dialectos" a las lenguas indígenas, como si esa palabra significara "lenguas chafitas". O usar indio o negro de modo peyorativo. O llamar chinos a todos los asiáticos. Y así.

¿Será real? Tengo mis sospechas...

Cuando vi por primera vez la foto de la chava pensé, como muchos otros, "sta pndja". Rodé los ojos ante otra persona más que venía a sermonearnos en Internet, como si hicieran falta de ésos. Pero luego pasaron dos cosas. Uno, vi que la raza se pasó de culera con la pobre morra. No es que no hiciera falta un "estás equivocada y aquí va el porqué", pero la bandita se clavó en tirar mala leche inmerecida y completamente sacada de proporción. Que si te acusan de ser mala persona, no te defiendes portándote como una mierda, carajo.

Dos, supe que el cartel era resultado de un taller contra el racismo, que otros participantes hicieron letreros similares. Entonces, como dice mi novia, a lo mejor la chica está equivocada en su búsqueda de ejemplos de racismo, pero lo estaba haciendo en un ejercicio para aprender a identificar el fenómeno, y en ese caso merece que le den chance, caray. Y todos tendríamos que participar de ese mismo ejercicio, en vez de negar el racismo en nuestra sociedad, como muchos hicieron en respuesta al letrero.

Pero también hubo mame del otro lado, cuando salieron a defender no sólo a la chica, sino a su premisa, valiéndose del principio falaz de que cuestionar de cualquier forma si algo es discriminatorio o no, es discriminatorio en sí mismo y demuestra la validez de la denuncia de discriminación. O algo asó. Es decir, confundir gimnasia con magnesia, y bien fuerte.

Desde hace tiempo que se denuncia en las redes la excesiva responsabilidad que se pone en los actos individuales de la gente común en cuanto al tema de la protección ambiental. Es decir, que nos enfocamos mucho en criticar los hábitos y costumbres de las personas (como el mame con el popote), cuando lo que más hace daño son las corporaciones y los gobiernos. 

Quizá valdría hacer un ejercicio análogo con respecto a la justicia social, y preguntarnos si no se está adjudicando una responsabilidad desproporcionada a las personas individuales por sistemas enormes que existen desde antes de que nacieran y sobre los que no pueden hacer gran cosa. No lo digo para negar las responsabilidades individuales, sino para refinar la conversación. Igual entiendo el cansancio de muchas personas de que todo el tiempo les estén diciendo, desde una posición de superioridad moral, que son unos jodidos monstruos hasta por las cosas más inocuas y cotidianas. Eso genera un bloqueo y una cerrazón para comprender cuáles de sus actitudes pueden ser negativas y en qué magnitud.

En fin, como siempre digo: por eso no pinches podemos tener nada bonito.




PD: Chumel está bien pendejo, la neta

2 comentarios:

Fernanda Fierro dijo...

Siempre me gusta leer tus puntos de vista!
:)

Maik Civeira dijo...

Gracias :)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails