lunes, 9 de mayo de 2011

¿Qué leía cuando no leía? (Segunda Parte)

Y aquí viene la segunda parte de esta lista. A continuación están los libros que leí desde que me fui en viaje de autodescubrimiento por el Viejo Continente, hasta antes de 2005, cuando decidí empezar a leer en serio, con más o menos orden y sistema.

Cuando estuve en Italia

11.- Los Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan: Sean ustedes o no creyentes, estos cuatro libritos son parte fundamental de la cultura y el pensamiento occidental. Leerlos permite comprender muchas cosas de nuestra cultura, por ejemplo, el arte sacro europeo (lo que me fue muy útil). Por otra parte, son libros con momentos muy hermosos de verdadera poesía y sabiduría, (si dejamos de lado las cosas que no tienen sentido, y las cosas que contradicen a las otras cosas) y debo decir que me ayudaron cuando andaba con unas locuras que pa' qué les cuento. Además, sirven para darse cuenta de que las religiones actuales tienen poco o nada que ver con las enseñanzas morales de Jesús de Narazeth, y para rebatirle a los fundamentalistas con sus propias armas.

12.- El Evangelio según Jesucristo de José Saramago: La lectura perfecta para seguir a los Evangelios canónicos (también me leí los Apócrifos por esas fechas). Uno de mis libros favoritos de toda la vida, cuenta la historia de Jesús desde un punto de vista muy peculiar, el suyo propio. Además, la prosa de José Saramago es exquisita. No puedo alcanzar a decirles lo chingón que este libro. Hay pasajes tan hermosos que conmueven, y otros que estremecen, como cuando Jesús, Dios y el Diablo están en una barca en medio del lago y... ¡mejor no les digo! Y por supuesto, cómo olvidar "Perdónenlo, hombres, no sabe lo que hace".

13.- El Péndulo de Foucault de Umberto Eco: La obra maestra de la literatura de lo oculto, lo esotérico y lo conspiranoico, obra de la mano de nuestro filósofo vivo más chingón, con un sentido de ironía por todas las ridiculeces que allí trata, pero al mismo tiempo con un gran talento para la narrativa policíaca, que te deja prendido de la página hasta que acabas o te vuelves loco. Al final terminas con delirio de persecución. Recuerdo que cuando se puso de moda El Código Da Vinci y la gente me dijo de qué se trataba, respondí "Pfff, no mamen, ¿no han leído El Péndulo?"

14.- La Divina Comedia de Dante Alighieri: Poco puede decir este humilde bloguero de una de las obras más grandiosas de la literatura universal. ¡La poesía, la sátira, la filosofía, el imaginario! Es un verdadero viajesotote este libro. Tuve la fortuna de leerlo en su idioma original, y me gustó tanto que me aprendí de memoria algunos pasajes, que ahora me gusta recitar cuando ando un poquitín tomado en las fiestas. La historia: la odisea de un poeta, que atraviesa Infierno, Cielo y Purgatorio en busca de su amada Beatriz. ¡Imperdible!

15.- Rogue State de William Blum: Este libro es una breve historia del imperialismo yankee, desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, hasta poco antes del 9/11 (aunque tengo entendido que ediciones más recientes abarcan los últimos años). Digo, no es que no supiera ya que el Imperio Gringo es bastante hijo de puta, pero este libro proporciona datos duros, nombres y fechas, además, me sirvió para hacerse una imagen real del poder estadounidense, sin tampoco caer en conspiranoias ni en echarle la culpa a los gringos de todo. Quizá lo mejor es el listado de propuestas de la ONU que podrían haber contribuido a formar un mundo más justo y que EUA vetó. ¡Qué poca madre!


Durante la carrera

16.- El Paraíso Perdido de John Milton: Otro de mis clásicos favoritos de toda la vida. Es un poema épico que narra la más grande de las gestas de todos los tiempos: la rebelión de Lucifer y la guerra tras la cual una tercera parte de las hordas celestiales cayeron al Infierno. Y por supuesto, la historia del Pecado Original. Las luchas entre ejércitos de ángeles y demonios no tienen ni tantita madre. Uno lee a Lucifer hablar de la sumisión y la libertad y dices "Chinga, tiene razón", y luego lee a Miguel decir que el amor y el honor y dices "Chinga, también tiene razón". En fin, es una chingonada el libro y una gran opción para leer después de la Divina Comedia.

17.- Moby Dick de Herman Melville: No crean que es una aventura en altamar en busca de ballenitas y piratas. ¡NO! Este libro es mucho, mucho más. Uno de mis favoritos de siempre, Moby Dick es una historia tan llena de simbolismos, que aún hoy los eruditos siguen hablando del tema. Melville era un escritor autodidacta con poco roce cultural (era marinero él mismo) y llena su novela de encantadores vicios narrativos. Tan pronto cambia la prosa por un libreto dramático, como se pone a dar cátedra de la clasificación de los cetáceos, o se mete en una divagación muy intensa de por qué el color blanco debe darnos miedo. Eso, y el homoerotismo soslayado, entre otras muchas cosas, hacen de este libro uno de los que nadie debería perderse.

18.- La Ilíada de Homero: "Canta, oh Musa, la cólera de Aquiles..." Ésta es otra de las grandes obras de la literatura que no pueden dejarse de lado. Se ubica en la famosísima Guerra de Troya, y narra la furia de Aquiles hasta que logra desquitarse de Héctor. Pero eso ya lo sabían ustedes. El furor de lo épico, la intensidad de los sentimientos, la complejidad humana de los personajes... en fin, es una obra tan genial, que me siento muy estúpido hablando de ella, así que mejor vayan a leerla.

19.- El Silmarillion de JRR Tolkien: Editada por su hijo Christopher, esta obra es un ejemplo magistral de mitopoeia: narra la creación del cosmos, la caída de los elfos, la guerra con Morgoth (¿Creyeron que Sauron era malo? ¡JA!), el amor de Beren y Luthien, la tragedia de los hijos de Húrin, y otras historias que le dan una mejor forma al universo de Tolkien. La prosa es magnífica y el libro tiene un ritmo más ágil que el de El Señor de los Anillos, pero conlleva un sentimiento trágico y oscuro, que hará que uno se la pase sumergido en las penumbras hasta casi el final.

20.- Mil Novecientos Ochenta y Cuatro de George Orwell: ¿Alguna vez han pensado en que si todas las personas del mundo leyeran cierto libro, la humanidad sería menos pendeja? Bueno, éste es uno de esos libros. Más allá de la alegoría del estalinismo, esta obra nos habla de PODER, de las estrategias que tiene para crecer, consolidarse y dominar finalmente. Es un libro tan oscuro y desesperanzador que sentí que me chupó el alma después de leerlo. Quizá la última frase no suene como la mejor invitación a hacerlo, pero les aseguro que les puede cambiar la forma de ver el mundo.

21.- Las venas abiertas de América Latina de Eduardo Galeano: En este libro básico para comprender la historia de nuestros países, Galeano se enfoca en la explotación y despojo de que este continente ha sido víctima, desde el "descubrimiento" del Nuevo Mundo hasta la década de los 70's. Influyente libro que le abrirá los ojos a más de un despistado. Tengo mi copia autografiada ^-^

22.- El elogio de la locura de Erasmo de Rotterdam: Este brillante y sapientísimo humanista resume en unas cuantas páginas, y de manera hilarante, que no somos una especie tan cuerda y racional como nos gusta pensar. Políticos, nobles, sacerdotes, aristócratas, comerciantes, mendigos, doctores... Todos son examinados por Erasmo, que a través de su personaje principal, la Locura, se burla de esta sociedad de trágicos orates que hemos construido a lo largo de los siglos. Fue escrita publicada por vez primera hace 500 años y sigue siendo tan actual como entonces.


Y con eso concluyo la lista de libros que me marcaron en mis primeros 20 años de vida. Como habrán visto, mis lecturas se fueron sofisticando conforme avanzaba mi edad. Ahora, al cabo de la vejez, repito con Borges: "Que otros se enrogullezcan de las páginas que han escrito; yo me enorgullezco de las páginas que he leído". Trillado, pero cierto.

7 comentarios:

Aurore Dupin dijo...

En la línea del buen Erasmo, también es recomendable "La nave de los necios" de Sebastián Brant (lástima que no le he encontrado en formato impreso).

P.S. La anotación sobre Orwell es una chingonada.

George LLS dijo...

Caray Ego! Qué buena colección. Con orgullo puedo decirte que compartimos casi todos, aunque encontré un par que no conocía y que ahora podré ir corriendo a buscar. También me sentí impulsado a leer nuevamente algunos de ellos, como Moby Dick (la historia de un monstruo... Y de la ballena que lo obsesionaba) y la epopeya de los Silmarils.

Como nota final, te diré que me has hecho reflexionar sobre cómo van variando nuestras lecturas con el tiempo y, particularmente, cómo van influyendo unas sobre otras. Me encantó la secuencia que diste a la Divina Comedia y el Paraíso Perdido. De esa forma, ambas lecturas se transforman en algo más grande...

Abrazo!

G.

Ego dijo...

@George: Así es, cada libro le un significado especial a los que lo siguen y los preceden.

Un gusto compartir gustos. Je, je, je. Saludos.

@Aurore: Gracias! XD

Sir David von Templo dijo...

Que chingón resumen. Comparti completamente contigo lo dicho respecto a 1984. Aunque hay algunas personas que de plano ya no son capaces de entender eso.

Saludos.

Sombrerudo dijo...

"¿Alguna vez han pensado en que si todas las personas del mundo leyeran cierto libro, la humanidad sería menos pendeja? Bueno, éste es uno de esos libros."
Se me enchinó la piel y pensé¡Dónde habías estado cabrón! Yo ése lo leí justo después que el Contrato Social de Rosseau. ¡PFF! Casi hago un graffiti "si no pueden,¡RENUNCIEN!" en el palacio de gobierno de nuevo león. Chingonería pura.

Yo creo que Las venas abiertas de América Latina y Rogue State se deben leer junto con Archipielago Gulag. Los máximos crímenes del capitalismo frente a los máximos crímenes del comunismo. Al final no queda de otra que llorar como el vato ese del planeta de los simios.

YOU MANIACS! YOU BLEW IT UP! OH, DAMN YOU! GODDAMN YOU ALL TO HELL!

chingasatt dijo...

Siempre que hay nuevos reclutas en mi trabajo les cito esa frase tan llena de sabiduria "Abandonad todo tipo de esperanza antes de cruzar por esta puerta" y el tiempo me da la razon ^_^

Anónimo dijo...

Yo también sentí que me chuparon la v...perdón, el alma cuando leí 1984. :)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails