viernes, 11 de enero de 2008

Sobre fundamentalismos (Parte 2)


Fundamentalismos anti-gringos.



Pero los fundamentalismos no acaban con Bush y Bin Laden. Hay fundamentalismos de todo tipo. Ejemplo: alguna vez el escritor don Carlos Fuentes dijo algo en contra del régimen de Hugo Chávez. La reacción del gobierno de Venezuela fue que un funcionario saliera a decir en TV que Fuentes era un agente del imperialismo. Otro ejemplo es Chávez en la cumbre iberoamericana diciendo que Aznar era un fascista.

Y es que así como los gringos fundamentalistas conciben el mundo en "nosotros y los terroristas", los fundamentalistas de izquierda dividen el mundo en "nosotros y los fascistas", ignorando que existen muchas formas de ideologías de derechas que no tienen nada que ver con el fascismo, el cual por cierto, en sentido estricto sólo se refiere a un fenómeno histórico muy concreto en tiempo y espacio: la Europa de la entreguerra y de la 2GM. Así, sería inexacto llamar "fascistas" a las dictaduras latinoamericanas tipo Pinochet, que más exactamente fueron militaristas, aunque se les da ese nombre por analogía.

De cualquier forma, aunque Aznar sí es de derechas, don Carlos Fuentes no lo es, y se le puede acusar de muchas cosas (de mamón, por ejemplo), pero no de agente del imperialismo, a una de las voces que más ha criticado la administración Bush... De hecho, fue de don Carlos de quien tomé prestada la expresión "fundamentalismo americano."

Por cierto, llamar "nazi" a Bush y pintar esvástikas en las banderas de EUA es divertido porque consiste en un insulto al comparar a este personaje y a sus seguidores con los peores asesinos que dio el siglo XX. Pero Bush no es nazi. Hitler despreciaba a los burgueses y a los grandes capitalistas porque se preocupaban por hacer dinero en vez de preocuparse por las cosas verdaderamente sacras: la raza y la patria. La administración Bush, en cambio, aunque maneja el discurso de guerra santa para convencer a los gringos fundamentalistas, representa a un montón de cínicos, para quienes nada en este mundo tiene ningún valor, que lo único que quieren es hacer dinero y más dinero, y tener poder y más poder. No son nazis: son capitalistas culeros, y están dispuestos a hacer tratos con quien sea con tal de hacer dinero, aunque con eso traicionen a la raza y a la patria, y a la democracia y a la libertad, y al pay de manzana, y a todos los ideales que dicen defender. Muestra de ello es que uno de sus principales aliados es un país de islámicos fundamentalistas, gobernado por un régimen tiránico y antidemocrático: Arabia Saudita.

También hay que guardar las debidas proporciones: Hitler mató sistemáticamente a 6,000,000 de personas en los campos de concentración. Bush no llegó a tanto. Vamos, no ha matado a tanta gente como, digamos, Nixon en Vietnam. Bush tampoco es un genocida, porque el genocidio implica el intento de exterminio de un grupo de personas por su raza, religión o ideología. Bush no quiere matar a los iraquíes por ser iraquíes, o musulmanes o morenitos: solamente no le importa quién tenga que sufrir con tal de obtener dinero y poder para sus patrocinadores. Los capitalistas fundamentalistas no buscan exterminar a nadie a menos que se entrometan entre ellos y su dinero.

Pero como el fundamentalista de izquierdas divide al mundo en "nosotros y los fascistas", con EUA a la cabeza de los fascistas, se cae en la misma trampa que los fundamentalistas gringos: "mi enemigo es amigo de mi enemigo". Así, siguiendo un esquema típicamente fundamentalista, Chávez ha dicho "el enemigo de mi enemigo es mi amigo" y se ha acercado políticamente a Corea del Norte e Irán. ¿Por qué? Pues porque son enemigos de EUA y si alguien odia a los gringos, no debe ser tan malo. Esto es peligrosísimo y demuestra la estrechez de pensamiento de los fundamentalistas de izquierdas. Aunque más bien lo suyo podría ser fundamentalismo anti-gringo, un odio irracional hacia todo lo que suene yanqui, y que no necesariamente tiene que ver con los ideales de izquierda. Chávez debe saber que una alianza con una teocracia islámica y con una dictadura maoísta antidemocrática no son congruentes con el "socialismo del siglo XXI", pero es lo suficientemente listo para hacer alianzas estratégicas (después de todo es político, no ideólogo), sin que sus seguidores se percaten de lo paradójicas que son éstas... Algo así como Hitler y Stalin repartiéndose Polonia en 1939, o como la misma alianza Estados Unidos - Arabia Saudita que mencioné antes.

Realmente, no creo que ni Bush ni Chávez sean fundamentalistas de verdad (no creo que Bush sea capaz de pensar en cualquier cosa), pero confían en el fundamentalismo de sus seguidores, para poder manipularlos a su antojo. A un fundamentalista es fácil manipular: sólo hay que decirle lo que quiere escuchar y plantearle las cosas dentro del rango de su lógica estrecha y maniquea. A una persona con capacidad crítica no se le maneja con tanta facilidad. Así como la administración Bush manipula a su gente con la amenaza del enemigo terrorista, Chávez lo hace con la amenaza del enemigo imperialista-fascista. Y no es que tales amenazas no estén presentes (porque lo están), es que tanto Bush como Chávez las convierten en las mentes de su público en amenazas omnipresentes, contra las cuales hay que defenderse a toda costa y a cualquier precio.

Así, antes de que se llevara a cabo su referéndum, Chávez dijo una frase que recuerda mucho a la que dijo Bush después de los atentados del 11 de Septiembre: "El que no está con Chávez, está en contra de Chávez". Para un fundamentalista prochavista es inconcebible que alguien pueda pensar que aunque Hugo Chávez ha hecho un buen trabajo como presidente al ayudar a las clases históricamente desprotegidas, al mismo tiempo peligra la democracia en Venezuela si él se eterniza en el cargo y concentra el poder en su persona. Entonces, el fundamentalista considera que las críticas al régimen de Chávez en este sentido implican ser pro-yanqui, neoliberal, fascista, cachorro del imperio y todas esas cosas.

En Latinoamérica hay mucho resentimiento contra Estados Unidos, (¡y con razón!), pero no se debe caer en los peligrosos fundamentalismos. A mí me divierte mucho que Chávez sea el único en decirle sus verdades a Bush. Pero con su política exterior tan escandalosa, parece confirmar lo que los fundamentalistas gringos siempre dicen: "hay que ser un lunático malvado para criticar a Estados Unidos". A mí me gustaría ver políticos latinoamericanos que fueran sensatos y sinceros, con la capacidad (y los pantalones) de criticar a los gringos cuando se debe hacerlo (cosa que, de seguro, pasaría muy seguido). No debería ser necesario ser un dictador populista, ni apoyar a un dictador populista para decir la verdad sobre EUA (y sin agradarme Chávez, me cae mejor que Bush).

Una persona sensata, ya sea de izquierda o de derecha, debe ser capaz de reconocer que la adminsitración Bush ha sido criminal, pero que está lejos de ser nazi. Y debería ser capaz de reconocer que el régimen de Chávez tiene toda la pinta de tender hacia el autoritarismo, aunque de hecho ha realizado algunas mejoras sociales en su país, sobre todo para los más pobres*. Pensar en términos de "buenos y malos", y que los "buenos" somos nosotros y los que comparten nuestras ideas (y odios), y los "malos" son todos los demás, es ser fundamentalista.

*NOTA DE 2012: Escribí esta entrada en 2007, basándome en mis lecturas de aquel entonces. Por lo que leo hoy en día, parece ser que el gobierno chavista se fue volviendo cada vez más extravagante y que los efectos de sus políticas económicas han resultado negativos para Venezuela en general. Aunque es difícil concluir, porque casi todo el material relacionado con este tema tiende a tomar un bando u otro.

*NOTA DE 2014: Bueno, pues Chávez ya se murió y el país quedó hecho un desmadre, con la población polarizada y los fundamentalismos corriendo libres por los campos, haciendo difícil ver una solución al conflicto en un futuro próximo.

3 comentarios:

TORK dijo...

si alguien odia a los gringos, no debe ser tan malo

He vivido engañado

arg dijo...

Afortunadamente no coincido contigo en todo: Bush si es un fundamentalista, es un fundamentalista del Cristianismo.
Chavez no ha logrado ningún beneficio para la gente mas pobre de Venezuela, su economía a decrecido y el manejo corporativista de las finanzas nacionales a incitado al conformismo.
Si se acepta que Chavez a beneficiado a los pobres de Venezuela se debe aceptar que el PRI beneficio a los pobres de México ya que las políticas Chavistas son una copia del paternalismo,corporativismo y corrupción del Priato Mexicano.

arg dijo...

Disculpa los errores de ortografía hoy estuvieron peores que de costumbre.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails