miércoles, 6 de junio de 2018

Han Solo es el chico bueno



Hola, ñoños. Vamos a un comentario con lujo de SPOILERS sobre Han Solo, la última entrega en la franquicia de Star Wars. Si quieren leer mi versión sin spoilers, hagan click aquí. Para decirlo pronto: está chida. Es una película muy entretenida, con una buena mezcla de acción, aventuras, humor y heroísmo. Palomerona, sí, pero vale la pena ir a verla en el cine. Si fuera cualquier película, pasaría sin mucha pena ni gloria por las pantallas. Pero no es cualquier cosa: es un capítulo de Star Wars, y es ahí donde se queda corta.

Ésta es una cinta que nadie pidió y los problemas alrededor de su producción, como el cambio de director a medio camino, fueron de conocimiento público, lo cual hizo que no hubiera mucho entusiasmo ni esperanzas respecto a la cinta. Eso, y la percepción de que Disney se está pasando de ambicioso, que parece pensar que con ponerle el sello de SW a cualquier cosa, los fans iremos corriendo a verla sin importar lo buena o mala que sea.  Nos confunde, señor Mause: ésos son los fans de Marvel.

Uno de los aspectos que más desanimaron a la ñoñiza fue la elección de Alden Ehrenreich como Han: el muchacho no se parece ni un poquito a Harrison Ford. Peor todavía: existe un actor que sí se parece un montón, que hasta habla igualito, y al que la fanaticada estaba pidiendo a gritos: Anthony Ingruber, quien, para colmo, había interpretado a un joven Harrison Ford en The Age of Adaline.


Pero el encono contra Han Solo me parece un poco injusto. Es una película completamente innecesaria (vaya, como todas las que ha hecho Disney), pero para serlo, el director Ron Howard y los escritores Jonathan y Lawrence Kasdan hicieron un muy buen trabajo. Se pueden decir muchas cosas positivas sobre esta película, empezando por un reparto con personajes muy carismáticos.

Ehrenreich nos da un Han Solo diez años más joven de lo que lo conocimos en Una nueva esperanza. No encontramos, pues, al adorable granuja que cautivó los corazones de chicos y chicas por igual en aquel lejano 1977. Este joven Han ya es temerario y altanero, pero aun no ha sido endurecido por la experiencia. Es todavía algo ingenuote y romántico, con un “corazón de pollo” que en ocasiones lo lleva a tomar a dejar de lado lo conveniente para hacer lo moralmente correcto. De hecho, esta cinta va sobre cómo lo peligros, las decepciones y la rudeza del mundo llevan a Han a construirse esa coraza de cinismo con la que lo conocimos en el Episodio IV, y que luego le vemos desarmar a lo largo de la Trilogía Original. Como dice Qi’ra, en realidad Han es sólo un chico bueno. Eso me gustó mucho.



Woody Harrelson hace de sí mismo con el nombre de Tobias Beckett (nitpick: los nombres en esta peli suenan demasiado terrenos, ¿no?) una vez más, pero el tipo nos cae muy bien y siempre es un gusto verlo. Emilia Clarke es  Qi’ra, una joven inocente convertida en femme fatale de la mafia; su personaje está algo trillado, pero ella lo hace bien. Lo que no entiendo es cómo si ella y Han crecieron juntos, él habla como gringo y ella como inglesa.

Los personajes tienen muy buena química en pantalla, pero quien se roba la película es sin duda Donald Glover como Lando Calrissian. Su excelente interpretación te hace creer por momentos que de verdad estás viendo a un joven Billy Dee Williams. Estrafalario y encantador metrosexual, Lando es la clase de persona que la mitad de los hombres quieren ser y la mitad de las mujeres quieren tener. Además, su insinuada pansexualidad se me hizo un detallazo. Ésta es una de las mejores decisiones de reparto en las SW de Disney, y si no se repitiera sería un desperdicio.



Se ha dicho que la droide L3 es el nuevo personaje más odiado de Star Wars, superando a Rose y a Jar-Jar (eso me dice que hay una parte de los fans que se han convertido en un montón de haters tóxicos). Lo cierto es que L3, con voz de Phoebe Waller-Bridge y un discurso contestatario metido con calzador, me resultó molesta en sus primeras escenas, pero en la parte de la revuelta en Kessel me cayó muy bien porque estaba en su mero mole y yo también la quería ver dirigiendo revoluciones. Además, estuvo poco tiempo en pantalla y su muerte sirvió para mostrar que Lando también tenía su coranzocito.

Por cierto, esos que se quejan de que “goe, pinche Disney, mete sus mamadas progres en estar guars”, neta que se ve que no han puesto atención en los últimos 40 años. Esta saga siempre ha sido progre en relación a sus tiempos. ¿O se les pasó por encima que la Batalla de Endor es una alegoría de la Guerra de Vietnam?

Si algo lamento fue la muerte prematura de Val, interpretada por Thandie Newton. Es que su personaje se perfilaba como alguien bien chido, mujer de acción de mediana edad, en una relación romántica con su compañero de crimen (algo así como Bonnie y Clyde). Pero la desechan demasiado pronto, y además su sacrificio no tiene mucho sentido. Podría entenderlo si se dejara matar para salvar a su amado Beckett, pero no solamente para cumplir con la misión. Fue una mala decisión, y creo que sólo se deshicieron de ella para que al final Beckett pudiera morir también.



Me gustó que la peli mostrara un aspecto del Universo de Star Wars poco explorado en los Episodios: el bajo mundo del crimen organizado en la Galaxia. Si otras películas nos muestran a lo mejor una cantina en un puerto pirata, la mansión de un gángster o los callejones sórdidos de una ciudad atestada, Han Solo transcurre casi por completo en ese submundo. No verán aquí Jedi ni Sith, ni una heroica Alianza Rebelde, ni arrogantes oficiales del Imperio. Aquí hay mafiosos, bandoleros, saboteadores y mercenarios, un montón de personajes con una moral gris.

La película tiene unas buenas secuencias de acción y algunas sorpresas verdaderas. El asalto al tren está padre, pero la escapada en la nebulosa es un momento majestuoso, con las nubes, los rayos, las naves imperiales, un pozo de gravedad y hasta Cthulhu, a quien Han tuvo el desatino de despertar.

En cuanto a sorpresas, me encantó cuando se reveló que Enfys Nest, que parecía un villano genérico, resultó no sólo ser una joven, sino la líder de una especie de guerrilla de autodefensas, que se oponen a los grupos criminales y las atrocidades que cometen contra civiles inocentes. Es una de las células que luego compondrían la Alianza Rebelde (por ahí sale uno de los seguidores de Saw Gerrera), y ahora quiero saber qué será de ella.



Algunas cosas de las que sólo hemos tenido referencias en otras cintas quedan aquí retratadas a todo color, desde el juego de cartas en el que Han le ganó el Halcón a Lando, hasta la legendaria corrida de Kessel (lo de los daditos ha sido un lindo detalle). Además, están los cameos de Anthony Daniels y Warwick Davies, y también incluye sutiles homenajes a películas clásicas del oeste o de gángsters (como es la tradición del Star Wars de Lucas, algo que un veterano como Howard entiende bien). De hecho, hay una referencia hermosa a Once Upon a Time in the West, de Sergio Leone.

Si llevan desde 1997 discutiendo quién disparó primero, aquí los realizadores hacen una declaración definitiva: el duelo final entre Han y su mentor Beckett, que parece gritarnos “¡Han tiene que disparar primero! ¡Han tiene que ser el único que dispara, porque ésa es la única forma de sobrevivir y Han es un superviviente!”. Así que se jodan las Ediciones Especiales.

La revelación del origen del nombre no me encantó ni me molestó. Le pusieron Solo porque andaba solo. Ok, medio mamón, pero aceptable. Lo que me hace ruido es que más adelante en la película Han dice que sí había conocido a su padre, un obrero en los astilleros de Corellia. ¿Entonces por qué no tenia apellido?



Sobre su amistad con Chewbacca, creo que funcionó muy bien. Son dos tipos que se conocieron por casualidad, se llevaron bien y con el paso del tiempo trabaron amistad. Me agrada que le hayan quitado eso de la “deuda de vida” que se manejaba en el Universo Expandido, porque no me gustaba la idea de que Chewie fuera una especie de siervo de Han; es mejor que se hayan vuelto compinches por mutua elección. Aunque me quedo pensando cómo habría sido si Lucas hubiera metido a un jovencito Han en Kashyyyk en La vengana de los Sith, como tenía planeado.

Lo malo de Han Solo no es realmente malo. Es sólo mediocre; la estructura del relato que nos cuentan está lleno de lugares comunes: joven ingenuo con mentor cínico y endurecido; amor de la juventud convertida en muñeca del macho alfa criminal; un último gran golpe para que podamos retirarnos de esta vida tan dura; ese momento en el que los buenos están perdidos pero en realidad su plan iba un paso más allá que el del malo, etc.

El villano Drydan Vos, interpretado por Paul Bettany no es memorable ni en cuanto a su aspecto ni su personalidad. Por supuesto, está el hecho de que Alden Ehrenreich, por mejor esfuerzo que haga, no es Harrison Ford, y sólo Harrison Ford puede ser Han Solo. Y bueno, traten de disfrutar la película pensando que ese joven heroico se convertirá en un viejo desilusionado y morirá a manos de su propio hijo.

Como dije, la peli no está nada mal, y sí la recomiendo, pero tampoco es extraordinaria. Ése es el problema: Star Wars solía ser una trilogía de películas extraordinarias, algo único e irrepetible en la historia de la cultura pop. Incluso la trilogía de precuelas, piensen lo que piensen de ellas, eran muy diferentes a cualquier cosa que se estuviera haciendo por esos años y definitivamente no eran películas del montón. Esta peli cuenta la clase de historias que antes eran relegadas al Universo Expandido, cuyas novelas y cómics podían estar buenos o malos, pero que dejaban lo más grandioso e importante para las películas. En su afán por vender y sobrevender Star Wars, don Ratón Miguelito la está convirtiendo en algo rutinario. #KetristeDeberas.



Ya voy, ya voy: el elefante en la habitación. Darth Fucking Maul. La sorpresa más grande de la película. Si nosotros, ñoños que hemos visto las series y leído los cómics, nos quedamos de WTF?! cuando vimos al viejo zabrak remover su capucha y revelar su identidad, no puedo imaginar el desconcierto total de quienes lo último que supieron del tipito colorado fue que Obi-Wan Kenobi lo partió en dos en el Episodio I. Para los que no estén enterados les cuento súper en corto (¡vienen spoilers!):

Maul sobrevivió a la putiza que le puso Obi-Wan y anduvo escondido por varios años. Hizo un regreso durante la Guerra de los Clones y causó caos como jefe de una unión de cárteles del crimen organizado, además de tomar control del planeta Mandalore, donde asesinó a la amiga de la infancia/amor platónico de Obi-Wan, Satine, frente a sus ojos. Obi-Wan apenas escapó con vida, pero Maul fue detenido y capturado por su mismísimo amo, Darth Sidious. Al cabo, Maul logró escapar de Sidious y de nuevo perdimos rastro de él, sino hasta muchos años más tarde, cuando el reparto de Rebels se lo topó en el planeta Malakor, donde había quedado varado tras un naufragio. De nuevo Maul escapó y viajó hasta Tatooine para tener un duelo final con Obi-Wan. Para conocer la historia con más detalles, chequen estos videos de Apolo1138: primero, segundo, tercero.



Nunca he sido muy fan de Darth Maul; se me hace, al igual que Boba Fett, uno de esos villanos de Star Wars que fueron sobrevalorados porque se veían chidos y malotes, pero que en realidad las películas no tenían grandes planes para ellos ni nada. Pero bueno, es popular con los fans, y si por algo se caracterizan las películas de Disney es porque hacen fanservice siempre que pueden. El problema es que parece que Howard y los Kasdan tampoco tenían planes para Maul; sólo querían poner un personaje conocido por el público y vieron que no había nada escrito sobre qué hacía él en la época de la película, y voilá.

He leído comentarios de fans, y esta vez estoy de acuerdo: ésta puede ser una gran oportunidad para Lucasfilm de hacer algo bueno con todas esas películas innecesarias de Star Wars, dándoles una dirección. Imaginen una serie de pelis sobre los bajos mundos de la Galaxia, cada una protagonizada por distintos personajes, como Boba Fett o Maz Kanata, en la que aparezcan personajes y actores de las otras cintas, y en las que se vaya cimentando a Maul como un boss por encima de todos los minibosses, uno al que hay que vencer uniendo fuerzas en el capítulo final. Sí, algo como lo que ha hecho Marvel. Eso valdría la pena, dejaría satisfechos a los fans y aprovecharía a los buenos actores que ya han casteado. Ojalá ahora Lucasfilm escuche a sus fans.

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails