lunes, 2 de agosto de 2010

La Guerra de Irak y la Ley de la Atracción

El 15 de febrero del año 2003, gente de todo el mundo se manifestó en contra de la mal planeada, ilegal, injusta y culera invasión de los Estados Unidos en contra de Irak. Varios millones de personas de todas las edades se reunieron para pedir paz ante un panorama de guerra; justicia, ante una situación de abuso. Los participanes llegaron a creer que las marchas podrían ponerle un alto a las ambiciones imperialistas de Bush, pues manifestaban la voluntad de la mayor parte de la raza humana.


Cuando en la misma ONU se mencionó el rechazo mundial a la invasión y el organismo decidió finalmente no aprobar este acto terrorista, todo parecía sonreírnos. Por desgracia, las corporaciones que gobiernan el Imperio Americano se pasaron la voluntad del género humano por el culo y mandaron a sus soldados a morir y matar iraquíes. Sin embargo, lo bonito de todo esto es que aunque se demostró que aunque la gente en el poder sigue siendo muy barbárica, la civilización ha evolucionado un poquitín desde los tiempos de las Cruzadas y ahora una gran parte de la población civil de todo el mundo opina que la guerra es una cosa abominable que se debe evitar a toda costa, y que no hay pretexto que la justifique.



Las cifras de gente que se manifestó ese día son un poco confusas. Los italianos decían que la marcha de Roma (donde tuve el privilegio de estar) había sido la más grande, con tres millones de personas, pero los italianos son muy presumidos (se llaman a sí mismos "l'ombellico del mondo") y en las noticias internacionales se decía que sólo habían participado un millón y que la más grande había sido la de Londres, con millón y medio. En Barcelona marcharon alrededor de 1 millón 300 mil personas, en París hubo 200 mil, en Berlín hubo 300 mil y en Portugal 80 mil. Los mexicanos, que se caracterizan por su mucha conciencia social organizaron una marcha de 10 mil, y en la capital del mundo, Nueva York, marcharon 150 mil personas. Incluso en China y Rusia hubo manifestaciones. Total que alrededor del mundo se manifestaron unas 10 millones de personas, a las que hay que sumar todas aquéllas que estaban en contra de la guerra, pero que no pudieron manifestarse ese día.


Ahora, una rápida explicación de la Ley de la Atracción. Ésta dice que nuestros pensamientos y deseos (conscientes e inconscientes) se manifiestan en forma de energía que irradia de nuestra mente, la cual a su vez transforma la realidad que nos rodea. Por ejemplo, si estás buscando empleo y deseas con todas tus fuerzas conseguir ese empleo, se te cumple. Por otro lado, si temes que te asalten en la calle y sólo piensas en eso, aumentas la probabilidad de que te asalten. Más o menos así funciona.


No voy a dedicarme a rebatir la Ley de la Atracción, porque ya lo he hecho en otras entradas (aquí y aquí, pero Pereque lo hace mejor aquí), además de que cualquiera que sepa un poquito de física y tenga experiencia en la vida y en el mundo, sabe que son mamadas. Pero quiero preguntarle algo a los que se aferran a esa creencia.


¿Si el deseo de una persona basta para transformar la realidad, por qué el deseo de 10 millones de personas no bastó para detener la guerra? No pueden decir que fue porque no lo desearon con suficiente fuerza, pues me consta que realmente creíamos que podríamos parar la invasión. Pueden argumentar que 10 millones de personas no son ni de lejos la mayor parte de la humanidad, pero hay que tener en cuenta la gente que, aunque no participó en las manifestaciones, estaba en contra de la guerra. Támbién hay que tener en cuenta que quizá mucha gente no estaba en contra de la guerra, sino que le era indiferente (creo que ellos fueron la mayoría), pero aún así, los que no queríamos la guerra éramos muchísimos más que los que sí la querían, que sólo eran unos cuantos empresarios y políticos con ansias de hacerse millonarios.




Pueden decir que en EUA, donde se tomaron las decisiones de ir a la guerra, la mayoría de la white trash republicana estaba a favor, pero olvidan que las manifestaciones más grandes sucedieron en Italia e Inglaterra, donde la mayoría de la gente estaba en contra, a pesar de lo cual los gobiernos de esos países decidieron apoyar a los Estados Unidos y enviar tropas a Irak.


Sólo les queda aceptar que las mentes de quienes tenían el poder de tomar la decisión de ir a la guerra son independientes de la voluntad de millones de personas que deseaban lo contrario, y que por más que se desee que una persona piense o decida tal o cual cosa, no se logrará. Pero si admiten eso, tendrán que admitir que las decisiones que tome un asaltante en la calle, son también independientes de lo que desees. Y aún más, el comportamiento de un virus o de una tormenta obedece a una serie de causas y consecuencias que no tiene nada que ver con lo que cualquier persona quiera o desee.


Pero yo quiero dar una oportunidad a los de la Ley de la Atracción, para que me expliquen por qué no pudimos detener la Guerra en Irak. Y hablando de mamadas, que los defensores del Karma me expliquen de aquélla vez en la que dos autos- bomba estallaron en Irak. Uno de ellos tenía como objetivo a Dick Cheney, y no le dio. El otro mató a unos niños iraquíes. A ver, explíquenme, coño.


14 comentarios:

La Mujer Pagana dijo...

me gustó la comparación marcha-ley de atracción. ¿Por qué si millones de personas queremos un "México mejor" no es un México mejor?
¿será porque nos la pasamos viendo la tele, rascándonos la panza, tragando palomitas??

Anónimo dijo...

Es una tonteria tanto esa teoria de la ley de la atraccion como discutirla, no se quien te dijo que creia en eso, pero se me hace igual de tonto discutirlo. Quieres que alguien tambien se ponga a darte sus razones de porque cree que existe santa?

Anónimo dijo...

Y lo anterior es sin animos de ofender, pero no se que se puede debatir en el tema.

Danielov dijo...

Bueno, si bien es cierto que la teoría de la ley de la atracción no es sino una perogrullada, no deja de ser algo que tiene embobados a millones de crédulos alrededor del mundo (y más en compañías de ventas directas y/o multinivel, lo he visto).

De allí la importancia de seguir exponiendo hechos que echan por tierra patrañas de este pelo. De allí que a nivel personal me parezca loable el ejercicio de Ego al respecto.

Ya dije. Saludos.

Danielov dijo...

Por cierto, a quien le pueda interesar (que sería a bien pocos): he retomado mi casi eliminada bitácora, en http://danielov.blogpsot.com

Se agradecen las visitas, por más pitorreo inmisericorde que haya. Blog retomado seis meses después de su eliminación, gracias a que se pudo recuperar el historial del feed.

Saludazos.

m. Isaac. V.R. dijo...

http://perarduaadastra.eu/2010/07/homeopatia-un-comic-de-darryl-cunningham/

Chécale, por si no lo habías visto.

Ego dijo...

@Anónimo: Pues si la creencia en Santa Claus fuera compartida por miles de personas y las llevara a tomar decisiones estúpidas, al grado que un ex-presidente llega a culpar a Santa de los problemas económicos del país, también lucharía contra ella.

El Ciudadano X dijo...

Buena reflexión mi estimado profesor, ya decia yo que eso de desear con todas mis fuerzas que me pelara Carola en la secundaria no servia de nada toda vez que ella a su vez deseaba con todas sus fuerzas que la pelara el tuercas y este a su vez andaba con la Pau que por cierto era popular.
En fin, ahora me siento mejor pues pensaba que tenía descompuesto el "botoncito" de la ley de la atracción.
saludos

encontrado dijo...

Así es la humanidad te sorprende con una genialidad y a la vuelta es capaz de la más insólita estupidez.

¿Quién puede creer en esa tontería, de la ley de atracción? pues desgraciadamente una gran cantidad de gente. En el último congreso, de aquí de la chamba ¡nos la recetaron! Y vi a más de 30 aplaudir.

Saludos

Double dijo...

Yo creo que la teoría de La Ley de la Atracción es una reverenda estupidez, pero si puedo generar una respuesta tomando la Ley como base:

Como el ejemplo dado del temor a un asalto aumenta las probabilidades que te asalten, el temor y repudio de estas personas hacia la guerra propició que estallara.

Ego dijo...

Jajajajaja, ya había pensado eso, pero esperaba que un crédulo de la ley de la atracción lo argumentara.

A ello respondo: Desear algo significa temer lo contrario, ¿cuál elige el universo que se manifieste, el temor o el deseo?

Los de la ley de la atracción la tienen muy fácil, sólo tienen que decir a todo: "si sí, es porque lo querías; si no, es porque lo temías". Que de huevos, ¿no?

Anónimo dijo...

De hecho miles de personas si creen en santa, la mayoria tiene menos de 7 años, pero es una creencia bastante aceptada.
Asi que creo q es igual de valido que pida que me expliquen por que.

Kyuuketsuki dijo...

Justo lo que mencionas al final es un argumento devastador para lo del chingado karma... a menos que sea una fuerza culera que quiere que Dick Cheney gane, snif.

Tus anónimos están re chistosos, Ego. ¿Me donas uno?

Romina dijo...

Hola

Me llamo Romina soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

Si estás de acuerdo. Házmelo saber.

Suerte con tu web! rominadiazs@hotmail.com

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails