miércoles, 28 de septiembre de 2011

Revolución 2011: Actualización


El curso de los acontecimientos no se ha detenido. Procesos que están moldeando lo que será el mundo en el siglo XXI están ocurriendo frente a nosotros mismos y nos encontramos en una posición que pocas generaciones anteriores tuvieron: tenemos conciencia del devenir histórico y lo estamos viendo suceder ahora mismo. 

En el transcurso de 10 meses han caído 3 dictaduras, lo cual no es decir poco; nuevos movimientos sociales se han iniciado alrededor del mundo, mientras otros han cobrado fuerza; una guerra civil, que hace 6 años era inconcebible, está transformando a nuestro país de formas que no podemos imaginar; los medios de comunicación digitales están modificando la cultura global, y por si fuera poco, el sistema financiero mundial que ha prevalecido desde fines de la Guerra Fría podría colapsar en los próximos meses. Nada asegura  que el futuro siempre será mejor que el presente, pero no tengo dudas de que cuando la marea baje y los ánimos estén más calmados, el mundo será un lugar diferente, para bien o para mal.

EL FRENTE ORIENTAL


En Libia, el régimen de Muamar Al Gaddafi ha llegado oficialmente a su fin y el viejo coronel se convirtió en el tercer dictador depuesto en lo que va del año. El 22 de agosto las tropas rebeldes, apoyadas por las fuerzas aéreas de la OTAN, entraron a Trípoli, la capital libia. Desde entonces, el paradero del ex-dictador es desconocido, pero la Corte Internacional y el gobierno interino de Libia ofrecen fuertes sumas como recompensa por su captura. ¿Cómo será eso? Gobernar un país después de 40 años y perderlo todo en unos meses... Ya lo había dicho Sófocles en Edipo Rey:

El que lo miraba sentía envidia por su dicha y su altura. Y ved a qué abismos lo precipitó el ruedo del Destino. A quien no ha visto aún la luz del final día, jamás le llaméis dichoso.

Batallas y escaramuzas entre rebeldes y fieles a Gaddafi continúan dándose por el territorio libio. 25 mil muertos y 50 mil heridos ha dejado esta confrontación. Mientras tanto, las Naciones Unidas han ya reconocido al gobierno interino libio, encabezado por Mustafa Abdel Jalil, antiguo ministro de justicia de Gaddafi. Jalil fue recibido junto con otros líderes libios en la sede de la ONU. Allí, Barak Obama hizo gala una vez más de la doble moral de la política exterior estadounidense, echándose porras a sí mismo y a sus aliados como una fuerza del bien que representa a la comunidad internacional unida y proyectando un brillante futuro para una Libia unida, inclusiva y pacífica, mientras ignora alegremente los intentos de cambio que otros pueblos árabes están llevando a cabo sin ayuda de ese Trío Dinámico que forman EUA, el Reino Unido y Francia [ver aquí].

¿Qué significa la caída de Gaddafi? ¿Es una revolución popular? ¿Es el triunfo de la manipulación occidental para asegurar sus intereses? Desde mi punto de vista, es un poco de ambas, y este punto de vista se fortalece según me entero de los acontecimientos actuales. La rebelión en Libia inicia como un movimiento popular, inspirado por los de Túnez y Egipto. Siendo Gaddafi un aliado incómodo de Occidente y Libia un punto estratégico por sus ricas reservas de petróleo, las potencias occidentales se apresuraron para intervenir y encauzar esta revolución según conviniera a sus intereses. 

Y así como en Mil Novecientos Ochenta y Cuatro se cambiaba la historia para presentar a los antiguos aliados como enemigos de toda la vida, el Trío Dinámico convirtió al "grandioso estadista" amigo de Berlusconi, Sarkozy y los Bush en el mismísimo diablo. La realidad es que Gaddafi había sido siempre el villano, pero la realidad, oh ironía, importa poco en la realpolitik.

El siempre recomendable blog Disidente del Capitalismo, publicó recientemente un par de notas en las que se habla de la Revolución Libia:

Y mientras en Túnez y Egipto sus pueblos apoyan al pueblo Libio y aborrecen a Gadafi, las fuerzas de izquierda en Latinoamérica y Europa se ponen del lado de Gadafi. Hasta Rebelion.org comenzó a irse hacia Gadafi en los últimos meses después de los crímenes de guerra de la OTAN, pero el punto no es ese, es decir, por más crímenes de guerra de la OTAN ¿es necesario apoyar a Gadafi? 

En una de sus entradas comparte una entrevista con el escritor y filósofo Santiago Alba Rico, sobre la izquierda latinoamericana y sus simpatías hacia Gaddafi, así como de la izquierda que no se dejó deslumbrar por otro "gran líder / dictador". El entrvistado hace una muy importante reseña histórica de Libia, con datos que hay que tener en cuenta para entender el proceso que ahora se vive y que deja muy en claro que el "visionario líder socialista" que prometía ser Gaddafi se convirtió muy pronto en un dictador monstruoso. Es una lectura que recomiendo ampliamente, en especial para los que aún dudan de la legitimidad del levantamiento libio [ver aquí].



En la segunda, se comparte un artículo del mismo Alba Rico en el cual se habla de lo absurda que es la fractura de la izquierda occidental en torno a Libia, pues independiente de sus dimes, diretes, esperanzas utópicas y teorías conspiranoicas, la transformación que está ocurriendo en el Norte de África es real y pasará, queramos o no tomar conciencia de ello [ver aquí]:

Mientras la izquierda occidental se intercambiaba bofetadas en torno a la intervención de la OTAN, los pueblos árabes, acompañados por una izquierda regional a la que ni en Europa ni en América Latina se escuchaba, se dedicaban y se dedican a combatir las dictaduras con medios y en condiciones que ningún análisis marxista habría previsto y probablemente tampoco deseado. El caso es que tampoco las potencias occidentales habían previsto ni deseado lo ocurrido y el resultado de su improvisación chapucera, tan hipócrita como diligente, es aún una incógnita.
Podemos dejarnos llevar por nostalgias de guerra fría; podemos ver tranquilizadoras conspiraciones de los mismos malos de siempre, ahorrándonos así un esfuerzo de acercamiento a nuestros afines sobre el terreno y de análisis minucioso de los nuevos actores que intervienen en el escenario global; podemos hacer discursos en lugar de hacer política; y regañar a los árabes en lugar de aprender de ellos. O podemos solidarizarnos con los pueblos que en estos momentos están tratando de terminar una historia o de empezar una nueva; con los que, como Siria, Yemen, Bahrein, tratan de sacudirse el yugo de sus dictadores y con los que, como Túnez, Egipto y Libia, tienen que intentar librarse, a partir de ahora, de distintas modalidades de intervención extranjera.

Y como bien dicen ambos textos, la lucha continúa para los pueblos de Medio Oriente: Yemén, Baréin, Arabia Saudita (donde sus mujeres acaban de conquistar el derecho al voto) y, sobre todo Siria, siguen en pie de lucha, animados por la victoria libia. Asimismo, activistas de todo el mundo han unido fuerzas para manifestar su apoyo al proyecto de convertir a Palestina en un Estado independiente, algo a lo que Estados Unidos, en apoyo a su incondicional aliado Israel, se opone [mucha información al respecto, aquí].

En este contexto cabe preguntarse: ¿estamos atestiguando el final de la hegemonía occidental? Occidente ha dirigido los destinos del mundo por 500 años, ¿estamos viendo el final de una era? Y, de ser así, ¿esto es necesariamente bueno? ¿Qué seguirá? ¿La hegemonía de China, India, Turquía? ¿O un mundo de poderes equilibrados en que ninguna potencia pisotee a los demás países? Odio usar la trillada frase, pero sólo el tiempo lo dirá.

EL FRENTE OCCIDENTAL

El Movimiento 15-M sigue en pie en España. Los indignados españoles podrán no estar haciendo ya acampadas espectaculares que obliguen a los medios de comunicación a hacerles caso todo el santo día, pero siguen organizándose en proyectos de mayor trascendencia y envergadura: de ser una serie de protestas se ha convertido en una propuesta y experimento para una nueva forma de organizar la sociedad. De entre lo más reciente está un encuentro que se llevó a cabo el pasado 11 de septiembre entre miembros del movimiento; el objetivo del encuentro era proponer formas eficaces de usar los medios de comunicación para facilitar el cumplimiento de sus objetivos. Para estar pendientes de lo que sucede, visiten este sitio.



Pero la influencia del 15-M se ha dejado sentir del otro lado del Atlántico. Vayamos a los Estados Unidos. El pasado 19 de septiembre unos 150 manifestantes protestaron en Wall Street, acusando a banqueros y economistas de haber sumido al mundo en la crisis económica que ahora vivimos y de haber cooptado la democracia en el mundo desarrollado [ver aquí]. Inspirados en España y en la Primavera Árabe, los activistas propusieron la Toma de Wall Street desde las redes sociales y después pasaron a la acción. Once días han pasado y aunque la afluencia no ha sido tan grande como se esperaba (la cifra máxima han sido 2,000), los activistas han mostrado tesón y han permanecido en sus posiciones, además de que el 27 de septiembre se anunciaron protestas próximas a ocurrir en 52 ciudades estadounidenses [ver más aquí y aquí]. 




A manera de curiosidad, añado la cita de un miembro del Center for the Defense of the Free Enterprise, quien dijo "Radicales americanos planean cientos de levantamientos violentos simultáneos para derribar nuestro sistema capitalista. Estoy hablando de terroristas anti-capitalistas en nuestro propio país". Oh sí, los hippies del video se ven como una verdadera amenaza para la civilización.

El día 26, el cineasta Michael Moore, autor de Capitalismo: Una historia de amor, visitó la manifestación y, en solidaridad con el movimiento, auguró que "en 100 años estos días serían recordados". Significativo, pues precisamente en ese film, Moore llama a la ciudadanía a tomar Wall Street y exigirle cuentas a los potentados que jodieron al país y al mundo. ¿Cuántos de esos jóvenes que estaban ahí habrían sido inspirados por ese documental? [ver más aquí]. El filósofo Noam Chomsky y el grupo hacktivista Anonymous también han manifestado su apoyo a este movimiento. Si ustedes están interesados (y deberían estarlo), pueden ver actualizaciones de los eventos que ocurren en Wall Street aquí.

Ahora viajemos al extremo sur del continente. En Chile, el Movimiento Estudiantil continúa sus esfuerzos para echar atrás el proceso de privatización de la educación. Como sucede en otros países, para poder estudiar muchos jóvenes chilenos tienen que pedir préstamos. Si logran terminar sus estudios, las deudas con las instituciones financieras y corporaciones que les dieron los préstamos los obligan muchas veces a trabajar para ellas, o de plano no hallan empleo. Si no terminan, se ven encadenados a dichas instituciones, obligados a pagar deudas impagables y con la prospectiva de perder sus casas y sus bienes. Ante esta situación, la población chilena se rebeló.


Este movimiento se inició en marzo de este año pero, según entiendo, alcanzó un nuevo nivel a partir de los últimos días de agosto, en que los manifestantes levantaron barricadas y tomaron calles y planteles educativos. A la demanda de educación superior gratuita, los jóvenes chilenos han sumado la de una nueva Constitución y la de la nacionalización del cobre. El gobierno del derechista Sebastián Piñera ha dado oídos sordos a las demandas y minimizado el alcance de la revuelta. Pero, ¿por cuánto más tiempo podrá hacerlo, cuando vemos que éste es un capítulo del cambio global que se vive? Como este evento tiene conexiones con otros a nivel mundial, una veintena de intelectuales de diversos países, encabezados por Noam Chomsky, han manifestado su apoyo al movimiento y urgido al gobierno de Chile y a la comunidad internacional a escuchar las exigencias de los jóvenes [ver más aquí].  Este excelente artículo de la revista Proceso profundiza en el tema.

EL FRENTE DIGITAL

Y como los medios de comunicación digitales sin duda han tenido un papel fundamental en el desarrollo de estos eventos, no puede dejar de mencionarse lo que sucede en el Frente Digital. Las actividades de Anonymous, que a mediados de año prometían desestabilizar a todo un sistema con Operación #LulzSec, han disminuido en frecuencia e impacto. Ello no significa que estén inactivos. Básicamente, el colectivo se limita a hacer manifiestos en apoyo a los movimientos sociales que ocurren alrededor del mundo y continúan con sus ataques DDoS en contra de objetivos locales (India, San Francisco y algunos en México han sido de los más recientes).

Los gobiernos de las potencias occidentales, dándose cuenta del poder de Internet en manos de la ciudadanía, han iniciado una serie de acciones legales para restringir las libertades cibernéticas. A raíz de los disturbios en Londres ocurridos este verano, el gobierno de David Cameron ha propuesto medidas de censura contra Twitter y Facebook [ver más aquí].

Pero es importante mantener la acción en la Web conectada a la acción en el mundo real. Por ello, en Alemania se organizó un Partido Pirata, cuya principal meta es luchar por una Internet 100% libre, pero que también están comprometidos con la transparencia y una mayor participación ciudadana. El Partido Pirata obtuvo el 9% de las votaciones y con ello 15 escaños en el parlamento alemán, y otras organizaciones similares han surgido en los países nórdicos desde el 2010, incluyendo una versión internacional [ver más aquí].




Y desde luego, WikiLeaks está de regreso sacudiendo al mundo con sus revelaciones [ver más aquí]. Por cierto, Julian Assange y Bradley Manning son ya candidatos al premio Nobel de la paz, junto con una cifra récord de 240 nominados. ¡Nunca antes en la historia habían sido tantos! ¿Qué significa esto? Que nunca antes había habido tantas personas trabajando a favor de la paz, obteniendo tan marcados logros y tanto reconocimiento. Ojalá le den el premio a Bradley Manning, no porque sus acciones pesen más que las de grupos activistas en Medio Oriente y otras regiones, sino porque así EUA se encontraría en la embarazosa situación de tener a un premio Nobel encarcelado, lo que pondría a esta nación en el mismo rubro que China y otros ejemplos de la democracia y la libertad [ver más aquí].

Finalmente, este interesantisimo artículo hace una reseña del desarrollo del concepto de Hacktivismo, que se inicia como una forma de promover los derechos humanos en la red. El artículo, escrito por hacktivistas de vieja escuela, critica las acciones de Anonymous porque podrían resultar contraproducentes, y creo que tienen un punto. Más que desobediencia civil, lo que hace Anonymous es sabotaje. Yo en lo personal no lo condeno, pero debe ser llamado por su nombre: no es una estrategia pacifista, sino una cyberguerrilla. No obstante, creo que hasta Anonymous (y todos nosotros) pueden aprender de sus errores, madurar y pasar a otros niveles. Así como pasaron de los lulz a las causas sociales, bien podrían evolucionar de los ataques DDoS a algo más productivo y eficiente.

Y así, seguimos cantando con Bob Dylan, The Times They're a-Changing.

11 comentarios:

arg dijo...

Michael Moore predica con la izquierda y cobra con la derecha.
Noam Chomsky predica con la izquierda y vive de la derecha.
Los indignados españoles protestan con BlackBerry y iphone en mano.
Los estudiantes Chilenos liderados por una hermosa burguesa que vive como Paris Hilton.
Y para colmo Ego pidiendo que alguien se robe FaceBook.

Ego dijo...

¡Jajaja! Típica argumentación simplista: "¿Ah, tienes un iPhone? ¿Naciste en una familia acomodada? ¡Entonces no puedes querer justicia social!"

Análogo a aquel argumento de "¿Ah, eres güerito? ¡Entonces no te pueden preocupar los derechos de los indígenas!"

Chale.

Anónimo dijo...

Estos chairos y su forma romántica de ver las cosas XD

Danielov dijo...

Así los hay: quienes creen que "marxismo" (o alguna otra corrienta izquierdosa) implica vivir tan jodidos como en Cuba.

Siendo que como tal, debería ser lo contrario: al encargarse de los medios de producción, la clase obrera tendría que tener mayores ingresos y poder adquisitivo. Al menos el suficiente para comprarse un iPhone o Blackberry.

Así le alegaban a un compañero en la carrera: "Ash, Alberto es marxista pero eso sí, tiene una Mac". Por más que intentaba explicarles el punto, nomás no captaban.

Es por demás.

Ego dijo...

Sí, es lo que me saca de onda. La propiedad, el comercio, el ofrecimiento de servicios a cambio de dinero, han existido desde antes de la conformación del capitalismo como sistema socioeconómico. El paso hacia un hipotético sistema que fuera más justo no tendría que implicar la desaparición de ellos, sólo la corrección de inequidades, y para eso no necesitamos a Mao, a Castro o a Stalin.

Es bueno que se haya tocado el tema. La próxima semana tenía planeado abordar algunas falacias lógicas comunes y éste es un buen punto de partida.

¡Saludos, Danielov!

Ego dijo...

Ah, ya recordé otra. Una vez me dijeron "Tú tienes muchos libros que están hechos con papel que viene de los árboles. ¡Entonces no te puede preocupar el medio ambiente!" WTF??

Sombrerudo dijo...

Sin mencionar que Moore y Chomsky son de izquierda, pero no por eso comunistas. Y que abogar por un sistema más justo no implica medidas comunistas.

Algo que considero inconcedible, es que en pleno siglo XXI alguien se atreva usar, y con orgullo, el simbolo del martillo y la Hoz de la URSS. Se puede decir que es invento de la Internacional Comunista, y no de la URSS, o ir más lejos y decir que es del marxismo en sí. Pero el poder de los simbolos está en lo que evoca. Si alguien usara una camisa con una swastica y dijera que la usa en por el sentido antiguo de poder y unidad, y no por apoyo de los nazis, no lo convierte en aceptable.
¿Por qué digo esto? Por el blog que mencionas, cuyo estandarte es la hoz y el martillo. El blog en sí me parece bueno, pero es una ridiculez usar la hoz y el martillo. El comunismo fracaso. Mató a millones de personas, igual que hace el capitalismo. Incluso de la misma manera: mientras las superpotencias exlotan menores de edad en Taiwan para fabricar tenis nike, la URSS encarcelaba a sus propios ciudadanos por "contrarevolucionarios" y los mandana a los Gulags, campos de trabajos forzados y principal industria de la URSS. Ambos, igual que lo hizo el feudalismo y otros sistemas economicos, requieren explotación masiva para el beneficio de pocos.

"En teoría, el comunismo funciona. En teoría" Dijo Homero. Lo que menciona Danielov de los Ipods... La recriminación es que esos productos, llamese iPod o tenis nike, están fabricados por niños de paises tercermundistas con minimos derechos. Qué la baja de los precios muchas veces se produce recortando el salario de estás personas. A mí me parece hipocrita criticar a las transnacionales mientras las alimentas comprando sus productos. Y no, no alego por vivir como en la edad de piedra, pero trabajar como burro ocho horas, para comprarse un celular que no necesitas y así perpetuar el ciclo que tanto criticas y del cual eres parte: gozar del beneficio del capitalismo, lujos pagados por muertes y guerras en el congo. Eso, me parece hipocrita.

"Ser dueño de los medios de producción les dará más poder adquisitivo" Lo URSS quebró. China tiene un crecimiento economico enorme y su población es cada día más rica, por sus practicas capitalistas.

¿Hay mejores sistemas socialistas? Claro. La primavera de Praga funcionaba con madre, hasta que los tanques sovieticos la aplastaron. Y, retomando el tema de ese simbolo ¿Cómo puede alguien utilizarlo sin sentir pena y asco por sí mismo? Cuando un pais de Europa del este se revelaba, lo primero que hacia era arrancar el simbolo de sus banderas.

------------
No quería extenderme tanto... Por ultimo, puede y habra un mundo más justo. El comunismo está muerto, pero no el socialismo. Hay ciertas colectiva fundadas en españa por los anarquistas, y que siguen vigentes hoy en día, donde los dueños son los propios obreros. Y se cotizan en bolsas internacionales, y venden y usan el libre mercado, a lo capitalista, repartiendo a lo comunista, sin ser lo uno ni lo otro.

Ah! y me parece de mal gusto empezar una respuesta con un "¡jajajaja!", más por provocar que por evocar risa verdadera. Arrogante, pendenciera, tipica de cualquier fanatico que no está dispuesto a discutir con los "herejes" los "burguesitos" aquellos que no están "iluminados".

Enrique Arias Valencia dijo...

Una de las mejores entradas que he leído en este excelente blog. Como esteta diabólico, sólo puedo decir que me ha encantado la cita de Edipo Rey. Además, debo añadir que la Revolución tiene mejor sabor que la conserva: “Castrate the bull!” reza una foto de uno de los enlaces. Bellísima la ballerina sobre la odiada bestia. Ya en casa, yo os lo aseguro, pues yo soy el mensajero de las deliciosas buenas nuevas, el PAN no gobernará este país de nuevo.

Un beso conspirador

Ego dijo...

@Sombrerudo: Gracias por repartir bofetadas a todos los que nos lo merecíamos (lo digo con sinceridá).

@Enrique: Gracias por tus comentarios. Buena onda.

Rochy dijo...

Tu crees que en algun dia no muy lejano, America Latina deje de tener adoración por los "líderes" y comience a hacer movimientos con una estructura más horizontal (o a aceptar que un movimiento así sí puede triunfar)? Lo digo porque he leído cómo a veces parece que tratan de desviar la atención del movimiento al líder, como lo que ocurre en Chile con Camila Vallejo.

Ego dijo...

Esperemos que sí, pero para ello sería necesario empezar a romper estructuras mentales, y qué mejor instrumento que la educación y la difusión de la cultura y el conocimiento. Digo, eso creo...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails