viernes, 7 de octubre de 2011

¡Malditos intolerantes! ¡¿Por qué no pueden pensar igual que yo?!



Con esta entrada culmina una serie de pensamientos que he estado desarrollando desde hace mucho tiempo en publicaciones anteriores, las cuales pongo a continuación. No es necesario leerlas todas para entender lo aquí expresado, pero ayuda a comprender cómo fui llegando a estas reflexiones:

Compre una ideología
Sobre fundamentalismos
Nosotros y los malvados
La falacia del falso dilema


¡Malditos intolerantes!
¡¿Por qué no pueden pensar igual que yo?!


Imagínense una palangana llena de canicas. Ahora imaginen que agitamos violentamente la palangana de tal forma que las canicas choquen las unas contra las otras. Si las canicas tuvieran conciencia, quizá cada una de ellas se figuraría que todas las demás están en su contra.

Hace tiempo usé esta alegoría para ilustrar un punto: muchas veces caemos en la trampa de creer que el mundo está dividido por una lucha entre nosotros y los que están con nosotros, contra todos los demás, y que cualquier que no sea un "nosotros" de forma inmediata se convierte en un "ellos" y por lo tanto un enemigo. 

En los medios de comunicación, en especial Internet, donde prácticamente cualquiera puede escribir cualquier cosa, he notado esto con mayor fuerza. Personas de todo tipo de creencias, opiniones e ideologías escriben como si estuvieran seguros de que su causa es la única y de que todos los que no se adhieren a ella o están en su contra o son manipulados.

El mundo según los unos
El mundo según los otros
El mundo en realidad

Por ejemplo, los que se adhieren a diferentes teorías de la conspiración, ya sea lo del fraude del Apolo 11, el autoatentado del 9/11, el HAARP, o el complot OTAN-ONU detrás de la Primavera Árabe, acusan con violencia a todos los que no comparten su teoría de ser malvados, vendidos o ingenuos.

El blanco principal de estas críticas suelen ser medios de difusión con trayectoria y prestigio (diarios y agencias de noticias), a los que tachan de "oficiales", mientras que los medios más modestos y de corto alcance (como blogs u otros sitios) son considerados "independientes". Estas clasificaciones connotan más de lo que denotan: los "oficiales" necesariamente están mintiendo y trabajan para el poder, mientras que los "independientes" si dicen lo que está de acuerdo con estas personas, son honestos, y si no, están comprados o manipulados y engañados por el poder y sus medios oficiales.

Las personas que así piensan no se percatan de que esos medios "oficiales" son en realidad muy diversos y tienen trayectorias y líneas editoriales distintas, pertenecen a diferentes grupos y bien pueden no tener nada en común los unos con los otros; y que muchos de esos medios "independientes" dicen lo mismo porque se alimentan unos a los otros (hay poco trabajo periodístico en ellos, más allá de la compilación de noticias aparecidas en otros sitios). Estas personas no logran darse cuenta de estos detalles porque descalifican o alaban a estos medios de inmediato, sin profundizar en su información ni analizar sus argumentos. Basta con que lo que publiquen esté de acuerdo con sus preconcepciones para aplaudir su lucidez o censurar su deshonestidad.

Y no es que los grandes medios no puedan decir mentiras ni que los medios independientes no puedan estar en lo cierto: es que para saberlo hay que tomarse el trabajo de analizar críticamente los contenidos, es decir, de darle la oportunidad a todos de que digan lo que tengan que decir (o de leerles lo que se hayan tomado la molestia de escribir).

Veamos otro ejemplo. No debe tener mucho más de un año desde que empecé a toparme seguido con la palabra "chairo" en la red. No he podido dar con una definición del término, pero por su uso queda muy claro que es una expresión despectiva contra la gente que sostiene posturas de lo que tradicionalmente se considera como izquierda.

La palabra chairo se utiliza para ridiculizar a los izquierdistas, sea que ellos mismos se identifiquen como tales o que el que utiliza la palabra los clasifique así. Esto incluye a izquierdistas de todo tipo, o a personas que sostienen cualquier idea que pueda considerarse de izquierda en algún tema en particular. 

Debo aplaudir el ingenio detrás de la creación y el uso de la palabra, que no sólo insulta sino que rebaja y ridiculiza. Hasta para injuriar se necesita talento. Los izquierdistas no han podido inventar un término que funcione tan bien para insultar a los de derechas. El tan manido y gastado "fascista" se ha vuelto más ridículo para quien lo dice que para quien lo recibe (claro que la palabra tiene su uso preciso y legítimo, pero ése es otro asunto). Les ha faltado creatividad a los de izquierda.

[NOTA de 2014: Desde que escribí esto ha aparecido un nuevo término, "derechairo", que funciona bastante bien para sus propósitos]




Pero el problema con la palabra "chairo" es que sirve para derribar de un golpe cualquier posible puente de comunicación y diálogo. Cuando alguien le dice "chairo" a otra persona, descalifica por completo todo lo que ésta pueda decir. Al que insulta le basta identificar que lo que el "chairo" está diciendo es algo izquierdoso para sentir que no tiene necesidad de escuchar más, mentarle la madre y terminar la conversación. Ni siquiera se digna a debatir con él o ella.

Desde luego que el individuo en cuestión está en su derecho de actuar así; tenemos poco tiempo en este mundo y no queremos perderlo escuchando cosas que nos parecen babosadas. Pero ahí está el detalle, diría Cantinflas: no podemos juzgar si ésas son babosadas hasta no haberlas escuchado o leído con detenimiento.

Recientemente en mi blog aparecieron estos dos comentarios (sic):


Me extraña que utilices la máscara Guy fawkes en tu block. A él lo quemaron en la hoguera precisamente por quererle hace un desmadre al parlamento, con esa test más pareces que trabajas para el gobierno


Quien patrocina este blog? Chavez? Toda tu mierda contra el neoliberalismo te delata, chairo




Ambos tienen en común la misma actitud: sin detenerse a analizar los argumentos utilizados en las respectivas entradas comentadas y sin conocer las demás ideas que expreso en este Blog, sólo se fijaron en que lo poco que alcanzaron a leer no estaba de acuerdo con la ideología de cada uno y descalificaron cualquier otra cosa que yo pudiera decir, hasta llegar a decir que trabajo para el gobierno mexicano (de derechas) y que mi Blog lo financia Chávez (de izquierdas).

Los ejemplos que di anteriormente son sólo una mínima muestra de una actitud que he notado con cada vez más fuerza, sobre todo en la red, arena de encontrados debates intelectuales y quizá el equivalente más cercano que tiene nuestro siglo globalizado al ágora de los griegos. El mundo parece estar polarizado. Pero no en dos polos opuestos, sino una infinidad de polos desde los que las personas que los habitan perciben que todos los demás están opuestos al suyo.



No sé si esta situación es nueva o si siempre ha sido así. Aún soy un neófito en esto de la "guerra de las ideas" [NOTA de 2014: al parecer siempre ha sido así]. Pero creo que de esta actitud de negarse a entablar comunicación y diálogo sólo resulta la imposibilidad de llegar a un entendimiento y de establecer acuerdos. Cada persona o grupo, convencida hasta el hueso colorado de que posee le ideología del Bien y la Verdad, descarta de forma automática cualquier idea o expresión que no se acomoda su propia visión del mundo. Así, estas personas y grupos terminan cerrados en sí mismos, predicándole a los conversos y rechazando la posibilidad de que quizá algo valioso, interesante, o digno de ser tomado en cuenta pueda venir de los "otros".

Si algo he aprendido en esta vida es que hay tantas ideologías como mentes ("cada cabeza es un mundo" reza el viejo y conocido refrán). Aunque las categorías resultan útiles para clasificar las corrientes de pensamiento o ciertas ideas y opiniones en particular, no se puede pensar en las personas en abstracto y archivarlas en categorías simplistas, diciendo "éste es rojo", "aquél es azul". Por lo general cada persona pensará de una manera sobre unas cosas y de otra muy distinta sobre otras. Y creo que es absolutamente imposible encontrar a una personas que opine exactamente igual que tú en todo.

Aclaro un punto importante: lejos estoy de sostener la postura de que todas las opiniones son igualmente válidas; por lo menos no puede ser así en todos los asuntos. Yo tengo mis propias posturas y opiniones, y creo que son correctas, porque cuadran con mis conocimientos, mi experiencia y mi capacidad de raciocinio. En efecto, ¿cuál sería el punto de tener cualquier opinión si no se cree que es la correcta? No obstante, dejo la mente abierta (no demasiado), teniendo en cuenta la posibilidad, ínfima o colosal, de que bien podría estar equivocado.

Eso sí: para sacudir las sólidas convicciones que me he formado a lo largo de mi (no muy larga) vida, se requerirían argumentos y evidencias tanto o más sólidos. Mientras no me enfrente a ellos, mientras mi ideología me parezca correcta, la sostendré. Pero para no anquilosarme en mis propios pensamientos es conveniente dejar siempre abierta esa ventanita, y para descartar o aprobar las posturas de las demás personas o grupos debo detenerme a considerar lo que dicen. Quizá no derriben todo mi sistema de pensamiento: tal vez sólo hagan algunas añadiduras, correcciones, moderaciones. Esto de hecho me sucede a menudo. Es parte de crecer.

Desde luego que uno tiene todo el derecho a defender sus propias ideas y a difundirlas si cree que son las correctas. Claro que también es válido señalar lo que consideramos ilógico, incongruente o inmoral en las ideas y argumentos de las otras personas. Y si uno se topa una y otra vez con argumentos que ya antes ha estudiado y descartado, creo que puede sentirse en libertad de no prestarle oídos ni tomarlos con seriedad. Cthulhu sabe que no tengo necesidad de escuchar de nuevo "argumentos" a favor de la astrología, o de que vivimos en una sociedad dominada por los reptoides de Alpha Draconis, porque ya los conozco y sé que son disparates. Tampoco tengo que tomar en cuenta ideas racistas, sexistas o de cualquier otra forma de intolerancia y discriminación. Y de hecho creo que las posturas antes mencionadas pueden ser rebatidas mediante la razón y el conocimiento.

[NOTA de 2014: ahora yo uso ampliamente los términos "chairo" y "derechairo" para referirme a personas con actitudes cerrazónicas, dogmáticas e irracionales, que opinan desde la ignorancia y la fidelidad a los prejuicios y no desde los hechos y evidencias, y los pongo junto a los racistas, astrólogos, conspiranoicos y demás charlatanes cuyas ideas ya conozco y a los que no tengo por qué escuchar perdiendo el tiempo]



Sí, es válido tratar de convencer a los demás de las ideas que consideramos acertadas o valiosas. Pero esperar que la propia forma de pensamiento termine por eliminar todas las demás no solamente es ingenuo, sino peligroso. Hay que aceptar que siempre habrá personas a las que no se podrá convencer. ¿Qué hacer con ellas? ¿Expulsarlas del país, encerrarlas en campos de concentración, intimidarlas de tal forma que no quieran ni abrir la boca? ¿O simplemente ignorarlas y tirarlas a locas, bajo calificativos como "chairos" y "mochos"?

En estos casos, creo que lo único que se puede hacer es dialogar y negociar para llegar a acuerdos. A lo mejor sus ideas sobre algunos temas nos parezcan completamente desquiciadas, pero encontremos puntos  en común en cuanto a otros asuntos. Y es que hay algo que no debemos perder de vista: toda ideología, por más coherente, amplia y bien fundamentada que esté, es finalmente un producto de la mente humana, y por lo tanto es falible e imperfecta. Sin un diálogo permanente con otras posturas divergentes (no necesariamente contrarias), nos condenamos al peligro de nunca encontrar estas debilidades, de nunca considerar áreas que puedan mejorarse, y de perdernos en el anquilosamiento ideológico que lleva a la decadencia, como hemos visto que ha sucedido siempre en los sistemas totalitarios, cuando se les da el tiempo suficiente.

¿Qué pasa cuando no se intenta ni siquiera el diálogo? Surgen divisiones, resentimientos, odios. Las partes se radicalizan, pues la radicalización hacia un extremo casi siempre tiene como respuesta la radicalización hacia el otro extremo. Quiero dejarles dos ejemplos de lo dañina que puede ser esta actitud.

En 2006 se declaró a Felipe Calderón como ganador de las elecciones presidenciales. Que realmente haya ganado o no es irrelevante para esta discusión. De cualquier forma, lo seguro es que sólo obtuvo poco más de una tercera parte de los votos, lo que significa que casi dos terceras partes de los mexicanos no lo querían como presidente. Pero en cuanto asumió la presidencia, Calderón comenzó a actuar como si le hubieran dado cheque en blanco y como si todos los mexicanos estuvieran de acuerdo con él. Incluso hubo algunos que, sin entender de qué se trata realmente la democracia, defendían las acciones de FeCal argumentando que ya había ganado las elecciones, le pesara a quien le pesara y había que aceptar que él era el Presidente.

El resultado ha sido una serie de decisiones catastróficas para el país y un gobierno que se negó a escuchar a nadie más que a sí mismo. Los llamamientos de Calderón a la "unidad" y a "olvidar las diferencias" no fueron más que exhortaciones para que aquéllos que no están de acuerdo con él olviden sus convicciones y abracen sin cuestionar las visiones y proyectos del presidente. El problema es que Calderón y sus seguidores no entendieron, o no quisieron entender es que la democracia verdadera no puede terminar en las urnas y que no es solamente el gobierno de una mayoría (si así lo fuera, una mayoría blanca podría imponer sus intereses sobre una minoría de otra raza, o una mayoría católica podría imponer sus intereses sobre una minoría de otra religión), sino que se requiere de negociación, diálogo y acuerdos con los diferentes sectores que componen una sociedad, mayoritarios o minoritarios.

Pero, ¿habría sido diferente con López Obrador? No podemos saber con certeza cómo habría sido de haber ocupado la silla presidencial, pero basta observar las acciones de su movimiento para darnos cuenta de que tiene una actitud similar. Aún asumiendo que AMLO haya ganado realmente las elecciones, lo hizo solamente por poco más de la tercera parte de los votos. Eso le bastó para proclamarse Presidente Legítimo. Al igual que con Calderón, dos terceras partes del país no lo querían como presidente. Y sin embargo, cuando en una entrevista reciente se lo hicieron notar, argumentó que mucha de esa gente había sido manipulada por los medios de comunicación al servicio del Poder. De nuevo nos deja tres opciones: o estás con nosotros, o eres malvado, o estás pendejo. A esto súmese la casi total ausencia de autocrítica de AMLO y sus seguidores (llegó a decir que no necesita autocrítica, pues para ello tiene a sus críticos, y que lo único que ha aprendido en estos años es que sus enemigos son más malvados de lo que imaginaba), y la descalificación de todo movimiento que no se adscriba al suyo propio o quiera operar de forma paralela o independiente.

Los extremos se tocan: FeCal y el Peje tienen en común la creencia de poseer el monopolio sobre la Verdad y el Bien, y la renuencia a dialogar, negociar o siquiera considerar que podrían estar equivocados. Y hoy tenemos a un país polarizado, dividido y lleno de personas que expresan posturas intransigentes y sin voluntad de escucharse unas a otras. Y, antes de que empiecen a tirarme mierda por eso: no, tampoco soy priísta.



Moraleja: es necesario reconocer la pluralidad del mundo y del pensamiento humano, y no categorizar a las  personas en "nosotros" y "los malvados"; hay que tender puentes de comunicación y mantener abierta la voluntad para negociar. Parece sencillo, pero las cosas se complican con la gran variedad de matices. ¿Se debería negociar con neonazis, terroristas, narcotraficantes o kukluxklanes? Quizá haya que basarse en un solo punto en común que tendrá todo ser humano (todo ser humano sano, por lo menos): todos queremos tener vidas largas y felices. Añadiré que queremos que los demás también las tengan, y que no es deseable que la felicidad de unos le cueste su felicidad a los otros. Las ideas que tenga cada quien sobre qué es la felicidad y cómo obtenerla serán necesariamente diversas, pero por lo menos ya tendremos un punto alrededor del cual iniciar toda negociación.

"Toda persona tiene derecho a decir lo que quiera, y toda persona tiene derecho a mentarle la madre por eso", dije hace algún tiempo. Aún lo sostengo. Es decir, aún creo que el derecho de mentar madres no debe ser coartado, por lo menos no bajo ningún marco jurídico. Pero ahora veo que esa actitud no sirve de mucho, pues cierra las puertas de la comunicación.

También expresé que decir 'cinco por cinco son veinticinco, mi apuesto amigo' es igualmente válido que decir 'cinco por cinco son veinticinco, pedazo de idiota'. Aún lo sostengo, en el sentido de que una actitud arrogante o insolente no tiene nada que ver con la veracidad o lógica de lo que se dice. Es que muchas veces he atestiguado o participado en debates en los que una de las partes saca el "argumento de la arrogancia" para desprestigiar lo que el otro dice, lo cual me exaspera.

Pero he aprendido (no siempre por las buenas) que en este mundo no todo es lógica y que en ocasiones es importante tener en cuenta los factores subjetivos. Sí, decir "cinco por cinco son veinticinco, pedazo de idiota" es perfectamente lógico y verdadero. Pero esa forma de expresarlo levantará de inmediato una barrera entre quien lo dice y quien lo escucha, dificultando la posibilidad de que ambas partes se comuniquen y lleguen a entenderse.

Esta actitud no sirve de mucho...


Admito con franqueza y humildad que yo mismo he caído, y no pocas veces (incluso recientemente), en esa actitud contraproducente de burlarme o insultar a quien sostiene una idea opuesta a las mías. Creo que ahora, por fin, entiendo lo que muchos de ustedes, estimados contertulios, habían querido decirme desde hace tiempo. Pero bueno, nunca es tarde para madurar.

Con la intención de contribuir a que esta infinita ágora virtual sea un espacio de diálogo, reflexión y tolerancia, o por lo menos para que yo mismo no forme parte de una cadena de cerrazón e intransigencia, me comprometo desde ahora a tener una actitud más abierta y respetuosa para todos los que me hacen el honor el leer y comentar en este espacio.

Aún sostengo mis convicciones y aún haré lo posible por expresarlas, difundirlas y defenderlas. Y si alguien expresa algo con lo que yo no esté de acuerdo procuraré debatirlo armado solamente con argumentos racionales e información verídica, sin insultos ni descalificaciones... aunque no prometo dejar de lado el humor y la ironía, que también son herramientas útiles para probar un punto.

De cualquier forma, prometo escuchar (o leer) con respeto, atención y paciencia a todas las personas que quieran entablar una discusión conmigo.




Excepto a los ninjas, porque son putos.

26 comentarios:

Pablo Cabañas dijo...

Me pongo de pie y aplaudo ante el artículo, es muy raro leer las cosas de forma desapasionada y objetiva. Y creo yo que estoy en las mismas, debo de aprender a oír y respetar las ideas de los demás.
Un saludo :D

Sir David von Templo dijo...

Esto debe de servirle de lección a todos... Incluido yo. Es genial leerte, siempre aprendo cosas nuevas y pongo en orden mis ideas.

Saludos man. Y si, los ninjas son putos, principalmente Naruto...

JorgeLaris dijo...

Maldito Postmodernista... Jajaja solo bromeo. (no eres postmodernista y los postmodernos han hecho afirmaciones interesantes).
De hecho estoy de acuerdo con tigo, uno de mis pasatiempos favoritos es tratar de reconciliar a los polos opuestos en los comentarios de Youtube (Lo se, es un patético pasatiempo, pero es divertido). No siempre logro mi objetivo y, debo de admitir, de vez en cuando me ganan los sentimientos y me bloqueo (cosa contra la que debo de seguir luchando).
Sin embargo algunas veces logro que una persona antes intolerante termine aceptando que ambos bandos guardan mucho en común, eso es gratificante.

En fin, con respecto al insulto anterior a Naruto,quiero decir por que precisamente él lucha por un mundo en el que todos se entiendan y respeten unos a otros sin matarse. Incluso le perdona la vida a Pain después de que él mató a toda su aldea. xD

Una cosa más, no estoy de acuerdo con muchas de las cosas que ha hecho el presidente Calderón, pero reconozco que ha hecho una que otra que vale la pena reconocerle. Considero que llamarle FeCal es lo mismo que llamar a los que defienden las ideas de Izquierda "chairos" y a los que siguen alguna religión "mochos".

Un saludo.

Ego dijo...

@Jorge: Precisamente con esa intención lo llame FeCal, para después llamar Peje al Peje y que todos salieran contentos (o molestos) por igual XD. Y el insulto vendría después de analizar lo que han hecho y ver que son mamadas...

@Todos: ¡Gracias por sus comentarios!

Rochy dijo...

Excelente como siempre :). Y precisamente hace poco me preguntaba si el internet hace a la gente un poco menos cortés. Cuando veo los comentarios de gente tipo Richard Dawkins, de repente me parecen muy crueles contra sus opuesstos, aunque tengan razón. Y luego los escucho en la vida real, y en realidad (por ejemplo en debates) no son tan descorteses, incluso ante los más radicales religiosos. Quizás porque muchos están convencidos que ridiculizar a otros ayuda a convencer a terceras personas que leen estos espacios. Pero ciertamente no ayuda para disminuir la radicalizacion, pues casi te obliga a tomar una postura... Has escuchado algún debate al respecto? Hay posturas radicales sobre si se deben tomar posturas radicales o no :D.
PS. Porqué eres homofóbico eh? eh? Te paga la iglesia católica o qué? :p

Rochy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
A de Anonimo dijo...

Lo que pasa es que la gente no necesita probar que su "argumento" es el correcto para convencer a las masas. Solo tiene que probar que el otro se equivoca.

-El color Blanco es el mejor.
-No, el color Negro lo es.
-Tienes pruebas de que el color Negro sea mejor que el Blanco?
-No pero...
-Ahí lo tienes, como no puedes garantizar que el Negro sea mejor, simplemente no lo es y tu eres feo.

El señor Blanco convenció al señor Negro? No, y probablemente no le interesa. Convenció a los que miraban el "debate" de que el Negro no es el mejor.
"Si el esta mal, yo estoy bien" y así se gana...

JorgeLaris dijo...

Pero mira que ciego he sido, estoy tan acostumbrado a escuchar que a AMLO le digan peje, que nunca se me ocurrió que pudiera ser despectivo. Me da vergüenza admitirlo, pero hay que hacerlo.

Creacionismo: "VETE A CASA" dijo...

La verdad muy bueno tu post, recuerdo que en una ocasión platicaba con mi hermana y me dijo exactamente lo mismo que tu, pero, con palabras un poco mas fuertes, "no todos piensan como tu, no seas pendejo" tal vez no sea una tesis muy fuerte, pero parte del punto base que tu expones, respetemos las ideologias de los demas sin fanatizarnos, analizarlas y entenderlas y por que no en el proceso tal vez darles dos o tres cachetadas con guante blanco, por que, no me dejaras mentir que a veces no puedes dejarlas pasar, vientos con tu Blog y que sigas muchos años.

Sombrerudo dijo...

Aún no leo el post, pero vi que a la foto le faltó cantar nanananananana BATMAN! como en el post anterior.

Sombrerudo dijo...

Ahora sí acabé de leer.

Hace mucho, mucho tiempo, tuve una novia religiosa que se volvio loca... bueno, era religiosa. No quiero ahondar en las platicas religiosas, pero sí en una valiosa lección: Todo participante de una discusión debe considerar cambiar su punto de vista. Es lo ideal, pero rara vez se puede. Así que minimo me prometí estar dispuesto a escuchar y ser yo el que tuviera la disposición de cambiar.

Y, bueno, los inconvenientes ya los expresaste: es dificil y no hay tiempo de escuchar tantas babosadas (ej. fantasmas) así que recaí en la apatia a lo mágico.

Hace menos de un año lo noté, y después de aceptar platicar del tema con creyentes no extremistas, logre quererlos y respetarlos. OJO, no solo tolerarlos, si no respetarlos. OJO, respeto las creencias mágicas personales, que difieren mucho de las religiones. A las religiones no las respeto.

BLABLABLABLABLA

BLS
BLA
BLS
BLSAA

EL PUNTO, es que me cagan el palo los blogs cientificos sobre qué-tanto-sé-yo-pobre-de-mí-me-rodean-ignorantes-soy-mejor-leo-Carl-Sagan. Supuestos "divulgadores", que lo primero que hacen es ridiculizar la ignorancia, sin intentar combatirla.

¿Resultados? ¡Predicar a conversos!

---------------


Hay resultados muy gratos siguiendo tus consejos. He logrado convencer sobre puntos tan radicalez como el por aborto, pro matrimonios gay, pro adopción gay. ¿El secreto? Evita empezar tu discurso con "¡Campesinos ebrios del jurado!"

Ego dijo...

@Sombrerudo: Aprecio mucho tus comentarios. Y hay algo por lo que quiero homenajearte / lamerte los huevos: fueron comentarios como los tuyos, en los que demuestras esta actitud de respeto, de entre los factores que desencadenaron los pensamientos plasmados en esta entrada. Gracias. :)

Anónimo dijo...

"Quien patrocina este blog? Chavez? Toda tu mierda contra el neoliberalismo te delata, chairo"


Guilty jeje

Carlos M. "yuzuke" dijo...

Hace mucho tiempo llegue a esta conclusion y al principio es algo dificil el dar tu "brazo a torcer", por que todos quieren tener la razon.
Sin embargo asi no avanzamos realmente.
Me agrada bastante el post y la idea y si eso se llama dialectica, mientras que todos practicamos el debate entre contrarios donde solo importa ser el "Pinche hipster mas chinguetas del mundo".
Un gusto leer esta nota.

Anónimo dijo...

Por si te interesa una definición de "chairo", Plaqueta ha hecho un video al respecto:

http://video.google.com/videoplay?docid=5055513137690729923

Saludos :)

Ego dijo...

@Anónimo: Interesante video. Creo, sin embargo, que se centra en un contexto exclusivamente chilango y muy reducido: se aplica a jipiosos que mezclan ideas de izquierda no muy bien entendidas, con espiritualidad nuevoerera, pandrosidad y pachequez. En la WWW yo he leído que llamen chairo a cualquiera que exprese opiniones de izquierda. Saludos.

Cristian Quezada dijo...

Soy Chileno y me preguntaba si solo en mi pais existia tanta intolerancia,la polarizacion en Chlile es cada vez mayor ,ya sea por temas politicos, futbolisticos,siempre es lo mismo, en cada sitio donde se puede plasmar una opinion, te encuentras con insultos de todo tipo,que lamentable es ver como el humano cada vez se desprende de la tolerancia para devorar a su "oponente"

Cristian Quezada dijo...

Soy Chileno y me preguntaba si solo en mi pais existia tanta intolerancia,la polarizacion en Chlile es cada vez mayor ,ya sea por temas politicos, futbolisticos,siempre es lo mismo, en cada sitio donde se puede plasmar una opinion, te encuentras con insultos de todo tipo,que lamentable es ver como el humano cada vez se desprende de la tolerancia para devorar a su "oponente"

Ego dijo...

@Cristian: No es sólo Chile: es la tendencia mundial. Se vale luchar por las propias ideas, pero si no se tienden puentes de comunicación, no se puede construir nada.

Ana Pel dijo...

Es una chingonada este artículo. Eres Dios, Maik. Lololol.


Y puto el que lo lea.

Bruxcat dijo...

El gobierno no es propiedad de una mayoría, si así lo fuera, una mayoría blanca podría imponer sus intereses sobre una minoría de otra raza, o una mayoría católica podría imponer sus intereses sobre una minoría de otra religión.

Fantástico ejemplo... Ojalá y se convierta en meme; si todas las mentes tuvieran en cuenta este hecho podrían darse grandes avances al momento de tomar decisiones.

Homero GS dijo...

Es verdad que muchos caemos en el mismo juego de la intolerancia, primero sosteniendo y defendiendo una creencia y luego, atacando al por mayor cualquier cosa contraria a ésta. En fin, es parte de esta vida (y del crecimiento personal) cada vez caer menos en estas divergencias, cuando son absolutas, negro o blanco. En estas épocas electoreras yo también tuve mi postura (y la sigo teniendo) y auque eso no ha cambiado, por lo menos ya me estoy cansado de atacar por atacar, de violentar por violentar... eso sobra en las redes, en la web, en las noticias, así que es una buena idea procurar ser menos "violento e intransigente" con las "otras" ideas. Pos chuscas, ilógicas e incoherentes que nos parezcan. En 20 años, seguro estaremos riéndonos de lo que creemos hoy día.

Negfrecttis MillanPerez (Negfertty) dijo...

Excelente!!!!

Negfrecttis MillanPerez (Negfertty) dijo...

Excelente!! y bien adaptado a la realidad!!

Okko dijo...

vete a la vga, yo soy ninja .l.

Lur Martinez dijo...

Maik, justo lo que necesitaba. Qué bonito. Lo puse en mi muro. :)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails