lunes, 13 de septiembre de 2010

Niños Héroes



Pos sí, hombre, pos sí. Que lo de los Niños Héroes nos lo maquillaron para que se viera muy bonito y épico y así tapar un hecho por demás vergonzoso en la historia nacional, ni hablar. Que lo de Juan Escutia arrojándose con la bandera para salvar a nuestro lábaro patrio es una de las más grandes magufadas de las que nos han dicho en la escuela, ni se diga. Que ensalzar a unos chamacos que murieron en la guerra es mórbido, y debería ser motivo de vergüenza y horror, no de conmemoración, pos sí.


Pero, coño, algo de respeto merecen los cadetes del Colegio Militar, que demostraron tener algo de agallas, en una situación en la que todo el mundo se estaba culeando, pues a pesar de ser un repoquito contra un rechingo, se mantuvieron firmes y lucharon hasta el final. Y si vemos lo que otros andaban haciendo por esos días, con mayor razón salen bien parados los chamacos.


Siempre nos dicen y recontradicen que los malvados gringos se aparecieron un buen día frente a Chapultepec, masacraron a los cadetes y se quedaron con Texas, California, Nuevo México, Utah, Nevada y Arizona (de donde ahora nos quieren sacar, los culeros). Pero se les olvida decir que junto a la culerez de los gringos, imperio mala onda que desde entonces ha estado de bully con nosotros, está la culpa de no pocos mexicanos en cangrejismo proverbial.


Andaba un don nadie llamado Gabriel Valencia en la presidencia de la República cuando ¡mierda! los gringos invadieron. Y no sé qué les digan a los niños gringos en las escuelas, pero ni madres con sus pinches casus belli, que esos territorios desde hace harto que los andaban zopiloteando. Pues que manda don Gabriel a Mariano Paredes para detener a los gringos, ¿y qué hace el buen señor? Desobedece al presidente, se levanta en armas y aprovecha para tomar el poder.


A Lucas Alamán, aprovechando el desmadrito, le pareció buena idea exigir que se instaurara una monarquía encabezada por un príncipe católico bajo la tutela de España, como Dios manda, pero parece que nadie le hizo caso.


Pero Valentín Gómez Farías y Antonio López de Santa Anna (que ya había sido presidente federalista y luego centralista) decidieron pronunciarse contra Paredes y restaurar el federalismo, lo cual consiguieron.


Y mientras los mexicanitos andaban cociendo habas, ¿quién chingado defendía la Patria? Mariano Arista, pero no le fue muy bien, sobre todo porque no recibía ayuda ni instrucciones del gobierno, principalmente porque ni gobierno había. Ah, pero eso sí, su Alteza Serenísima fue valientemente a defender Coahuila, y hasta derrotó a los gringos en Angostura, pero el muy meco en vez de asestarles el golpe fulminante los dejó escapar para que se rearmaran.


Aburridos los gringos de tratar de invadir por el norte, decidieron atacar la "Tres Veces Heroica Ciudad de Veracruz" (porque tres veces se la chingaron, dos los gringos y una los franceses), por donde entraron como John por su casa y avanzaron hasta la Ciudad de México, donde sostuvieron batalla en el Castillo de Chapultepec, mataron a un montón de soldados, incluyendo a nuestros imberbes en cuestión e hicieron prisionero a don Nicolás Bravo, uno de los pocos valientes que todavía quedaban en nuestra patria jodidita y tuillidita.


¿Y qué fue lo que pasó? Nada, pos que los gringos tomaron el DeFectuoso y el 16 de septiembre de 1847 la bandera de las barras y estrellas ondeó en Palacio Nacional (este Bicentenario también se cumplen 163 años de esa heroica batalla, fuck yeah). Y uno hasta se imagina el dolor y la humillación de los mexicanos en las calles, algo así como los franceses que lloraban de rabia mientras las SS desfilaban por las calles de París... ¿No es conmovedor? ¡Pos están mal! ¿Qué hicieron nuestros mexicanos al grito de guerra? ¡Vitorear al general Winfield Scott y ofrecerle la presidencia de la República! ¡Hágame usted el puto favor! Me imagino el sacón de onda del general Scott, así de "Fuck, have some dignity, you greasers!" (eso sí, fueron la plebe, los de los barrios, los que se opusieron al invasor y los agarraron a pedradas).


Y pa' que tengan una idea, entre diciembre de 1845 y febrero de 1848, años entre los que transcurrió la guerra, México tuvo SIETE fulanos diferentes que sirvieron como presidentes, repartidos en DIEZ periodos presidenciales (y los que repitieron no fueron consecutivos). ¡No mamar!


Pos sí, hombre, pos sí. Junto a tanta pusilanimidad, los chavos que dijeron "De aquí no nos movemos", aunque fuera por ingenuotes, sí que salen muy bien parados, y hasta se merecen el calificativo de héroes y todas las rotondas que quieran hacerles.


¡Y viva México!

24 comentarios:

KrizalidX1 dijo...

Pues ¿VIVA?

changos, pinche patria piojosa

Pancho "el autor" dijo...

Me caga mi país... pero la neta tienes razón fueron los únicos que quedaron bien, aunque dicen que el chavillo este se tropezó mientras huía y de puro churro se enredó en la bandera y al intentar zafarse ¡MOCOS! se cayó

Kentucky Freud Chicken dijo...

Ahora todos a tragarnos nuestras quejas de la engañiza porque Ego nos ha puesto en nuestro lugar.

Aplausos.

Misspell dijo...

wow no sabia la historia completa, y que paso despues? que hicieron los gringos con el defe?

(pinches libros de la sep)

Ego dijo...

Los gringos ocuparon México por algunos meses, durante los cuales tuvieron que enfrentar espontáneas manifestaciones de repudio y hasta violencia por parte de la raza de los barrios bravos, que también merecerían su rotonda.

Joako dijo...

Los niños son heroes aunque perdieron al igual que Veracruz, tambien heroico.

Por cierto de las 3 veces que mencionaste, ¿no fueron dos contra los estadounidenses y una contra los franceses?

Oyieth dijo...

No se porque, pero muchas veces siento que nuestro histórico orgullo patrio es algo así como una ilusión que nos crean de niños...como el ratón de los dientes o los reyes magos...

Danielov dijo...

Yo apoyo la teoría de Pancho con respecto al enredo de Juan Escutia con la bandera.

Por más que les laven la cholla en las academias militares, no creo a ningún cadete tan autómata como para "proteger el honor del lábaro patrio con su vida misma".

Pero ps si así estaba nuestra política, ni a quién irle. Cucosas.

Ego dijo...

@Jonako:

Francia, 1838 (Guerra de los Pasteles)

EUA, 1847 (Intervención americana)

Francia, 1862 (Intervención francesa)

Pero hubo otra invasión gringa, ahora que lo mencionas, en 1914, para aplacar a Huerta.

Pith Zahot, El enemigo público dijo...

A ver si entendí: ¿quiere decir entonces que los niños Héroes son exactamente iguales que la tres veces heroica ciudad de veracruz, porque pelearon y perdieron? Aaarrgg, me confundo. De todas formas chido por esos niños, yo me hubiera orinado del miedo al ver los güerotes entrando en el castillo, y hasta en una de esas les picaba un ojo con el asta de una vandera... no? Así perdí yo los ojos, aunque es solo una de tantas teorías.

Compañero, acabo de iniciar una serie en mi blog y quisiera la opinión de gente leida y escrebida, cómo ves, te pasas por mi blog para leer el primer capítulo y me das tu opinión? Obvio todo el que qiera pasar pss son bienvenidos.

Saludos.

Pith Zahot, El enemigo público dijo...

Jejeje bueno, ahí está el enlace en mi nombre, pero de todas formas se me olvidaba poner mi dirección:
www.deivid-zone.blogspot.com

¡Gracias!!

Pablo Cabañas dijo...

Esto demuestra una vez más que personajes ficticios (o por lo menos, pubertos reales con una historia tremendamente adornada) son mucho más heróicos que los verdaderos...

(...)

¡UN MOMENTO! Que bruto de mí, por supuesto que había gente que SÍ existieron y que SÍ defendieron al DF de las tropas gringas, como ¡Oh ironía de la historia! fueron los léperos y las putas, no como la aristocracia capitalina, dedicando loas al invasor.
Se me olvidó ese detalle y que bueno que lo comparto.
Saludos.

Sir David von Templo dijo...

No, pos que se le puede hacer...

Saludos.

vinxer dijo...

que buen articulo gracias

Yaremi dijo...

Y después de leer esto todavía nos preguntamos: porque tuvieron que inventarnos el cuento de los niños héroes y el porque de la obsesión de mencionarlos como el único hecho relevante de ese momento en todos los libros de historia.

Lamentable es el hecho de ocultar la verdad como lamentable es conformarse con “cuentos de hadas” y no indagar un poco en la historia nacional aunque sea por curiosidad.

En fin… mejor a festejar con Tequila para olvidar que en realidad después de 200 años todavía no hay mucho que celebrar.

encontrado dijo...

A propósito de estos chavos, por ahí se rumora que fueron los primeros NINIS; es decir que NI niños NI héroes, dato pá continuar con la celebración

Saludos

Dr. Dulcamara dijo...

Ash Ego, no andes diciendo esas cosas. ahora nadie querrá comprar mis muñecos de acción de Santa Anna, con pierna intercambiable y todo.

Muy buen post.

Saludos.

la MaLquEridA dijo...

Yo me la se de otra forma.

Los cadetes estaban en una fiesta cuando llegaron los gringos, Juan Escutia de tan borracho que estaba se tropezó y cayó encontrando una bandera en su caída, enredándose en ella. Inventaron que fueron héroes porque los niños mexicanos no tenían referencia de ningún héroe de su edad. Ellos eran adolescentes valientes según nos enseñan, blah!

Lo mismo pasó con El Pípila, ¿quién se supone que puede cargar una piedra sobre su espalda de tal tamaño?, nada más hay que pensar tantito.

La historia de nuestro país está hecho de mentiras por eso yo no les creo nada a los libros de historia ni tampoco creo en Morelos, Juárez, Hidalgo y toda esa bola de palurdos.

Saludos.

Ego dijo...

Para rematar, sólo incluiré la definición de Ambrose Bierce sobre "Héroe":

"Individuo que, a diferencia del resto, no pudo salir corriendo".

alida corey dijo...

yo también me sabía lo de que los "Niños Héroes" estaban borrachos. En fin nadie sabe nadie supo, finalmente.

Ego dijo...

Por cierto, el presidente Harry S Truman visitó el monumento a los niños héroes en 1947 (100 años después de la batalla) y guardó un minuto de silencio por los cadetes, a quienes dijo que había que honrar como valientes.

Como era de esperarse, los texanos protestaron por estas acciones y gritaron "Recuerden el Álamo".

Homero GS dijo...

Por mucho menos los greengooosss proclaman héroes. ¡Por mucho menos! Creo que después de todo, las mentiras heróicas nos forman de alguna manera, nos dan alguna esperanza, algún horizonte visible a dónde dirigirnos. Y como todo héroe (de donde sea) están volaaados...

Moisés dijo...

Recomiendo la conferencia sobre los niños héroes de Jose Manuel Villalpando

Sobre la batalla:
El castillo de Chapultepec tenia una guarnición de uno 800 soldados, 53 cadetes, mas el batallón activo de San Blas de unos 400 hombres.
En principio los cadetes no estaban obligados a combatir porque eran alumnos y menores de edad (menores de 21 años) y de hecho se les dio orden de retirada al inicio de la batalla. Sin embargo los cadetes voluntariamente eligieron quedarse.

Sobre los cadetes:

Juan de la Barrera: Ya era egresado del colegio, y no peleo en el castillo sino en el área que ahora correspondería al circuito interior y avenida chapultepec, y falleció combatiendo en el batallón de zapadores en una trinchera.

Vicente Suarez: Era un guardia en la cercano a la entrada del castillo y falleció combatiendo.

Fernando Montes de Oca y Francisco Marquez: Combatieron y hacia el final de la batalla trataron de huir por las peñas de la ladera del cerro y fueron muertos por los norteamericanos.

Agustín Melgar: Logra atrincherarse en los dormitorios donde es capturado y al día siguiente fallece de sus heridas.

Sobre la bandera:
La bandera la bajaron los mismos norteamericanos y luego la mandaron a EUA. Quizás la leyenda se baso en Margarito Zuazo , que combatio en Molino del Rey y al retirarse se envolvio con la bandera y fue muerto por los norteamericanos, según se esa bandera esta en el museo nacional de historia con todo y manchas de sangre

Sobre Juan Escutia:
Juan Escutia al parecer no era un cadete sino un soldado de Nayarit sobreviviente del Batallón de San Blas el cual constaba de 400 hombres, que logro frenar con fuerza al ejercito norteamericano y que finalmente fue prácticamente aniquilado. Juan Escutia y otros lograron replegarse al castillo y finalmente debió morir combatiendo en la azotea

Finalmente para la historia de la celebración que es un tema aparte recomiendo el articulo Conmemoración de la hazaña épica de los niños héroes: su origen, desarrollo y simbolismos de Enrique Plascencia de la Parra.

Maik Civeira dijo...

Excelente, Moisés, gracias.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails